lunes 23 de mayo de 2022
SALUD | 24-01-2022 08:30

Cómo mejorar la mala memoria

Todos hemos olvidado alguna vez dónde dejamos las llaves o los anteojos: son "fallos" de nuestra mente. Por suerte, mucho podemos hacer para reforzar la capacidad de recordar.

L a concentración, el nivel de estrés, la dieta, la edad, la tendencia genética, la calidad del sueño, los hábitos tóxicos y la actividad intelectual son factores importantes a la hora de contar con una buena o mala memoria. Ponerlos bajo control es una forma para comenzar a mejorarla.

Consejos:

Dormir bien: es necesario hacerlo las suficientes horas para que la mente pueda desconectar y recuperarse de toda la tensión cotidiana.

Actividad intelectual: leer, visitar museos, acudir a conferencias, etc. ayudan a mantenerla.

Ejercicios mentales: hacer crucigramas, sudokus, sopa de letras, ejercicios matemáticos y de lógica, es una buena forma de mantener el cerebro ágil.

Ejercitar la memoria practicando con cosas simples (la lista de la compra, recordar detalles de una película o un libro, números de teléfono de amigos o familiares, etc.

Practicar deportes o dar caminatas es esencial para lograr una buena oxigenación de nuestro organismo, sobre todo de nuestro sistema nervioso.

Aprender a soltar
Leé también
Aprender a soltar

Eliminar los hábitos tóxicos como el alcohol, tabaco y las drogas ya que favorecen los radicales libres y sobre todo interfieren en la síntesis de neurotransmisores.

Equilibrar nuestra dieta a fin de que no nos falten antioxidantes (principalmente vitamina A, C, E y selenio).

Aumentar el consumo de fruta, verduras, legumbres y los cereales integrales y en cambio disminuir embutidos, grasas y alimentos refinados e industrializados.

El masaje, la osteopatía y la quiropraxia son algunas técnicas o terapias que favorecen el riego sanguíneo cerebral ya que ayudan a descontracturar la zona cervical, responsable de que pase más o menos cantidad de sangre.

Reducir o tratar de eliminar el estrés con psicoterapia, yoga, relajación, mejor planificación de tareas, priorizar nuestras necesidades, etc. Las visualizaciones también pueden ser de gran ayuda.

Tomar suplementos, por ejemplo, el ginkgo biloba, que aumenta el riego sanguíneo del cerebro lo que permite que llegue más oxígeno y nutrientes a las neuronas y mejora el rendimiento intelectual. Es muy útil en la mayoría de problemas de memoria. También es recomendable el ginseng, que tonifica el cerebro y estimula la memoria.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios