lunes 23 de mayo de 2022
SALUD | 17-01-2022 08:56

Infecciones urinarias: El mal del verano

Si sentís ardor al orinar, dolor abdominal bajo, necesitás ir muchas veces al baño e incluso presentás fiebre, es muy posible que tengas este tipo de afección. Pueden producirse en la vejiga o en la uretra. Cómo tratarlas y prevenirlas.

Son las típicas de la temporada. El calor, el sudor y el traje de baño mojado favorecen un ambiente húmedo que les encanta a hongos y bacterias. ¿Resultado? Más riesgo de infecciones urinarias que pueden producir sensaciones muy molestas y que -si no se tratan- pueden complicarse.

De qué se trata:

Es una infección que se produce en cualquier parte del sistema urinario: los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. La mayoría de las infecciones ocurren en las vías urinarias inferiores (en la vejiga, llamada cistitis y en la uretra, uretritis).

Los embarazos y la menopausia son etapas en la vida de las mujeres en las que se dan condiciones que favorecen esta afección, sobre todo a causa de los cambios hormonales
CAUSAS: La malla mojada, las prendas ajustadas, la ropa interior sintética... todo favorece la cistitis.

Más del 80% de las cistitis se deben a la Escherichia coli, una bacteria que vive en el intestino y llega hasta la vejiga pasando por la vagina y la uretra. Lo normal es que sea eliminada por el flujo vaginal y las propiedades antibacterianas de la orina, pero si no es así, se adhiere a la vejiga y la inflama. La anatomía de la mujer (uretra muy corta y cercana al orificio anal) favorece el paso de gérmenes a la vejiga, provocando esta infección.

El pico más alto de las cistitis debido a la E. coli es en la época veraniega. Como en las infecciones vaginales, una mayor humedad favorece que llegue hasta la vejiga. Las prendas ajustadas, la ropa interior sintética, los jabones alcalinos... todo lo que altera la flora también favorece la cistitis.

Los embarazos y la menopausia son etapas en la vida de las mujeres en las que se dan condiciones que favorecen esta afección, sobre todo a causa de los cambios hormonales
LIMONADA: Preparala con jugo de lima, limón o naranja y jengibre y tenela fresca en la heladera para beber todo el día.

Principales síntomas:

Las infecciones de las vías urinarias no siempre causan signos y síntomas, pero cuando lo hacen, estos pueden incluir lo siguiente:

Necesidad imperiosa y constante de orinar

Sensación de ardor al orinar

Orinar frecuentemente en pequeñas cantidades

Orina de aspecto turbio

Orina de color rojo, rosa brillante o amarronado (un signo de sangre)

Orina con olor fuerte

Dolor pélvico en las mujeres En los adultos mayores, es posible que las infecciones de las vías urinarias se pasen por alto o se confundan con otras afecciones.

Los embarazos y la menopausia son etapas en la vida de las mujeres en las que se dan condiciones que favorecen esta afección, sobre todo a causa de los cambios hormonales
MEDICACIÓN: Si es necesario, el médico podrá pedir un antibiograma y prescribir un antibiótico específico.

Tipos de infecciones urinarias:

Afectan la vejiga y la uretra:

Infección de la vejiga (cistitis): como se dijo anteriormente, por lo general, este tipo de infección es causada por la E. coli. Sin embargo, algunas veces las responsables son otras bacterias. Las relaciones sexuales pueden ocasionar cistitis, pero no es necesaria la actividad sexual para padecerla.

Infección de la uretra (uretritis): este tipo de infección de las vías urinarias puede ocurrir cuando las bacterias en el tracto gastrointestinal se propagan desde el ano hacia la uretra. Asimismo, dado que la uretra femenina está cerca de la vagina, las infecciones de transmisión sexual (tales como el herpes, la gonorrea, la clamidia y el micoplasma) pueden causar uretritis.

Los embarazos y la menopausia son etapas en la vida de las mujeres en las que se dan condiciones que favorecen esta afección, sobre todo a causa de los cambios hormonales
ARÁNDANOS: Tomar su jugo ayuda a evitar que las bacterias se adhieran a las paredes de las vías urinarias y facilita la expulsión de las mismas.

Cuál es el tratamiento:

En caso de sufrir una cistitis se pueden poner en práctica simples medidas en casa que permitirán aliviar el problema de forma más rápida. Aumentar la cantidad de agua que se bebe ayudará a que las vías urinarias se limpien.

Por otro lado, varios estudios han demostrado que los arándanos son eficaces en el tratamiento contra las infecciones urinarias, tanto en las cistitis agudas, como en las crónicas. Su acción se debe a su capacidad para evitar que las bacterias se adhieran a las paredes de las vías urinarias, y también facilita la expulsión de las mismas.

Se puede tomar el jugo concentrado (medio vaso, 1 o 2 veces al día) o suplementos de arándano rojo (consultar primero con un especialista). El arándano ayudará durante el tratamiento y a prevenir futuras recaídas.

Si los síntomas persisten o se agudizan lo más recomendado es visitar al médico lo más pronto posible. Si es necesario, el especialista podrá pedir un antibiograma (análisis de orina específico) y prescribir un antibiótico que se deberá tomar al pie de la letra (no hacerlo nunca por nuestra cuenta). Las infecciones urinarias suelen ser recurrentes si no se curan bien.

Cuidado con dejarse estar:

Cuando una cistitis no se trata a tiempo puede generar una pielonefritis. Esta es una infección urinaria que afecta al riñón. En este caso los síntomas son:

Dolor de espalda o en un costado (flanco)

Fiebre alta

Temblores y escalofríos

Náuseas

Vómitos

Remedios caseros:

Las infecciones urinarias pueden ser dolorosas, pero se pueden tomar medidas para aliviar el malestar hasta que los antibióticos traten la infección. Seguir estos consejos: 

Beber mucha agua: ayuda a diluir la orina y expulsar las bacterias.

Evitar las bebidas que puedan irritar la vejiga: el café, el alcohol y los refrescos que contengan jugos de cítricos o cafeína hasta que la infección haya desaparecido. Pueden irritar la vejiga y tienden a agravar la necesidad frecuente o imperiosa de orinar.

Aplicar una compresa térmica tibia (no caliente) sobre el abdomen para reducir la molestia en la vejiga. Si se tienen infecciones de las vías urinarias con frecuencia, el médico puede dar antibióticos en dosis bajas, inicialmente durante seis meses, aunque a veces por más tiempo y terapia de estrógeno vaginal si se está en la posmenopausia.

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios