martes 27 de septiembre de 2022
SALUD | 31-03-2022 11:59

Cómo aliviar el dolor en las manos

Existen técnicas y cuidados que pueden ayudar a proteger las articulaciones y evitar los efectos de la artrosis, como son el entumecimiento y la rigidez.

La artrosis es un trastorno crónico de las articulaciones que afecta a personas de alrededor de 70 años de edad. Se caracteriza por degenerar el cartílago y hueso adyacente, causando dolor y rigidez.

Puede que comience a temprana edad a los 50 años, o a veces antes. Hay gente muy joven que padece de artrosis, causada por un sobreuso de la mano y en trabajos repetitivos al realizar tareas cotidianas.

Muchas veces la artrosis no causa dolor, solo deformidad, entonces hay que cuidar las malas posturas durante la realización de tareas cotidianas para retardar su evolución.

Como las manos son una de las zonas más afectadas, es conveniente tomar precauciones para evitar dolores más pronunciados. Por este motivo, le explicamos algunas estrategias que pueden ayudar a modificar y redistribuir la fuerza que se utiliza al emplear la articulación en actividades cotidianas. Es importante aprenderlas y aplicarlas en la vida cotidiana.

Consejos:

Utilizar la articulación más grande y más fuerte (siempre que sea posible para realizar las actividades) por ejemplo, palmas de mano en vez de dedos.

Evitar levantar o tirar. Empujar afecta en menor medida las articulaciones. Si se necesita hacerlo, utilizar ambas manos o antebrazos.

Evitar abrir canillas muy antiguas y que se han puesto duras. Colocar una toalla para que no sea con el puño directo la toma del grifo o cambiar el sistema por un monocomando ( donde no hay que girar para abrirlo).

Mantener las articulaciones en las posiciones naturales. Evitar apretar o torcer exageradamente porque es estresante para las manos, (por ejemplo, al estrujar un trapo de la cocina).

Tratar de no mantener las articulaciones en una misma posición por períodos largos. De vez en cuando mover suavemente las articulaciones para prevenir rigideces.

Planear las actividades diarias. Pensar en maneras más fáciles de obtener el trabajo a realizar.

Priorizar dispositivos o utensilios de mangos más grandes y más largos para el alcance más fácil.

Mantener un equilibrio entre el descanso y la ejercitación. Esto ayudará a controlar la inflamación, el dolor y mantener la funcionalidad de los músculos.

Prevención:

Evitar llevar carteras y bolsos con las manos. Utilizar los hombros para colgarlos.

Llevar los platos y bandejas con la palma de las manos apoyándolos sobre ellas.

No levantar las cacerolas y utensilios de cocina con una mano sola o dedos. Utilizar ambas manos para repartir la fuerza.

Evitar escurrir trapos con las articulaciones (dedos). Colocarlos encima de la canilla y escurrirlos con las manos sujetándolos desde la punta.

No levantar persianas muy pesadas. Cambiar la roldana por una más larga para repartir el peso, o cambiar el sistema por uno eléctrico.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios