sábado 23 de enero de 2021
JARDíN Y MASCOTAS | 29-12-2020 07:30

El cultivo de las gerberas

Están en todos los puestos de flores. Coloridas, elegantes y llamativas, son flores que podemos tener en nuestro jardín fácilmente. Aquí te explicamos sus cuidados.

Son originarias del sur de África. Se trata de una planta herbácea en forma de roseta que se conoce como margarita africana por su gran parecido con esta flor. El cultivo de la gerbera tiene gran importancia en la floristería profesional pues hay como una veintena de colores entre las flores de este género. Por lo general, crecen en climas fríos, pero con sol.

Recomendaciones para la plantación:

La gerbera se siembra en primavera o verano y como es una planta muy rústica se adapta a casi cualquier tipo de suelo, incluso los más pobres. Sin embargo, si le ofrecemos un suelo rico en materia orgánica la planta lo va a agradecer.

El cultivo de las dalias
Leé también
El cultivo de las dalias

Como también agradecerá que nos preocupemos por el drenaje del mismo, un suelo arenoso o mezclar arena en el sustrato le va perfecto.

El cultivo de las gerberas

El cuidado del aloe vera
Leé también
El cuidado del aloe vera

Es importante trasplantarlas cada dos años (en primavera) a una maceta con un diámetro mayor para que tengan espacio suficiente para crecer.

Sus raíces no soportan los excesos de agua, por lo que debe tenerse mucho cuidado con el riego. Para que la planta drene bien, la maceta debe tener agujeros en la parte de abajo. Lo ideal es poner un lecho de grava o bolas de arcilla en la parte inferior de la maceta para mejorar el drenaje del agua al regarla. Importante: al hacerlo, no mojar las hojas ni las flores.

Cuidados especiales:

Necesitan una temperatura entre 18 y 24 grados, nunca menos de los 13 grados. El mejor lugar para colocarlas es donde haya buena luz, pero no le debe dar el sol de forma directa, sobre todo en verano. Además...

Evitar colocarla cerca de una fuente de calor, como un radiador o la estufa, ya que esta planta de origen tropical necesita humedad.

En primavera y en verano se debe mantener el suelo húmedo y asegurarse de que el drenaje de agua se realice correctamente.

Es recomendable agregarles fertilizante líquido para plantas verdes cada mes para extender al máximo su floración.

En las temporadas de otoño e invierno reducir el riego hasta que la tierra se seque completamente entre cada riego. Tampoco agregar fertilizante en esos meses.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios