jueves 29 de julio de 2021
JARDíN Y MASCOTAS | 05-07-2021 11:35

El cuidado de un cachorro

Si nunca tuviste un perro y llega un cachorrito a tu hogar, hay detalles que debés tener en cuenta para que su bienestar general y el de toda la familia sean óptimos. En este nota, una guía básica que te va a ayudar, de la mano, claro, del veterinario.

Se ha ampliado la familia con la feliz llegada de un cachorro, ahora la vida se llenará de más amor y alegría, pero seguramente también surgirán dudas sobre cómo cuidar de un cachorro de la forma adecuada.

Esto requiere tomar ciertas precauciones en nuestro hogar para evitar que se lastime o sufra un accidente. Es algo similar a cuando hay niños pequeños, el cachorro intentará jugar y morderlo todo, por lo que debemos prepararnos y hacer de nuestro hogar un lugar seguro para él.

Es muy importante no dejar al alcance del perrito cables o aparatos eléctricos, porque son muy inocentes y muy curiosos y jugando puede mordisquear algún cable y electrocutarse por accidente. 

Tu cachorro necesita una nutrición de la mejor calidad, que favorezca su desarrollo. Consultá con el veterinario.
¡A jugar! Elegir varios juguetes para nuestro cachorro que pueda utilizar, como mordedores, teniendo en cuenta que deben ser de látex no tóxico.

Lo mismo sucede con productos químicos como los productos que normalmente utilizamos para limpiar nuestro hogar.

Elementos básicos:

Para asegurar la correcta adaptación del cachorro y proporcionarle el mayor bienestar en su nuevo hogar, es importante tener en cuenta estos aspectos:

Un bol para alimento y otro para agua: optar por materiales resistentes y fáciles de limpiar.

Su cama: será su lugar de descanso y relajación. Es muy importante que se acostumbre a ella desde el primer momento. Elegir una cama que se adapte a sus medidas y necesidades. Situarla en un espacio tranquilo y fácil de limpiar, pero asegurarse de que esté cerca de la familia para que el cachorro se sienta seguro en su propio espacio.

Un collar y una correa: comprobar que su primer collar cumpla los estándares de calidad en términos de material y resistencia (nylon o cuero). Intentar que el cachorro se acostumbre al collar lo antes posible. Esto favorecerá que sus primeros paseos y su adiestramiento posterior sean satisfactorios para ambos.

El cepillado y el baño: para asegurar que el cachorro se mantenga saludable y limpio, el cepillado debe formar parte de su rutina de cuidado. Consultar con el veterinario la frecuencia de los baños, y nunca utilizar champúes recomendados para adultos, bebés o niños.

El cuidado dental: los cachorros suelen perder los dientes de leche hacia los 6 o 7 meses. Pese a ello, es vital que se acostumbre cuanto antes a que cepillemos sus dientes para generar en él un hábito saludable. Comenzar con un cepillado suave y, a medida que crezca y se familiarice con esta actividad, utilizar un cepillo y pastal dental específica para perros. En ningún caso utilizar productos destinados a adultos.

Tu cachorro necesita una nutrición de la mejor calidad, que favorezca su desarrollo. Consultá con el veterinario.

Aprender a socializar:

Con personas: presentar el cachorro a otros miembros de la familia o invitados es clave para su socialización. Disminuye su miedo a los extraños, ayudándole a convertirse en un perro adulto más amigable. Al principio, ponerle su collar y su correa para evitar que pueda saltar sobre las personas. Darle al perro la orden de que se siente y ayudarle a quedarse en esa posición. Esto lo hará mantenerse tranquilo. Aprender órdenes durante los primeros meses es fundamental para su futura fase de adiestramiento.

Con mascotas: tener cuidado al presentar el nuevo cachorro a otras mascotas. Si se trata de un perro más mayor, es preferible que los dos estén atados. No dejarlos juntos a solas al principio. Si la idea es a presentarle tu cachorro a un gato, tomar medidas para evitar que el gato salga corriendo y se escape. Tampoco dejarlos solos en ningún momento hasta que se acostumbren.

Alimentación y consejos:

Los cachorros de más de tres meses de vida ya pueden alimentarse con comida especial para ellos de alta calidad.

Con frecuencia, los perritos pueden comer más con los ojos que con el estómago.

Para mantener el equilibrio adecuado entre lo que necesita y la sobrealimentación, hay que darle pequeñas cantidades de comida con frecuencia. Esto dependerá de su edad, tamaño y de las recomendaciones del veterinario.

Empezar con una cucharada de comida cinco veces al día mientras el perrito todavía mama, y luego seguir esta pauta:

Desde el inicio de la alimentación sólida hasta el destete (normalmente dos meses): 4-6 comidas al día.

De los 2 a los 3 meses: 4 comidas al día.

De los 4 a los 6 meses: 2-3 comidas al día.

Después de los 6 meses: 2 comidas al día (dependiendo de la raza).

Precauciones a tomar por la seguridad del cachorro:

Mantener fuera de su alcance detergentes, jabones y productos químicos.

No permitirle acercarse a plantas tóxicas para perros.

Mantener fuera de su alcance toda clase de objetos frágiles.

Esconder o cubrir los cables de electricidad para evitar que los mastique.

Mantener fuera de su alcance juguetes y objetos pequeños que pueda tragarse.

Cubrir o cercar piletas, jacuzzis o fuentes.

 

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios