lunes 23 de mayo de 2022
JARDíN Y MASCOTAS | 08-06-2021 11:39

Del césped a la pradera con flores

Es otra opción al pasto cortado y prolijo: una extensión de pastizales y flores atrae a mariposas, insectos y aves, llena de colorido el jardín y precisa menos mantenimiento.

Tener un césped prolijo requiere de mucho trabajo. Hay que regarlo, colocarle abono y cortarlo regularmente. De lo contrario, se ve rápidamente descuidado, amarronado y manchado. Entonces, ¿por qué no plantar mejor una pradera de flores? Estas no solo alegran a las personas, sino que también atraen insectos y pájaros. Y son más fáciles de mantener que un césped.

Cómo armar una pradera:

En principio hay tres caminos posibles para obtener una pradera de flores.

Suculentas: No excederse con el riego. Se recomienda hacerlo solo cada 10 a 15 días.
Leé también
Armá tu urban jungle

• Por empezar hay que cortar el césped pocas veces al año, retirar el pasto cortado, no colocar más abono y reducir de esta forma la cantidad de nutrientes del suelo. Si aparecen plantas típicas de pradera, el césped se convierte con el paso del tiempo en una pradera.

El primer paso es vaciar la pileta, limpiarla de hojas y suciedad y dejarla secar. Luego, se procede a realizar las reparaciones
Leé también
¡A pintar la pileta!

Siembra: Esta se debe realizar idealmente en otoño, pero también es posible al final del invierno o al inicio de la primavera.

• La segunda variante es más rápida y consiste en la "inoculación". Esta consiste en ir quitando puntualmente zonas del césped para plantar plantas de pradera en estas partes.

• El tercer camino es algo más trabajoso: pasar el rastrillo sobre el césped enérgicamente en otoño o a principios de primavera, de manera que solo queden rastrojos del mismo.

• Se recomienda armar una pradera de plantas de varios años o perennes. Esta necesita un suelo bien preparado. Hay que quitar el pasto viejo y colocar tierra nueva. Entonces se puede sembrar. En el primer año, la pradera tendrá pocas flores, ya que la mayoría de las flores de pradera florecen recién en el segundo año.

• A las plantas de pradera les gusta el suelo mineral magro. Si el suelo es demasiado rico en minerales, hay que rellenarlo con arena.

• La siembra se realiza idealmente en otoño, pero también es posible al final del invierno o inicio de la primavera. Lo mejor es sembrar en un día sin viento para que las semillas caigan donde deben.

• Estas se deben poner a mano. Luego hay que presionar un poco la tierra y regar. Es importante regar regularmente. Al cabo de unas cuatro o seis semanas, deberían empezar a aparecer las primeras plantitas.

• En una primera etapa, la zona no debe ser pisada. La pradera terminada tampoco es el lugar ideal para colocar la mesa de jardín o jugar al fútbol. Es mejor reservar un trozo de césped para eso. O colocar las flores solo en los bordes del césped.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios