domingo 1 de agosto de 2021
JARDíN Y MASCOTAS | 26-04-2021 15:28

Pros y contras de castrar a nuestro perro o gato

¿Será bueno para nuestra mascota?, nos preguntamos ante la posibilidad de la cirugía. De acuerdo con los especialistas, está demostrado que esterilizar a nuestros amigos de cuatro patas conlleva bastantes beneficios. Ante la duda, lo mejor, es consulta.

Con las orejas caídas, Capitán camina silenciosamente por el pasto. Tiene un collar protector alrededor del cuello. Capitán fue castrado hace pocos días. La protección busca impedir que alcance la herida. Si se lame, las bacterias le pueden generar una infección grave.

La edad recomendada para esterilizar a un perro es entre los 6 y los 9 meses de vida. Sin embargo, un cachorro puede ser castrado a partir de las 8 semanas, siempre y cuando esté sano.

Los adultos, a su vez, pueden ser operados, pero cuanto más grandes sean, más riesgos o complicaciones podría haber en el procedimiento, aunque se trate de una intervención muy simple.

Pros y contras de castrar a nuestro perro o gato
Gordito: Luego de esterilizado, consultar al veterinario por la cantidad de comida que se le debe dar a la mascota para evitar el aumento de peso.

Las desventajas:

Más apetito: el animal suele tener mucho más hambre, lo cual se puede traducir en problemas con el peso. Sin embargo, este problema tiene una solución muy sencilla y depende de que el dueño le planifique a su perro o gato una alimentación balanceada. De igual forma, es importante que estimule al animal para que juegue y haga ejercicio.

Hipertiroidismo: un perro castrado tiene más probabilidades de desarrollarlo. Entre los síntomas más comunes de esta enfermedad, se incluye el aumento de peso, infertilidad, anemia, alopecia (caída del pelaje) y otros problemas dermatológicos.

Las ventajas:

Menos riesgo de desarrollar tumores: la castración permite disminuir significativamente las probabilidades de que el animal desarrolle ciertos tipos de tumores. En el caso de los machos, se reduce la posibilidad de que padezcan cáncer de testículos y se disminuye las probabilidades del cáncer de próstata. En el caso de las hembras esterilizadas, estas reducirán su posibilidad de desarrollar cáncer de mama. Si se esterilizan antes del primer celo, el riesgo se elimina hasta en 99 por ciento. En las gatas significa reducir su riesgo de cáncer de mama en 40-60 por ciento. Debido a que el tracto reproductivo se elimina durante el procedimiento de la esterilización, las hembras ya no están en riesgo de desarrollar una grave infección uterina conocida como piómetra.

Pros y contras de castrar a nuestro perro o gato
El collar isabelino es un cono que se coloca en el cuello del perro después de una cirugía para proteger la herida y evitar infecciones.

Disminución de los síntomas del celo: la castración y esterilización hacen que disminuya ampliamente los síntomas característicos que desarrollan los perros y gatos durante la etapa de celo. Ello hace que estén mucho más tranquilos y relajados en todo momento. Y en el caso de las hembras no se tendrá que lidiar con el sangrado.

No marcarán territorio: en perros y gatos machos se disminuye el hábito de marcar territorio con orina. Con la disminución de la testosterona, el animal sólo orinará por la necesidad fisiológica natural y no para marcar el territorio. Si la esterilización se hace desde cachorro, el hábito se puede eliminar casi por completo.

En los machos se elimina la necesidad de salir a buscar “novias”: así disminuye la probabilidad de que se escapen, que sean atropellados o que terminen en peleas con otros machos. Puede llegar a ser más dóciles: ya sea hembra o macho, por ello, los dueños tendrán menos problemas, en especial con los animales que presentan problemas de conducta agresiva.

Consejo final:

Una vez que la mascota se esteriliza, lo ideal es consultar con el veterinario para que oriente con la cantidad de comida que se le debe dar. Los animales esterilizados necesitan consumir menos.

¿Castrar o esterilizar?

Los dueños de mascotas, sobre todo de perros y gatos, muestran muchas dudas y, a veces, falta de información a la hora de decidirse si realizar una castración o una esterilización. Pero ¿cuál es la diferencia entre una y otra?.

No es lo mismo castrar que esterilizar. Ambas opciones tienen como objetivo evitar que la mascota tenga una camada no deseada, y así reducir el riesgo de abandono y de que se desarrollen tumores e infecciones.

La castración de un macho consiste en una cirugía en la que se extraen los testículos, pero conserva la bolsa escrotal. La esterilización no es tan invasiva, y en ella se seccionan los conductos que unen los testículos con el pene, llamados seminíferos.

En el caso de las hembras, se pueden realizar dos tipos de castración, la ovariectomía o la ovariohisterectomía.

En la primera se extraen ambos ovarios de la hembra, y en la segunda, además de los ovarios, se extrae también el útero.

La esterilización de la hembra también es menos invasiva, y consiste en la ligadura de las trompas de Falopio.

Si persiste alguna duda o consulta sobre el tema de la esterilización, lo mejor es hablar con un médico veterinario, quien aconsejará cuál método es más conveniente, cuándo es el periodo óptimo para realizarla y podrá tomar en cuenta las necesidades específicas de la mascota.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios