jueves 23 de septiembre de 2021
JARDíN Y MASCOTAS | 02-03-2021 06:10

Lenguaje canino: Aprendé el idioma de los perros

Saber interpretar las señales que te envía tu perro mejorará la convivencia, ayudará a evitar mordeduras y a disfrutar más de los beneficios de su incondicional amistad.

Las personas tendemos naturalmente a humanizar la conducta animal, es decir, a hacer paralelismos con nuestra especie. Sin embargo, desconocer los códigos de comunicación caninos puede originar inconvenientes serios en la convivencia. Por ejemplo, un perro miedoso y arrinconado al ser castigado podría llegar a compensar su miedo con agresión.

Cuando su dueño interpreta esta agresión erróneamente como un intento de dominarlo y toma la decisión de seguir castigando, lo único que conseguirá será frustrar mucho a su perro, corriendo el serio riesgo de que lo muerda de verdad, en un último intento de defenderse.

Cuanto más lento y con mayor suavidad mueva la cola, menor es la tensión del perro.
Ternura: Los perros nos conocen bien, así que es probable que se salgan con la suya poniéndonos caritas así.

Cómo se comunican:

Los perros se expresan a través del lenguaje corporal y los ladridos, así demuestran sus emociones. Cuando interpretan nuestros mensajes, dan prioridad a nuestro lenguaje corporal, a los gestos, posturas y olores que inconcientemente emitimos. Las voces humanas son para el perro solo signos sonoros. Es la correspondencia del mensaje audible y el no verbal, simultáneos, lo que asegura la eficacia de la información que le queremos transmitir.

Después de tantos años de convivencia con los humanos, los perros conocen nuestro comportamiento y pueden incluso reconocer nuestras expresiones faciales”, afirma Alexandra Horowitz, profesora de Psicología Cognitiva de la Universidad de Columbia, EE.UU.

La investigadora explica que los perros son sensibles a los cambios de olores que se producen con el estrés, también notan la tensión de nuestros músculos y cuando se nos acelera el ritmo respiratorio.

En realidad, algo similar a un detector de mentiras. Existe una correlación entre los niveles de testosterona (hormona de la agresividad) en los humanos y los de cortisol en los perros. El cortisol es la hormona del estrés. A más testosterona del dueño, más estrés del perro. Por el contrario, si la convivencia entre ambos es buena, el beneficio es mutuo.

Hablar en su idioma:

Algunos secretos sobre cómo interactuar con nuestro amigo utilizando los códigos caninos:

Dar la espalda: Cuando el perro ofrece su costado o parte trasera, nos indica que disminuyamos la intensidad. Podemos usar este movimiento cuando el perro esté nervioso o quiera saltarnos, si le damos la espalda, cesará en su intento.

Movimientos lentos: El perro comenzará a realizarlos cuando divise a otro perro. Podemos usar estos movimientos lentos para, por ejemplo, colocarle la correa.

Quiero jugar: Al echarse con las patas delanteras estiradas y las de atrás levantadas, el perro nos está invitando a jugar. Entonces, juguemos. Como dice el dicho: "Si su perro está gordo…Usted no está haciendo suficiente ejercicio".

Echarse: si el perro se tumba panza arriba es un signo de sumisión. Similar al de las manadas de lobos que lo hacen al terminar su pelea o juego. Es conveniente que al concluir el juego con su perro, el can termine en esa posición y estando así podamos apretarle muy ligeramente con la mano el cuello, así le recordaremos que somos su líder.

Mirar fijamente a los ojos: cuando el perro lo hace con otro, lo está desafiando. Es una forma de comunicación entre perros que también puede aplicarse a humanos. Por eso, ante un perro desconocido no hay que mirarlo a los ojos, ya que puede interpretar que estamos retándolo. Pero cuando un perro aparta la mirada de la nuestra, si estamos mirándolo fijamente, es un signo de sumisión.

Mover la cola: significados

Se dice que cuando un perro mueve la cola significa que está contento. Pero eso no siempre es así. La experta en el comportamiento de canes Katja Krauss explica en su libro Aprender a ver las emociones de los perros que el animal efectivamente expresa emociones con la cola, pero no siempre quiere decir que está contento. Más bien implica que está excitado.

La altura a la que lleva la cola y la velocidad con que la mueve permiten obtener más información sobre lo que siente el perro. Porque incluso puede tener miedo o estar agresivo.

Como regla general vale: cuanto más lento y con mayor suavidad mueva la cola, menor es la tensión. Con una excitación elevada, la moverá rápido y con oscilaciones cortas. Si el perro lleva la cola levantada sin ningún tipo de movimiento, también está muy tenso. En general así es como se muestra en una confrontación directa.

Un perro contento, en general, mueve la cola bastante alta y con mucho movimiento, a veces incluso en círculo. Pero también pueden presentarse colas muy bajas con movimiento rápido. Por eso, vale lo siguiente: para interpretar correctamente la tensión y la situación emocional del animal, los dueños deben considerar el carácter, la anatomía general y el resto del lenguaje corporal de su mascota.

 

Fuente : DPA

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios