jueves 29 de julio de 2021
JARDíN Y MASCOTAS | 17-12-2020 07:55

Cómo proteger a tu mascota de la pirotecnia

Mientras nosotros disfrutamos de las fiestas de fin de año, nuestros perros y gatos están sufriendo. Conocé cómo aliviarlos y evitar accidentes.

Aunque en estos tiempos hay una mayor consciencia del daño que les producen a los animales los fuegos artificiales y petardos, igualmente, las detonaciones se producen en las Fiestas, por lo que debemos cuidar a nuestras mascotas de los ruidos de la pirotecnia y los posibles accidentes que todo esto puede provocarles.

Debido a su sensibilidad auditiva, los ruidos fuertes pueden causarles pánico y provocar conductas no habituales como escapar sin rumbo y perderse, lastimarse, lastimar a las personas. Además, pueden padecer palpitaciones, taquicardia, jadeo, salivación, temblores, sensación de insuficiencia respiratoria, aturdimiento y pérdida del control, entre otros.

En estos casos, se debe consultar al médico veterinario para considerar la utilización de sedantes que evitarán momentáneamente estas situaciones, dependiendo de cada caso particular.

Cómo proteger a tu mascota de la pirotecnia
Hacer que el momento sea agradable para tu perro. No pelear con la mascota, usar juguetes y darle bocadillos.

Por qué los afecta:

Los estallidos les provoca algo que se llama estrés acústico, esto se debe a que ellos pueden oír tonos muy altos, alrededor de 1,6 octavas más altas que el ser humano.

Nosotros oímos en el intervalo de 20- 25.000 HZ, mientras que los perros lo hacen entre 45-67.000 HZ y los gatos entre 45-64.000 HZ.

Las voces de las personas son en aproximadamente 300-3.000HZ, lo que significa que hay muchos sonidos estridentes que pueden afectar a perros y gatos y que nosotros no percibimos.

Consecuencias de la pirotecnia:

Sordera transitoria o permanente.

Fracturas de miembros y/o muerte por saltar de balcones y terrazas.

Ceguera en caso de estallidos cercanos a sus ojos.

Defecación espontánea por temor.

Temblores, agitación y salivación excesiva.

Convulsiones en caso de que padezcan epilepsia.

Paros cardíacos en caso de que padezcan enfermedades cardíacas.

Se pueden extraviar por querer escapar de los lugares donde hay estallidos o por el susto.

Quemaduras en el cuerpo de distinto grado.

Quemaduras en boca, lengua y fractura de dientes por querer tomar con la boca los petardos encendidos tirados en el suelo.

Consejos de prevención:

Enseñar a nuestros niños a no jugar con pirotecnia cerca de las mascotas.

Evitar aislar a las mascotas en balcones, terrazas, lugares con grandes ventanales de vidrio.

Dejarlas en habitaciones seguras, con agua fresca.

No atar los perros en jardines o puntos fijos, ya que por el temor y el querer escaparse se pueden ahorcar con la correa.

Identificarlos con una chapita al cuello, poniendo nuestro teléfono por si se escapa.

Consultar con un veterinario en caso de tener que sedarlos.

No medicarlos por nuestra cuenta, ya que hay que darle la dosis precisa, de acuerdo a su peso corporal.

En lo posible estar a su lado en el momento de los estallidos.

Permitirles esconderse debajo de la cama o mueble en caso de que se sientan seguros allí.

A los gatos dejarlos en un canil con agua fresca y en una habitación segura para evitar la huida a los árboles, o a los techos, etc.

Con estos cuidados y recomendaciones, todos podremos tener unas hermosas fiestas de Navidad y Año Nuevo, rodeados de nuestros incondicionales amigos de cuatro patas.

Lo que no hay que hacer:

Jamás hay que darles a los animales medicamentos tranquilizantes de los que utilizan los seres humanos.

Evitar tener al perro atado en los minutos que duren las explosiones, porque por la desesperación, al tironear, puede lastimarse.

Durante los ruidos, evitar sobrecargar al perro o gato con mimos, abrazos y caricias. Lo mejor es dejar que él busque el lugar donde se encuentre más cómodo y protegido.

Si vas a dejar a tu mascota en una habitación, es fundamental retirar los elementos que pudieran romperse y nunca la dejes atada.

Tratá de poner música moderada en la habitación donde dejes tu mascota para evitar el contraste del silencio con las explosiones.

Dejale alimento y agua fresca suficientes. Si no quiere comer no la obligues. Tu mascota sabrá cuándo prefiere alimentarse.

Evitar dejar demasiados perros y gatos en un solo lugar. Durante los fuegos artificiales, muchas personas cometen el error de dejar a todas las mascotas juntas porque piensan que esta actitud las calmará. Las mascotas se estresan y son agresivas, lo que puede provocar peleas y lesiones, que empeorarán la situación.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios