domingo 16 de enero de 2022
SOCIEDAD | 17-12-2021 09:44

Cómo disfrutar las fiestas de fin de año

Pueden ser estresantes, pero son especiales, sobre todo para los niños, que aman Navidad y Papá Noel. Podemos volver a disfrutarlas dejando de lado algunos sentimientos.

Según un estudio realizado por los científicos Tim Kasser y Kennon M. Sheldon de la Universidad de Missouri sobre esta festividad, las actividades familiares y espirituales son las que hacen de la Navidad algo deseable, mientras que el gasto económico y el materialismo tensionan y ponen menos alegres.

El segundo sexo en el Río de la Plata Mabel Bellucci, Mariana Smaldone, de Editorial Marea.
Leé también
El faro feminista

Además, el estrés que causan las obligaciones en Navidad parece incidir más en las mujeres que son, en gran mayoría, las que suelen cargar en sus hombros el peso de la celebración y los preparativos para las reuniones familiares, siendo las que más sensación de ansiedad experimentan.

Este estrés, sumado a cierta nostalgia hace que las navidades puedan no ser un lindo momento para algunas personas.

Consejos para pasarla bien:

Centrarnos en el momento presente y tratar de salir de cierta melancolía que puede afectarnos: hacer un esfuerzo por volver al momento actual y valorar aquello que nos rodea hoy en día, las personas que tenemos alrededor y todo lo que aún hay por vivir, puede hacer que seamos más conscientes y consigamos disfrutar las fi estas como se merecen.

Planear con tiempo: poner un tope realista al gasto que queremos plantear y llevar a cabo los preparativos con días o semanas de antelación para que la situación no escape de nuestro control y podamos vivir las fi estas con mayor fluidez y tranquilidad. Si vemos que la situación nos sobrepasa, perdir ayuda.

Todos mis estudios me han permitido ofrecer mis servicios para organizar eventos donde todos los sentidos se funden en un mismo espacio
Leé también
De Suiza, con amor

Evitar conflictos: tratar de evitarlos por defecto. Es decir, mentalizarnos de que esto puede ocurrir con algún invitado y preparar una respuesta neutra ante situaciones conflictivas. Algo así como “prefiero que hablemos de esto en otro momento”, así como retirarnos ofreciendo nuestra ayuda en la cocina o llamando a algún amigo por teléfono.

Bajar nuestras expectativas: a veces nos planteamos unas fi estas en las que todo saldrá perfecto y nos dejamos llevar por unas expectativas demasiado elevadas, que pueden contrastar con una realidad llena de contratiempos y defectos que pueden estresarnos en gran medida. Comprender que las cosas no pueden salir de forma perfecta y que igual se las puede disfrutar es esencial para no caer en la frustración y valorar las cosas que sí se mantienen en nuestras vidas y nos hacen felices.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios