miércoles 1 de diciembre de 2021
SALUD | 02-11-2021 13:29

Sobre la aporía y la resiliencia

Se habla de aporía cuando nos encontramos ante un camino sin salida, ante un bloqueo mental sin la posibilidad de moverse hacia un lado u otro. Es un momento de crisis que se puede superar y salir fortalecido.

Hay una palabra poco conocida, “aporía”, vocablo que hace referencia cuando algo no tiene solución, habla de un camino sin salida. Pero no es solamente este camino sin salida, sino que incluye las sensaciones y emociones que este “no ver la salida” generan. ¿Qué hacer en esos momentos?

Consejos:

En primer lugar, aceptar que se está en un momento de dificultad, teniendo en cuenta que esto no significa bajar los brazos y rendirse, sino reconocer que eso no tiene solución, pero que la vida continúa y que puedo, a pesar de eso, seguir viviendo y creciendo.

En situaciones de crisis, por lo general, se buscan respuestas que no se encuentran, tal vez porque se plantean las preguntas equivocadas o porque las premisas de las que se parte están errados. Muchas veces uno se pregunta “por qué” como si hubiera una sola razón, como si todo en la vida fuera un concepto lineal de causa y efecto. La vida no es lineal es circular, cíclica, espiralada, donde cada elemento suma al anterior.

La alimentación es patrimonio de la familia: los  profesionales podemos acompañar, pero las decisiones, son de cada familia en particular
Leé también
Aprender a comer

La aporía puede ser complicada de gestionar, sobre todo para las personas que se sienten incómodas navegando en la incertidumbre, pero muchas veces son favorables, porque permiten replantearnos la realidad, cuando tocamos fondo solo queda empezar a subir.

A veces estas situaciones de crisis total, permite a las personas que saben aprovechar las oportunidades, darse el permiso de replantear sus creencias, sus valores y poder, en este replanteo, construir una base más firme para seguir construyendo cosas nuevas. Es importante aprender a reinventarse y sacar el aprendizaje de cada
momento de la vida. En este replanteo de la realidad, frente a una aporía, es importante el valor de nuestras interpretaciones.

Desde la psicología cognitiva se dice que la vida es un 10 % lo que sucede y un 90 % cómo lo interpretamos. El problema no es el problema sino cómo lo interpretamos y qué hacemos con él. Si no existieran estos momentos límites no podríamos desarrollar nuestra fortaleza y, en especial, nuestra tolerancia a la frustración, que es uno de los elementos más necesarios para la salud psicológica.

La aporía también puede ser un gran motivador del cambio personal, descubrir y aceptar verdades que antes habríamos considerado como inaceptables o intolerables. Nos ayuda a convertirnos en personas más humildes, entender que necesitamos abrirnos a otras maneras de comprender el mundo, haciéndonos más humanos.

De la aporía, asimismo, surge la resiliencia, otro concepto primordial. Esta es la capacidad de afrontar una crisis, de saltar un obstáculo y salir de ese encuentro con lo negativo mucho más fuerte y con mayores recursos que antes. La resiliencia es una virtud característica de la humanidad.

El ser humano es una especie capaz de adaptarse a situaciones diferentes y, a pesar de las dificultades, salir adelante, confiar con certeza en los recursos internos, para pensarse, desarrollarse y aprovechar esta oportunidad para crecer.

 

Dr. Flavio Calvo

Dr. en psicología, docente, tallerista y autor.

MN: 66869/ @calvoflavio

 

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios