miércoles 21 de abril de 2021
SALUD | 06-01-2021 16:41

Cómo cuidar las piernas en verano

Beber mucha agua, seguir una dieta adecuada y sobre todo ponerte en movimiento son las claves para combatir la pesadez de las piernas en esta época del año.

Si tenés várices, seguramente sentís que las molestias son mucho mayores en esta estación. Las altas temperaturas provocan que el dolor, la picazón y sensación de pesadez se intensifiquen. Además de hacer algún tratamiento en invierno para no padecerlas en verano, hay algunos buenos hábitos que ayudan a combatirlas y cuidar la salud de las piernas.

Recomendaciones:

Agua, mucha agua: beber agua mejora nuestra circulación. Optá por tomar jugos de frutas, tereré o cualquier otra infusión.

Elegí un buen menú: para evitar el estreñimiento, sumamente nocivo para las venas de las piernas, debemos mantener una dieta baja en calorías y alta en fibras. Nada mejor para ello que las hidratantes frutas y verduras.

Controlá también el consumo de sal. Otras riquísimas alternativas para tener en cuenta son las nueces y almendras que, como cualquier fruto seco, poseen ácidos grasos omega-3 y colaboran a disminuir la viscosidad de la sangre, favoreciendo el flujo sanguíneo. Además, aumentan el colesterol bueno y hacen que el colesterol malo no se acumule en las arterias, evitando la formación de placas en las paredes de los vasos sanguíneos.

Hacer natación: si tenés la suerte de estar en el mar, aprovechalo. El agua fresca activa la circulación y disminuye la molesta sensación de piernas cansadas. Si nos animamos a nadar, ¡mucho mejor!: la posición casi horizontal resulta perfecta para un buen retorno venoso.

Automasajes y relax: Los masajes deben realizarse de forma ascendente, comenzando por los pies y subiendo poco a poco hasta llegar a los muslos. Así, la sangre acumulada en las venas empezará a movilizarse y fluirá hacia el corazón. No olvidar que los movimientos deben ser suaves: utilizar las palmas y los dedos en su totalidad (¡prohibido presionar con las yemas!).

Tampoco deben aplicarse sobre las várices directamente, sino en las zonas aledañas. Para evitar la fricción, podemos usar además cremas, ideales las que son especiales para várices, con extracto de fucus, mentol, alcanfor. Podés ponerlas en la heladera y aplicártelas frías, lo que ayuda a aliviar la pesadez de las piernas.

Hacer caminatas: no solo son buenas para relajarnos y desconectar de nuestras preocupaciones, sino que además favorecen el retorno venoso.

Ejercicios:

Flexiones de los pies: Sentada en una silla, con los talones apoyados en el suelo, levantá la punta de los pies, luego bajala y levantá los talones. Repetir el ejercicio 20 veces.

Talón-punta: De pie, en tu mismo lugar, levantá las puntas de los pies sin separar los talones del piso. Repetí 20 veces. Luego, el movimiento contrario, levantá los talones sin despegar las puntas. Repetí el mismo número de veces.

Bicicleta: Recostada boca arriba hacé movimientos de pedaleo con ambas piernas durante 1 minuto. Las primeras veces con un ritmo lento, luego podés aumentar la velocidad de los movimiento.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios