domingo 2 de octubre de 2022
SALUD | 03-01-2022 11:37

Menta poderosa: Sus propiedades saludables y estéticas

Con su singular y apreciado aroma, constituye todo un tesoro medicinal, gastronómico y cosmético. Descubrí por qué no puede faltar ni en tu dieta ni en tu ritual de belleza.

Sus beneficios no se limitan solo a su aroma fresco y agradable sino que van más allá. La menta es una planta que se usa mucho en la medicina natural y que, poco a poco, va encontrando un lugar en la cosmética como ingrediente necesario gracias a sus múltiples aportes.

La menta contiene vitaminas, minerales, fibra, potasio, magnesio, calcio y fósforo, entre otras sustancias, por lo que es favorable para tomarla directamente, en forma de infusión o bien aplicándola en forma tópica, ya que también cuida nuestra piel.

Además, se le atribuyen propiedades descongestionantes, estimulantes y antisépticas. Entre los más de cien componentes que forman parte del aceite esencial de las mentas –en especial de la piperita, al que se atribuye la mayor importancia terapéutica– está el mentol, un alcohol monoterpénico responsable de su aroma. Esta sustancia, incolora y muy aromática, produce una inmediata sensación de frescor cuando se aplica sobre la piel o se inhala por la nariz.

Las máscaras de menta dejan la piel fresca y luminosa. Tienen efecto suavizante y descongestivo
BEBIDA: Las hojitas de menta hidratan, tienen vitaminas y le dan un toque de sabor al agua. Agregalas en tus refrescos.

Beneficios para la salud:

Para la digestión: es aperitiva y carminativa, pues estimula la producción de bilis, facilita la absorción de nutrientes y calma los espasmos gastrointestinales, las náuseas y la hinchazón abdominal, además de evitar la formación de gases y las flatulencias.

Para el aliento: combate el mal sabor en la boca. Además, ayuda a eliminar las bacterias que originan la halitosis y a prevenir enfermedades como las caries o la gingivitis.

Para los parásitos: es útil para aliviar los síntomas y combatir la infección por parásitos, como amebiasis y giardiasis, por ejemplo.

Aprender a soltar
Leé también
Aprender a soltar

Para el ánimo: es útil ante los estados de astenia, debilidad y falta de apetito. Ya lo dice el refrán: "la menta el amor y el ánimo aumenta".

Para el dolor de cabeza: ayuda a aliviar las jaquecas nerviosas o relacionadas con trastornos hepatobiliares.

Para el sistema respiratorio: el mentol descongestiona las vías respiratorias y alivia trastornos tan frecuentes como el asma o los resfríos comunes. También lucha contra la irritación que causa la tos crónica, gracias a su efecto refrescante que enfría y calma la garganta, la nariz y el resto de los canales respiratorios.

Para bajar de peso. Un estudio comprobó que el consumo de hojas de menta ayuda a activar las enzimas digestivas que absorben los nutrientes de los alimentos y convierten la grasa en energía utilizable. Por este motivo es una planta que suele formar parte de la dieta de aquellos que quieren perder o controlar el peso.

Para la tensión muscular: es analgésica, antiinflamatoria y antiespasmódica, ayuda a calmar el dolor, las menstruaciones y la inflamación articular.

Para el estrés: es relajante, por lo que actúa contra la ansiedad, las tensiones y los dolores de cabeza y musculares. El sedante natural y la naturaleza antiespasmódica del mentol hace que sea muy buena para aliviar el estrés mental, reduciendo la presión arterial.

Las máscaras de menta dejan la piel fresca y luminosa. Tienen efecto suavizante y descongestivo

Aliada de la belleza:

Promueve el crecimiento saludable del cabello. La menta puede acabar con los hongos del cuero cabelludo, como la caspa, e incluso estimular la circulación de los folículos para que el pelo crezca saludable y fuerte. En la actualidad, ya es posible encontrar champúes a base de menta o tratamientos para las raíces.

Buena para el tratamiento antiacné. Gracias a sus cualidades antisépticas y antibacterianas, la menta es poderosa para contrarrestar los granitos y problemas de acné, especialmente si se usa en productos cosméticos o en aceite. Además, refresca las pieles mixtas y grasas.

El aceite que se elabora con hojas de la menta es un producto natural y beneficioso para el cabello y la piel. Si se tiene pelo seco, aporta una gran hidratación y frescura al mismo tiempo que reduce los picores del cuero cabelludo gracias a sus ingredientes refrescantes que estimulan el flujo sanguíneo, por lo que ayudará a evitar la caída y favorecer el crecimiento. También contribuye a tratar la caspa, reduce la grasa y tiene efectos calmantes que mitigan la inflamación.

El aceite de menta es muy útil para la piel ya que ayuda a retener la humedad evitando el envejecimiento prematuro. También se puede aplicar unas gotas en la crema diaria ya que actúa sobre el enrojecimiento cutáneo reduciendo la inflamación. No olvidar que este aceite tiene también otras propiedades, como potenciar la acción refrescante de la piel, por eso suele ser el componente de los postsolares, brindando alivio y protección.

Tipos de menta:

Aunque todas las especies comparten propiedades digestivas, cada variedad posee sus propias cualidades. Existen hasta siete especies distintas. Tres de de las más populares son:

Menta piperita: se destina a aliviar la pesadez estomacal, los espasmos gastrointestinales, los gases, el mal sabor de la boca, las afecciones respiratorias con congestión, las molestias espasmódicas de la menstruación, la fatiga, la debilidad por convalecencia, las infecciones bucales y oculares, el dolor de muelas y la jaqueca. Por vía externa, se emplea sobre dolores articulares y musculares, en caso de calambres, neuralgias, golpes, heridas, eccemas y urticarias.

Cómo se usa: en infusión de planta seca o fresca, en tintura y vahos. El aceite esencial, diluido, se usa en masaje sobre zonas doloridas.

Hierbabuena: se usa para favorecer la digestión y despertar el apetito. Cómo se usa: en infusión, una taza antes o después de las comidas principales. Es compañera fiel del té verde.

Menta poleo: antes de comer, abre el apetito; después, mejora la digestión. Además, es eficaz frente a gases y espasmos gastrointestinales. Se indica en dolores de cabeza, alteraciones hepáticas leves y para prevenir cálculos biliares.

Cómo se usa: en infusión simple, con miel o limón, dos tazas al día, antes o después de las comidas, o en extracto líquido y tintura. El aceite esencial, diluido en agua, sobre heridas y golpes, y en friegas sobre la frente en caso de dolores de cabeza.

Recetas para consumirla:

En infusión para las digestiones pesadas: como depurativo hepático, trun empacho, los especialistas proponen la infusión que asocia las hojas de menta a las de boldo, diente de león y agracejo, a partes iguales.

Cómo prepararla: cuando el agua empieza a hervir, echar una cucharada sopera de la mezcla por tasa de agua y mantener en infusión durante unos 7-8 minutos. Beberla después de las comidas, como remedio digestivo y restaurador.

En aceite esencial para la mucosidad: se puede inhalar esencia de menta disuelta en agua caliente para facilitar la expectoración, pero tener en cuenta que en algunas personas más de 2 o 3 gotas podrían provocar mareos, náuseas y nerviosismo.

Té de menta para el dolor de cabeza: se puede tomar infusión sola de menta, o asociada a mejorana o fumaria.

Extracto de menta como tónico general: el aceite esencial de menta también se puede tomar como tónico general disuelto en un vaso de agua templada. Añadir 2 gotas al vaso y tomar de 1 a 3 veces al día, según consejo médico.

En el baño o en un masaje: se añade al agua de la bañadera o se aplica en masaje la menta en infusión y tintura o bien unas gotas del aceite esencial. Resulta muy adecuada para aliviar el dolor producido por neuralgias como la ciática y el dolor reumático, así como trastornos de la piel, como eccemas.

Ayuda a bajar de peso por sus propiedades nutricionales:

La menta puede ayudar a adelgazar si la combinamos con una dieta sana y ejercicio porque ayuda a las digestiones y posee propiedades relajantes que calman la ansiedad por comer.

Acelera el metabolismo, su sabor mentolado sacia, y tiene muy pocas calorías, 100 gramos de menta equivalen a 99 calorías y la cantidad que usamos como aderezo o en infusión es mínima.

A la hora de tomarla, la podemos añadir a las infusiones después de comer como digestiva o poner unas hojas en los batidos por su sabor refrescante y agradable

 

 

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios