lunes 20 de septiembre de 2021
SALUD | 02-06-2021 08:25

Cómo elegir un buen colchón

Dedicamos la tercera parte de nuestra vida a dormir y casi no prestamos atención a las condiciones de nuestro descanso ni al colchón, fundamental para un buen sueño. Consejos.

Para lograr un descanso profundo y reparador, más en estos tiempos de pandemia en los que el insomnio ha aumentado tanto, el colchón es una pieza fundamental. Algunas sugerencias al comprarlo.

Para tener en cuenta al elegirlo:

Dimensiones del colchón: conviene respetar las medidas mínimas recomendadas, que son:

En colchones individuales: ancho mínimo de 90 cm (aunque también los hay de 80, 1,05 y 1,20). El largo debe superar en 15 cm la estatura del usuario (el largo estándar es de 1,90 cm, aunque también los hay de 1,80, de 2m y superiores).

En colchones de las camas de matrimonio: ancho mínimo de 1,35 cm (los hay también de 1,50, 1,60 y de 2m). Grosor mínimo recomendado de 15 cm, siendo la medida más habitual de 25 centímetros.

Firmeza: es la resistencia que ofrece un colchón contra la carga producida por el cuerpo humano. Un buen colchón es el que presta apoyo a toda la columna cuando se está acostado. Esto se comprueba acostándose boca arriba con las piernas estiradas. Se debe notar que la columna lumbar está apoyada en el colchón y que no forma un arco por encima de él.

El colchón debe ser firme y recto. No debe tener la forma de una hamaca, pero debe ser suficientemente mullido como para adaptarse a las curvas de la columna. Un colchón muy duro, como el suelo o una tabla, es tan perjudicial como un colchón excesivamente blando, en el que la columna "flota" sin sujeción.

Adaptabilidad: cuando un colchón se adapta al cuerpo la necesidad de moverse durante el descanso se reduce y así nos mantenemos más tiempo en la fase de sueño profundo y mejoramos la calidad del descanso.

Antialérgico: conviene que el colchón sea transpirable. Las fibras textiles deben estar impermeabilizadas para evitar que ácaros y bacterias encuentren en los colchones el ambiente ideal para reproducirse. Garantizan un descanso más higiénico y saludable.

Con sommier: como toda buena pareja, un colchón se complementa perfectamente con su sommier. Al comprar solo el colchón se está perdiendo algo de confort y soporte. Además, puede acortar la vida útil de la cama y hasta anular la garantía

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios