jueves 29 de julio de 2021
SALUD | 24-06-2021 07:59

Cómo aliviar el dolor de espalda

Desde una buena postura y levantar peso de forma adecuada, a recibir masajes y realizar actividad física y/o natación son las soluciones para aliviar este problema.

Esta molestia es una queja frecuente durante el embarazo y no es de extrañar. Se produce porque al aumentar de peso el centro de gravedad cambia y las hormonas relajan los ligamentos en las articulaciones de la pelvis. Sin embargo, hay formas de prevenir o aliviar este dolor especialmente a partir del tercer trimestre.

Consejos prácticos:

Mantener una buena postura: a medida que el bebé crece, el centro de gravedad se desplaza hacia adelante. Para evitar caerte, es posible que te inclines hacia atrás para compensar el peso, lo que puede sobrecargar los músculos de la espalda lumbar y contribuir al dolor de espalda en el embarazo.

Tener en mente estos principios de la buena postura:

Pararse erguida y con la espalda recta.

Mantener el pecho elevado, los hombros hacia atrás y relajados.

No trabar las rodillas.

Al estar de pie, pararse con los pies cómodamente separados para un mejor apoyo.

Si debés estar de pie durante períodos prolongados, apoyá un pie en un banquito bajo y tomate descansos frecuentes.

La buena postura también implica sentarse bien.

Elegir una silla que sostenga la espalda, o colocar un almohadón pequeño detrás de la zona lumbar, en la cintura.

Usar zapatos de taco bajo, con un buen soporte para el arco: Evitar los tacos altos que pueden ocasionar que te vayas hacia adelante y fuerces la columna. También se puede considerar usar una faja de soporte para maternidad. Aunque las investigaciones sobre la efectividad de estas son limitadas, algunas mujeres encuentran útil el soporte adicional.

Levantar peso de manera adecuada: ponete en cuclillas y levantate con las piernas. No flexiones la cintura ni hagas fuerza con la espalda. También es importante que conozcas tus límites. Pedí ayuda si la necesitas.

Dormir de costado, no de espaldas: mantener una o ambas rodillas flexionadas. Considerar usar almohadas para embarazo o de soporte entre tus rodillas flexionadas, bajo tu abdomen y detrás de tu espalda.

Probar aplicar calor, frío o masajes: podría ser útil masajear la espalda, o aplicar una almohadilla térmica o una compresa de hielo. Consultá tu médico/a.

Ponete en movimiento:

La actividad física regular puede mantener tu espalda fuerte y aliviar el dolor durante el embarazo. Con la aprobación de tu médico intentá realizar actividades livianas, como caminar, natación o ejercicios en la pileta.

Un terapeuta físico también puede enseñarte estiramientos y ejercicios que pueden ayudar. El Yoga es otra actividad aliada para relajar los músculos.

Si tenés dolor de espalda intenso durante el embarazo o la molestia dura más de dos semanas, consultá con tu médico. Puede recomendarte medicamentos como paracetamol u otros tratamientos.

 

Fuente: Mayo Clinic

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios