jueves 29 de julio de 2021
SALUD | 16-06-2021 08:25

12 respuestas sobre la fertilidad

Durante junio se celebra el mes del cuidado de la fertilidad en todo el mundo, momento ideal para reflexionar sobre cómo afecta a las personas y cuáles son las últimas investigaciones científicas para preservarla. En esta nota, todo lo que podés hacer para cuidarla.

1. ¿Qué es la fertilidad? Es la capacidad que se tiene para concebir un hijo. En ella intervienen factores biológicos, emocionales, ambientales, culturales, entre otros, que, según cómo se presenten, pueden favorecer o no el lograr el embarazo. Se considera que el 40 por ciento de los casos de infertilidad tiene un origen femenino; otro tanto tiene un origen masculino; y el resto se divide entre los que tienen causas mixtas y aquellos sin causa aparente.

2. ¿Cómo cuidar la fertilidad? Una acción muy importante es realizar controles médicos periódicos para evaluar la salud en general. Las mujeres deben hacer control ginecológico anual que ayude a detectar o controlar distintas afecciones ginecológicas que podrían ocasionar consecuencias importantes como la infertilidad. Por su parte, es recomendable que el hombre realice un espermograma, cuanto más temprano mejor, para evaluar su capacidad reproductiva.

3. ¿Qué otras cuestiones tener en cuenta? Es fundamental trabajar de manera consciente en la calidad de vida, que permite controlar aquellos factores no fecundantes que alteran la reproducción. Diversas investigaciones demostraron que epidemias como el tabaquismo, la obesidad, las adicciones y las deficiencias nutricionales, tienen graves repercusiones reproductivas. Por eso es necesario comer saludablemente, no fumar ni consumir drogas ilegales o alcohol en exceso y realizar actividad física.

4. ¿El estrés puede afectar la fertilidad? Existe una estrecha vinculación entre la mente y el cuerpo. El estrés, la angustia y ansiedad pueden repercutir negativamente en la búsqueda de un hijo. Estudios realizados demostraron que las actividades cuerpo-mente (yoga, taichi) pueden aumentar la frecuencia de embarazos naturales espontáneos cuando están dadas las condiciones para que ello ocurra; así como la efectividad de los tratamientos de fertilización asistida. Utilizar estas herramientas como forma para mejorar física, emocional y psicológicamente implica que se movilicen recursos que produce el propio cuerpo y así generar drogas endógenas que impulsan a vivir en un estado de plenitud. Además de disminuir el estrés pueden mejorar situaciones más adversas.

5. ¿Cómo preservar la fertilidad? En la mujer, la edad más fértil va de los 20 a los 30 años. Luego baja levemente hacia los 35 años y a partir de allí se evidencia un descenso de la reproducción no solo por tener menor calidad en sus óvulos y mayor riesgo de aborto sino también por otros factores de riesgo que se incrementan. En el hombre, existe un declinar de la función testicular gradual pero inexorable y real. Por eso, si se decide postergar el momento de ser padres, sería importante considerar la posibilidad de criopreservar óvulos o espermatozoides. El beneficio es que se conservan gametos de la "edad" del momento en que se congelaron.

6. ¿La alimentación influye en la fertilidad? No solo es importante que la madre se alimente de forma correcta. En los hombres también resulta clave para mejorar la capacidad reproductiva. De hecho, entre un 10-12 por ciento de los hombres y mujeres con infertilidad primaria presentan un peso más elevado de lo normal (un índice de masa corporal superior a 30). En concreto, el exceso de grasa hace que mujeres jóvenes tengan ovarios envejecidos que no funcionan de manera correcta. Además, el sobrepeso se relaciona mucho con un mayor riesgo de aborto.

En el caso del hombre, el exceso de peso corporal puede provocar una reducción del recuento espermático o disminuir la actividad de los espermatozoides. Una dieta rica en antioxidantes y omega 3 y unos buenos niveles de vitamina D son claves para la maduración del ovocito y la implantación del embrión. Las grasas saturadas o los azúcares tienen el efecto contrario. Otro consejo, el café: varios estudios aseguran que más de tres tazas de café al día afectan negativamente a la fertilidad femenina.

7. ¿Cómo actúan los antioxidantes? Mejoran la capacidad de la reserva ovárica; así como la calidad, cantidad y movilidad de los espermatozoides. Frutas, verduras, frutos secos y hongos son una gran fuente de antioxidantes.

 8. ¿Y los omega 3? Los ácidos grasos esenciales omega 3 resultan primordiales para mantener la calidad de los óvulos y, en el caso de los hombres, para ayudar en el proceso de formación de los espermatozoides. Por eso se recomienda el consumo de pescado azul (atún, salmón) o frutos secos como las nueces, importantes fuentes de estas grasas buenas.

9. ¿Cuál es el efecto de la D? Junto con los antioxidantes y el omega 3, unos correctos niveles de vitamina D son esenciales para la función reproductiva, tanto en la mujer como en el hombre. Son varios los estudios que relacionan la vitamina D con la calidad del tejido ovárico y el endometrio. Mantener estos órganos en buen estado facilita la implantación del embrión. De hecho, se recomienda la suplementación de vitamina D en mujeres que buscan un embarazo y que presentan niveles bajos. 

También influye en la calidad del esperma. En el varón se ha visto que concentraciones bajas de vitamina D afectan negativamente a la calidad espermática, tanto a la cantidad como a la movilidad y morfología. Recordar que un 90 por ciento de la vitamina se sintetiza con la exposición solar y el 10 por ciento restante se obtiene a través de la dieta. Y en casos de carencia el consejo es suplementar con vitamina D.

10. ¿Puede afectar la fertilidad un cambio brusco de peso? Sí. Ganar peso y perderlo de forma desequilibrada y repentina (lo que sucede con las dietas express), puede ser contraproducente. Las posibilidades de éxito de los tratamientos de reproducción asistida también podrían verse afectadas por este motivo.

11. ¿En los hombres, puede afectar el calor en la zona genital? Los hombres con trabajos que implican un calentamiento de los testículos, como los conductores que permanecen muchas horas al volante o los que manejan hornos, como en las pizzerías o panaderías, tienen más problemas para concebir, según un estudio realizado por la Universidad de Stanford (EE.UU). Por otra parte, la Asociación Americana para el Embarazo defiende que el uso habitual de pantalones ajustados altera la calidad del semen, ya que cuando los testículos están a más de 35ºC de forma constante, el tejido germinal del hombre no funciona bien.

12.¿Cómo influyen las dietas? A la hora de perder peso es muy importante seguir una alimentación equilibrada, hacer ejercicio y huir de dietas express. En el caso de la dietas proteinadas, tan de moda, también se ha visto que generan inflamación e influyen negativamente en la concepción.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios