lunes 23 de mayo de 2022
SALUD | 28-01-2022 11:43

Pitahaya o fruta del dragón

Además de bella y exótica, es rica en minerales, fibra, vitaminas y compuestos antioxidantes, todos nutrientes buenos para la salud.

Existen dos variedades principales: la amarilla y la roja. La roja es más atractiva a la vista por su piel y por las grandes escamas de dragón.

De qué se trata: una fruta exótica de color intenso, rojo oscuro, rosa o amarillo, con un interior que puede ser de color blanco o rosa, en función de la variedad de cactus de la que sea recogida. Su sabor es dulce y recuerda al kiwi, la pera o la papaya, inclusive a la palta.

Vitamínica: La fruta del dragón contiene una gran proporción de agua, fibra y cantidades significativas de varias vitaminas y minerales, sobre todo magnesio. Cada 100 g aporta 60 calorías.

Antioxidante: Rica en este compuesto que protege las células de los radicales libres, factores vinculados a enfermedades crónicas y al envejecimiento.

Su sabor se puede definir como dulce y con notas que recuerdan al kiwi, a la pera, incluso a la palta

Para adelgazar: La fibra prebiótica de la pitahaya favorece el buen estado de la microbiota intestinal y ayuda a controlar los niveles de glucosa y azúcar en sangre. Por ello es una fruta indicada en una dieta para mantener el peso o adelgazar. Para perder peso se recomienda tomar 2 piezas al día o tomar un vaso grande al día de la pulpa licuada junto con medio vaso de jugo de naranja recién hecho. O añadir pomelo y trozos de kiwi y ananá.

Antianemia: El hierro y la vitamina C se combinan para prevenir la anemia, y el magnesio favorece el buen estado de los sistemas nervioso y músculo esquelético.

Aprender a soltar
Leé también
Aprender a soltar

Laxante suave: Un remedio tradicional contra el estreñimiento se elabora con la mitad de la pulpa de una pitahaya y una cantidad similar de papaya. Se pasan ambas frutas por la licuadora hasta conseguir una textura fina y se toma en ayunas.

En la cocina: Las frutas maduras tienen un color rojo brillante y la piel cede un poco cuando se la aprieta.

Para comerla, cortar la fruta de dragón por la mitad y con una cuchara se saca la pulpa y las semillas (que son pequeñas como las de un kiwi y también se comen). Se puede pelar y cortar la pulpa en rodajas o cubos, comerlos tal cual o añadirlos a un yogur o una ensalada. Por su aspecto exótico, queda muy bien como decoración nutritiva en cócteles.

Para conservarla mantenerla fuera de la heladera, en un lugar fresco, oscuro y seco.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios