lunes 23 de mayo de 2022
SALUD | 25-01-2022 12:11

Cómo actuar ante un golpe en la cabeza

La mayoría de los traumatismos en la zona son leves, gracias al efecto protector que tiene nuestro cráneo sobre el cerebro. Sin embargo, hay que estar atentos a ciertas señales.

La mayoría de los golpes en la cabeza son inofensivos y no producen más que un chichón. Sin embargo, debemos conocer los síntomas de los que no son inofensivos para acudir al médico:

Para acudir al médico:

Cuando la persona está inconsciente o apenas responde a los estímulos, o bien se muestra confusa o desorientada.

Es normal que duela un poco la cabeza tras un golpe, pero hay que vigilar si el dolor es intenso y no para.

Vómitos si son persistentes: Algún vómito aislado es frecuente y no debe preocupar. Si sale líquido transparente o sangre por la nariz o por el oído.

Convulsiones.

Además, hay que tener en cuenta áreas de la cabeza más frágiles, como la base del cráneo y la nuca. En ellas el riesgo de que se produzca una hemorragia interna es mayor, por ejemplo, que al darse un golpe en la frente.

Señales de alerta:

Si luego del golpe la persona se siente mareada, vomita, tiene mucho sueño, pierde la memoria (aunque sea durante unos minutos), ve borroso o doble, le zumban los oídos, le sale sangre o un líquido claro por la nariz o los oídos, le cuesta hablar o responde muy tarde a las preguntas hay que acudir a la guardia porque podría tratarse de una conmoción cerebral.

Otros síntomas que pueden aparecer en este tipo de traumatismo craneoencefálico, que es el más común, son no coordinar bien los movimientos o estar muy confundido y desorientado.

En estos casos se debe ir a emergencias donde se hará seguramente una exploración neurológica y se permanezca en observación durante unas horas, pero en otros casos hará falta realizar una radiografía o un TAC (Tomografía Axial Computarizada).

Durante las 24 - 48 horas después de un golpe en la cabeza se deben tomar ciertas precauciones para evitar cualquier complicación:

La persona tiene que permanecer acompañada.

Debe evitar conducir.

Si la cabeza le duele, debe permanecer en un ambiente tranquilo y tomar algún analgésico para aliviarlo.

Tratar de no dormir solo esa noche. Aunque existe la falsa creencia de que tras darse un golpe fuerte en la cabeza lo mejor es no dormir, no es así.

Controlar a la persona mientras duerme y asegurarse de que es fácil despertarla.

Primeros auxilios:

Luego del golpe, colocar a la persona en una posición semisentada y observar si sus ojos responden bien ante el estímulo de la luz.

En caso de que haya hemorragia en la cabeza, ejercer un poco de presión sobre la zona con un trozo de tela o gasa limpia.

Si el golpe causó una herida, limpiarla con suero o agua y jabón para evitar infecciones.

Si no hay heridas, tomar un hielo, envolverlo con tela y aplicar sobre el golpe (haciendo pausas cada cinco minutos). Sirve para reducir el riesgo de inflamación.

Si está inconsciente, colocarla boca arriba, con las manos al costado de la cabeza y no mover. En caso de vómito, girar la cabeza hacia un costado, para prevenir ahogamiento y llamar a emergencias.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios