jueves 23 de septiembre de 2021
SALUD | 14-05-2021 11:32

Mamas densas: Lo que debés saber

Se trata de un tipo de mama con mayor cantidad de tejido glandular que adiposo y que requiere más controles preventivos. En esta nota, todo lo que tenés que conocer sobre esta condición detectable con una mamografía.

El término "tejido mamario denso" se refiere al aspecto del tejido mamario en una mamografía. Es un hallazgo normal y frecuente. El tejido mamario está compuesto por:

• Glándulas mamarias

• Conductos galactóforos (transportan leche)

• Tejido de sostén (tejido mamario denso)

Si se tiene el cuero cabelludo graso, el lavado diario con un champú suave puede ayudar a prevenir este problema
Leé también
Cómo combatir la caspa

• Tejido graso (tejido mamario no denso).

Al observar una mamografía, las mujeres con mamas densas presentan más tejido denso que tejido graso. En una mamografía, el tejido mamario no denso se ve oscuro y transparente. El tejido mamario denso se ve como una zona blanca sólida en la mamografía, lo que hace que resulte difícil ver a través de él.

Puede presentar nódulos, quistes o microcalcificaciones, que indican que son mamas densas en actividad.
La glándula mamaria disminuye su densidad con el aumento de la edad. También la lactancia y la obesidad favorecen a disminuirla.

Cómo se determina:

El radiólogo que analiza la mamografía determina la proporción de tejido denso y tejido no denso, y asigna un nivel de densidad mamaria.

Los niveles de densidad se describen a través de un sistema de informe de resultados denominado Sistema de informes y registro de datos de estudios por imágenes de la mama (BI-RADS, por sus siglas en inglés). Los niveles de densidad con frecuencia se registran en el informe de la mamografía mediante letras. Los niveles de densidad son:

A: Predominantemente graso: lo que implica que el tejido de las mamas está compuesto por grasa casi en su totalidad. Aproximadamente 1 de cada 10 mujeres tiene este resultado.

B: Áreas dispersas de densidad fibroglandular: implica que hay algunas áreas dispersas de densidad, pero la mayor parte del tejido mamario es no denso. Aproximadamente 4 de cada 10 mujeres tiene este resultado.

C: Heterogéneamente denso: implica que hay algunas áreas de tejido no denso, pero la mayor parte del tejido mamario es denso. Aproximadamente 4 de cada 10 mujeres tiene este resultado.

D: Extremadamente denso: implica que casi todo el tejido mamario es denso. Aproximadamente 1 de cada 10 mujeres tiene este resultado. Alrededor de la mitad de las mujeres que se realizan una mamografía tienen mamas densas.

Puede presentar nódulos, quistes o microcalcificaciones, que indican que son mamas densas en actividad.
Cifras: Esta es una condición normal de la mama, habitual durante la juventud. Afecta al 40% de las mujeres de más de 40 años.

¿Por qué es importante?

Las mamas densas pueden afectar de dos maneras:

1. Aumentan la posibilidad de que no se detecte el cáncer de mama mediante una mamografía, ya que el tejido de mama denso puede ocultar un posible cáncer.

2. Aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, aunque los médicos no saben exactamente por qué.

¿Qué exámenes se recomiendan para la detección de cáncer de mama? La mayoría de las organizaciones médicas recomiendan que las mujeres con un riesgo promedio de tener cáncer de mama se realicen una mamografía una vez al año a partir de los 40 años.

Se considera que las mujeres con mamas densas, pero sin otros factores de riesgo de cáncer de mama, tienen un riesgo mayor de presentar cáncer de mama que el promedio. Es posible que se vean beneficiadas por el análisis anual para detección de cáncer de mama.

El tejido mamario denso dificulta la interpretación de una mamografía porque el cáncer y el tejido mamario denso aparecen blancos en la mamografía. Es posible que las mamas muy densas aumenten el riesgo de que no se detecte el cáncer en una mamografía.

Estudios complementarios:

La mamografía es la herramienta idónea para el diagnóstico precoz del cáncer de mama, y permite detectar el tumor en la gran mayoría de los casos. Cuando existe un aumento de la densidad mamaria, disminuye la sensibilidad mamográfica, siendo la causa más frecuente de los falsos negativos (20% de los casos), por ello cuando una mujer presenta mamas densas se complementa esta herramienta de diagnóstico con otros estudios que ayudan a descubrir lesiones ocultas.

La ecografía se recomienda en mujeres jóvenes, y como complemento de la mamografía a partir de los 40 años. En casos de pacientes con mamas densa y alto riesgo de desarrollar cáncer de mama (por antecedentes familiares, cáncer hereditario, entre otros), el mastólogo podrá indicar ecografía y/o resonancia magnética como estudios complementarios a la mamografía.

Causas del tejido denso:

No se sabe con certeza por qué algunas mujeres tienen una gran cantidad de tejido mamario denso y por qué otras no. Es posible tener más propensión a tener mamas densas si se reúnen algunas de estas condiciones:

Ser joven: el tejido mamario tiende a ser menos denso a medida que se envejece, aunque algunas mujeres pueden tener tejido mamario denso a cualquier edad.

Índice de masa corporal bajo: las mujeres con menos grasa corporal son más propensas a tener tejido mamario más denso en comparación con las mujeres que tienen obesidad.

Tomar terapia hormonal para tratar la menopausia: las mujeres que reciben una terapia de combinación hormonal para aliviar los signos y síntomas de la menopausia son más propensas a tener mamas densas.

Es importante remarcar que la mamografía, aún en casos de mama densa, es el método ideal para detectar precozmente lesiones: más allá de las dificultades para evidenciar nódulos en estos casos, este estudio permite visualizar distorsiones, asimetrías y microcalcificaciones, por lo tanto, no debe eliminarse sino complementarse con otras herramientas de diagnóstico por imágenes, según el consejo médico.

 

Fuente: Mayo Clinic

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios