lunes 23 de mayo de 2022
SALUD | 25-03-2022 08:30

Cómo tratar los sudores nocturnos

No solo la menopausia los puede producir. Hay muchas causas capaces de provocar que nuestra temperatura aumente y nos despertemos empapados. Cuáles son y qué hacer.

Se trata de un síntoma que puede surgir por diversas razones, y aunque no siempre es motivo de preocupación, debido a que puede originarse por un simple aumento de la temperatura ambiente o corporal en la noche, en algunos casos puede indicar la presencia de una enfermedad, como por ejemplo: alteraciones hormonales o metabólicas, infecciones o enfermedades neurológicas. Otra causa de los sudores nocturnos es la hiperhidrosis, una afección donde las glándulas sudoríparas producen sudor de forma excesiva.

Por lo tanto, es importante mantenerse atento a ver en qué situaciones surge la sudoración nocturna y si está acompañada o no por otros síntomas, como fiebre, escalofríos o pérdida de peso, por ejemplo, de manera que en caso de que ocurran de forma persistente o intensa, se acuda a un médico general para diagnosticar la posible causa e indique un tratamiento.

Principales causas:

Ansiedad: la persona puede despertar con sudoración nocturna asociada a otros síntomas como latidos cardíacos acelerados y la sensación de que algo malo puede suceder. En este caso, es importante identificar la causa de la ansiedad o del estrés y consultar a un psicólogo, el cual podrá indicar también la visita a un psiquiatra para evaluar la necesidad de utilizar medicamentos. Meditación y ejercicios pueden ayudar a aliviarla.

Diabetes: la hipoglucemia (baja de azúcar en sangre), provoca sudores nocturnos debido a que activa mecanismos del cuerpo que liberan hormonas para compensar la falta de glucosa, causando transpiración, palidez, mareos y palpitaciones. Para evitar este tipo de episodios, que son peligrosos para la salud, es importante conversar con el médico para ajustar la medicación y controlar la diabetes.

Apnea del sueño: es un trastorno que causa un paro momentáneo de la respiración. La enfermedad debe ser tratada por un neumólogo, el cual puede indicar el uso de un aparato llamado CPAP o, en algunos casos, cirugía.

Alimentos termogénicos: consumir pimienta, jengibre, alcohol o cafeína puede provocar sudores nocturnos. Evitarlos durante la cena.

Aprender a soltar
Leé también
Aprender a soltar

Hipertiroidismo: se debe consultar a un médico para realizar exámenes de sangre que evalúen las hormonas tiroideas.

Cáncer: la sudoración nocturna puede ser un síntoma de algunos tipos, como los linfomas o la leucemia.

Cuándo ir al médico:

La sudoración nocturna no suele ser motivo de preocupación, pero en algunos casos puede ser señal de una afección que requiere tratamiento, debiendo consultarse a un médico cuando existen los siguientes síntomas:

Presencia de fiebre o escalofríos

Tos

Pérdida de peso sin motivo aparente

Sudoración nocturna con mucha frecuencia o excesiva

Sofocos durante el sueño o pausas respiratorias.

Además, en personas con linfoma o VIH, la sudoración nocturna puede ser señal de que la enfermedad está evolucionando, siendo importante comunicarse con el médico y realizar un acompañamiento regular.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios