viernes 30 de septiembre de 2022
SALUD | 23-03-2022 12:52

8 respuestas sobre la endometriosis

En marzo se conmemora el mes de esta enfermedad que se presenta en una de cada 10 mujeres en edad reproductiva, cerca de 200 millones en el mundo. La detección precoz es fundamental para mejorar la calidad de vida de las pacientes.

1. ¿De qué se trata? Es una enfermedad inflamatoria caracterizada por la presencia de tejido endometrial localizado por fuera de su ubicación normal, que es la cavidad del útero. Puede ser causa, entre otros, de dolores menstruales, o en cualquier momento del ciclo, al mantener relaciones sexuales, o incluso de infertilidad, aunque también puede ser asintomática. La sintomatología no tiene necesaria relación con el grado de endometriosis.

2. ¿Por qué se produce? La causa se basa en la teoría de Sampson, que dice que se produce debido al reflujo de sangre menstrual a través de las trompas, que cae en la cavidad pelviana y que, por algún motivo, implanta, ya sea en las paredes del peritoneo, capa que recubre por dentro la pelvis y el abdomen. Puede generar quistes de endometriosis en los ovarios, implantarse en tejidos vecinos o en órganos a distancia.

3.¿Por qué se la llama la enfermedad del siglo XXI? Porque en la actualidad existen más casos debido a que las mujeres tienen más menstruaciones al demorar la búsqueda del primer hijo y por tener menos hijos. Es decir, cuando la mujer se embaraza deja de menstruar por nueve meses más el tiempo que tarda en recuperar la menstruación.

Por otro lado, los altos niveles de hormonas durante el embarazo son el mejor tratamiento para esta enfermedad hormonodependiente. El tema es que la menstruación retrógrada, que en mayor o menor medida se presenta siempre, no explica por si sola, por qué ese tejido endometrial es capaz de implantar en algunas mujeres y en otras, no.

Es así que entran en juego hipótesis como desbalances inmunológicos o de otro origen que pueden llegar a hacer que el endometrio tenga más capacidad de implantar donde no debería o alteraciones a nivel de los sitios donde implanta.

4.¿Cuál es su relación con la microbiota? Varios estudios científicos indican que existe una microbiota diferente en las mujeres que presentan endometriosis y en las que no la padecen.

La microbiota es la población de bacterias, hongos y virus con las que convivimos y que están presentes en los distintos órganos como el intestino, la boca, la piel, la vagina, la cavidad uterina, etc. Para tener noción de su magnitud, tenemos diez veces más bacterias que células en nuestro cuerpo.

Aprender a soltar
Leé también
Aprender a soltar

La microbiota regula distintas funciones fisiológicas, influye en la inmunomodulación y puede tener que ver con la aparición y evolución de enfermedades inflamatorias y autoinmunes. La microbiota intestinal tiene que ver con la integridad de la barrera de sus paredes, si se altera, puede aumentar la permeabilidad y permitir el pasaje de sustancias capaces de generar respuestas inmunológicas con efectos no deseados.

A su vez la disbiosis intestinal (alteración de la microbiota) puede repercutir en la composición de la microbiota en otros órganos, como por ejemplo, a nivel endometrial. La disbiosis intestinal y endometrial podría llegar a ser un factor coadyuvante en la aparición y en la evolución de la endometriosis, dado que es una enfermedad infl amatoria y autoinmune.

5. ¿Cuál es su abordaje? La endometriosis es una enfermedad de origen multifactorial y difiere de mujer a mujer. Puede no sugerirse tratamiento, como ofrecer uno sintomático, uno hormonal o uno quirúrgico.

El enfoque integral es muy importante agregando que hay que hacer énfasis en la conveniencia de llevar un estilo de vida saludable. Esto implica controlar el estrés, hacer ejercicio, hacer una alimentación adecuada, sin tóxicos – sobre todo si se presentan trastornos gastrointestinales - con el agregado de nutrientes, antioxidantes, prebióticos y probióticos, dado que lo que ingerimos es lo que va a determinar qué tipo de microbiota vamos a tener, y esta a su vez si no es la adecuada ser factor o cofactor que predisponga a la aparición o agravamiento de la endometriosis.

6. ¿Se debe proteger la reserva ovárica? La endometriosis suele diagnosticarse entre los 25 y los 35 años y es posible que afecte la reserva ovárica, reduciendo la cantidad y la calidad de los óvulos. La preservación de la fertilidad es altamente recomendable en las mujeres que tienen esta patología, antes de someterse a una cirugía.

En los casos de pacientes con endometriosis que requieren de intervención quirúrgica, la vitrificación de óvulos está indicada previamente a la realización de la cirugía, especialmente en pacientes con más de 35 años. De ese modo, al guardar óvulos, se preserva la fertilidad y aumentan las tasas de éxito posteriores.

La técnica de vitrificación de óvulos permite diferir el embarazo hasta el momento en el que la paciente decida ser madre, con el pronóstico reproductivo que tenía al momento de preservar sus óvulos antes de iniciar el tratamiento. Los resultados son similares a los conseguidos con óvulos frescos. Si bien la endometriosis es una enfermedad progresiva que no tiene cura, hay diversos tratamientos para aliviarla 

7. ¿Consejos para controlarla? Evitar las dietas alimentarias muy restrictivas. Seguir una alimentación sana y equilibrada, incluyendo cinco comidas al día. Aumentar el consumo de frutas y verduras y no abusar de lácteos y carnes.

Mantener la cafeína a raya. El café y las bebidas de cola contienen cafeína, lo que puede influir negativamente sobre los síntomas de la endometriosis.

Practicar deporte con regularidad. Establecer una rutina para hacer ejercicio de manera habitual, ya sea al aire libre, en el gimnasio o en casa. Apostar por seguir hábitos saludables que ayuden a liberar estrés; un ritmo de vida inadecuado y prolongado en el tiempo puede causar un desequilibrio hormonal. Tratar de dormir 8-9 horas diarias y de forma adecuada, porque no sólo importa la cantidad de tiempo durmiendo, sino también la calidad del sueño.

Acudir al ginecólogo/a ante cualquier cambio menstrual. Sobre todo ante el dolor intenso, disminución paulatina de sangre o cambio significativo en el color de la regla. No retrasar la maternidad si se desea ser madre. Recordar que cuanto más años transcurran sin que tener hijos, mayor será la probabilidad de padecer esta enfermedad.

Apostar por los anticonceptivos hormonales para evitar embarazos. Mientras no se deseen tener hijos, este tipo de fármacos son una buena alternativa para evitar embarazarse. Buscar el apoyo de la pareja y amigos. El cariño de los seres más queridos y su comprensión hacia la enfermedad ayudarán a sentirse mejor.

8. ¿Cómo se diagnostica? La ecografía de alta definición es uno de los procedimientos más determinantes hoy en día para diagnosticar esta enfermedad. Se puede detectar también mediante resonancias, marcadores en sangre o biopsia.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios