martes 4 de octubre de 2022
SALUD | 02-12-2021 14:00

Cómo alimentarse al buscar un embarazo

Si estás planificando tener un bebé, lo mejor es hacer una consulta a un nutricionista para mejorar la dieta y favorecer el logro de tu objetivo.

En el proceso reproductivo hay varios factores que entran en juego, que hacen que la fertilidad y la posibilidad de concebir aumenten o disminuyan. La edad y la genética son características que no pueden modificarse, pero la alimentación y el peso pueden adecuarse a esta etapa de la vida para mejorar la reproductividad, así como la calidad de vida.

Aun estando en un peso adecuado, tanto la mujer como el hombre, cuando comienzan la búsqueda de un hijo, es oportuna y sugerida la consulta con una nutricionista especialista en fertilidad para evaluar si existen carencias de algún nutriente esencial para esta etapa.

En la consulta nutricional se van a considerar los antecedentes familiares, los personales previos y se hará una valoración nutricional y de hábitos exhaustiva (factores de estrés, descanso, etc.) para tener un panorama integral.

También se evalúa la tolerancia a ciertos alimentos, el ritmo evacuatorio, la inflamación intestinal o la distensión abdominal. Esto se realiza porque es importante que durante el proceso de búsqueda el organismo se encuentre en equilibrio.

Realizar una dieta estilo mediterránea es la mejor opción: su poder antioxidante ayudará a retrasar el envejecimiento de las células, mejorando la calidad ovárica y seminal. Por otro lado, el efecto antiinflamatorio sistémico va a mejorar el funcionamiento de los distintos sistemas que conforman al cuerpo humano, el reproductivo incluido.

El papel de la microbiota:

Esta dieta también tiene como consecuencia mejorar la calidad de la microbiota, no solo la intestinal.

Aprender a soltar
Leé también
Aprender a soltar

La microbiota es el conjunto de microorganismos (bacterias, hongos, virus y parásitos) que habitan en nuestro cuerpo. La mayor parte se encuentra en nuestro intestino, pero existe también en distintos órganos. Cada uno de nosotros tiene una microbiota particular que está influenciada por nuestra alimentación, nuestro ambiente e incluso nuestra edad o estado hormonal.

El predominio de lactobacilos y bifidobacterias en nuestra microbiota influyen en la mejora de la fertilidad actuando a distintos niveles. Pueden consumirse a través de alimentos como el yogur o en cápsulas.

Tips nutricionales:

Los alimentos a ingerir de manera diaria son:

Frutas y verduras de todos los colores (crudas o cocidas) por su contenido de fibra y ser fuente de prebióticos.

Carnes blancas, principalmente pescados grasos (salmón, atún, arenque, caballa, sardinas) por ser fuente de Omega 3.

Huevo por su calidad de proteínas y de grasas (principalmente insaturadas).

Cereales integrales (pan integral, avena, arroz yamaní, arroz integral, fideos integrales) y legumbres por su alto contenido de fibra.

Palta, frutos secos, aceitunas, aceite de oliva extra virgen, por su contenido de omega 9 y fibra.

 

Fuente:

Lic. Julieta Lupardo, MN 6858 y Lic. Guillermina Sousa MN 9827,

Nutricionistas de Halitus Instituto Médico

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios