miércoles 1 de diciembre de 2021
SALUD | 24-11-2021 12:21

Cómo tratar las alteraciones en el ciclo menstrual

De forma irregular, muy abundante, muy poco, nada... Las variaciones tanto en la cantidad como en la frecuencia son señales que hablan de nuestra salud ginecológica.

En la edad adulta, o sea cuando ya se ha establecido el ritmo habitual de la menstruación en la mujer, alrededor del 20% presentan alguna forma de trastorno.

Dos variantes:

Polimenorrea, que es el aumento de la frecuencia de las menstruaciones (en vez de una cada 28 días puede ocurrir más seguido, hasta dos o tres en el mes). Este es un trastorno típicamente hormonal, es decir de cualquiera de las glándulas involucradas en el ciclo: hipófisis, tiroides, suprarrenales u ovarios.

Oligomenorrea, que es lo contrario, es decir, es el caso en que las menstruaciones son aisladas, aparecen cada 35 a 90 días de intervalo, y puede deberse, además, a exceso de actividad física, disminución de la masa corporal,
síndrome anémico y trastornos neurológicos o emocionales.

La alimentación es patrimonio de la familia: los  profesionales podemos acompañar, pero las decisiones, son de cada familia en particular
Leé también
Aprender a comer

Hay casos de mujeres anoréxicas, deportistas de alto rendimiento, bailarinas clásicas o modelos profesionales en las cuales la privación de una alimentación adecuada asociada a la exigencia y el estrés provocan una disminución de la masa corporal y comienzan a faltar las menstruaciones hasta llegar muchas veces al cese total de las mismas.

Un ciclo normal se considera entre 21 y 35 días entre una y otra menstruación. Más de 35 es oligomenorrea y menos de 21 es polimenorrea. Por lo tanto, una variación de 3 a 5 días es normal.

Tratamiento:

La polimenorrea, se trata con hormonas, hasta restablecer la función alterada; generalmente se utilizan estrógenos. En el segundo caso, la oligomenorrea, la paciente debe recuperar su masa corporal normal y sus glóbulos rojos, ya que puede haber anemia y luego restablecer la función ovárica que está suspendida.

Cuando está alterada la cantidad:

Si existe sangrado abundante o excesivo, hipermenorrea, que dura más de lo habitual, hay que investigar los factores de la coagulación, si existen miomas uterinos, endometriosis, inflamaciones crónicas, tumores uterinos, hipertensión. Si, por el contrario, el sangrado es muy escaso, hipomenorrea, puede deberse a malformaciones uterinas, secuelas de raspados, medicamentos, anticonceptivos, etc.

Recomendaciones:

Llevar un control escrito, no solo de las fechas, sino del número de apósitos diarios o cualquier suceso que llame la atención.

Si se repiten por más de tres ciclos, consultar con el ginecólogo.

Considerar a la menstruación no solo un indicador de salud ginecológica y hormonal sino también de la salud en general.

Puede conducir a un diagnóstico temprano de una patología sistémica. Prestarle mayor atención y hacerse los chequeos ginecológicos anuales.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios