miércoles 1 de diciembre de 2021
SALUD | 19-11-2021 13:12

Bebidas antipanza: Diuréticas, deshinchan y frenan el apetito

Existe una gran cantidad, y todas pueden ayudarnos a desinflamar el abdomen, lucir una cintura estrecha y pancita chata. Te contamos todo en esta nota junto a los hábitos fundamentales para una buena salud digestiva.

La panza es un tema que siempre nos preocupa. Y si bien son varios los hábitos que podemos modificar para combatir este problema, existe una solución que está al alcance de todos: bebidas que deshinchan y nos ayudan a reducir el abdomen.

¿De qué manera lo hacen? Brindan saciedad, reducen la retención de líquidos, incrementan el metabolismo, controlan el apetito y favorecen la pérdida de peso. ¿Algunas de ellas? Infusiones a base de hierbas, yogures, jugos, licuados de verduras, algunas sopas, entre otras.

Además, debemos evitar consumir las bebidas que hinchan, como las gaseosas, jugos sintéticos o con mucha azúcar. También, es importante saber que una alimentación rica en calorías, comidas industrializadas y poco naturales, el estreñimiento, comer demasiado rápido, la falta de actividad física, desórdenes digestivos o estrés, tampoco ayudan si queremos tener una panza chata.

Las causas:

"Las bebidas no hinchan o dejan de hinchar por ellas mismas sino por su propia composición o características. Además, lo que hace que una persona se hinche o no, no sólo depende del estímulo (comida, bebida, etcétera) sino de la sensibilidad del individuo a ese estímulo y al momento en que este llega. Y aquí el estrés es un gran indicador. Por ejemplo: De vacaciones uno puede comer un lechón adobado y no pasa nada, y en el trajín de todos los días nos cae mal el té con galletitas", dice el doctor Luis M Bustos Fernández, médico gastroenterólogo.

Hay distintos tipos de causas que llevan a que una persona se hinche o no a través de las bebidas. "A veces es por excesiva ingesta de gas (gaseosa), otras, por consumir bebidas con mucha azúcar -lo que estimula la flora bacteriana-. También puede darse por intolerancias alimenticias como puede ocurrir con la leche en el caso de la intolerancia a la lactosa", afirma el doctor.

También hay que prestarle atención a la cantidad de sodio que puedan tener las bebidas. La retención de líquidos en los tejidos de nuestro cuerpo depende mucho de esta circunstancia.

Aliados antiinflamación:

Agua sin gas: previene los atracones. Todos los especialistas afirman que como bebida en sí, lo mejor es el agua ya que no solo no inflama sino que no tiene ningún efecto colateral. Favorece la hidratación y mejora la evacuación gástrica. Se recomienda beber dos litros por día.

Agua con limón: es un excelente desintoxicante y desinflamante. Es ideal tomar siempre un vaso de agua con limón al levantarse. Es alcalinizante y ayuda a desintoxicar el aparato digestivo. Mejora la digestión y colabora con el descenso de peso.

Yogur: favorece el movimiento intestinal. En general, todos los yogures y lácteos modificados con lactobacilos no inflaman. Los bífidus y lactobacilos presentes en los yogures son unos microorganismos que, según se ha demostrado, estimulan el sistema inmunológico y el movimiento intestinal, lo que es fundamental para desinflamar el intestino. De todas formas, es importante remarcar que la tolerancia a los yogures es individual y depende de cada organismo.

Licuados de verduras verdes: contienen vitaminas y minerales y por sobre todo enzimas que contribuyen a la buena digestión.

Jugo de manzana: desintoxica el organismo ya que le permite deshacerse del exceso de grasa, toxinas y calorías innecesarias. Contiene fibra y taninos que descongestionan la mucosa digestiva. A su vez, su contenido calórico es muy bajo, brinda saciedad, y produce un gran efecto depurativo (estimula el trabajo renal, eliminando el exceso de líquido acumulado) También ayuda a evitar la hinchazón abdominal y favorece la eliminación de gases.

Bebidas diuréticas: su función es estimular la liberación de orina. Existen sustancias diuréticas que se encuentran en la naturaleza (en hierbas como el diente de león, por ejemplo) o en algunos alimentos (uvas, ananá o piña, manzanas, pera, melón, alcaucil, apio, espárrago etc.) Si consumimos estos productos, tendrán efecto diurético.

Bebidas que controlan el apetito: son los platos salados y calientes como los caldos o sopas. Son ideales para tomar antes de las comidas, ya que brindan saciedad. Si incorporamos clara de huevo a los caldos, tendremos más saciedad y, por lo tanto, se controlará mejor el apetito.

Infusiones que deshinchan:

Té de hierbabuena o menta verde: relaja los músculos del colon (intestino grueso). Esto ayuda a aliviar la molestia del exceso de gases acumulados en el tubo digestivo. Resulta muy útil su consumo para tratar casos de flatulencias y distensión abdominal. Una taza de estas infusiones antes de las comidas es excelente para una buena digestión.

Té verde: es el que todos conocemos, pero sin los procesos de fermentación al cual se lo somete para darle su aroma y gusto característicos. Sus polifenoles ayudan a eliminar tejido graso. Cuánto tomar: dos a tres tazas al día.

Té rojo: tiene bajo contenido en cafeína lo que ayuda a reducir grasas del organismo. Al igual que el té verde común, posee excelentes propiedades antioxidantes. Un efecto comprobado del consumo habitual del té rojo endulzado con miel o azúcar integral, es la disminución significativa de los niveles de colesterol. Cuánto tomar: tres a cuatro veces por día.

Infusiones a base de canela: combaten flatulencias y distensiones abdominales. Se recomienda tomar una taza después de las comidas. Facilita los procesos digestivos y ayuda a tratar situaciones de estreñimiento o digestiones lentas.

Tés reductores: son el té verde y rojo, mate, marrubio, fucus y llantén mayor. Eliminan tejido graso, moderan el apetito y actúan como saciantes. Cuánto tomar: una taza 15 minutos antes de las principales comidas.

Tés antihinchazón: son la manzanilla y la menta (verdaderos antiinflamatorios gastrointestinales). También el anís verde, hinojo, coriandro, cuya actividad es disminuir la tensión y eliminar los gases que hinchan la panza. Poseen actividad antiinflamatoria Cuánto tomar: una taza antes de cada comida.

Tés con actividad diurética/antirretención: son el de cola de caballo, estigma de maíz, buchu, palo pichi, diente de león. Cuánto tomar: tres veces al día. No excederse porque pueden producir pérdida de potasio.

Líquidos que inflaman:

Si queremos bajar la panza y la retención de líquidos, lo mejor es poner bajo control las siguientes bebidas... o evitarlas directamente.

Todo lo que tenga cafeína: té común, café, mate.

Jugos sintéticos: los que tengan mucha concentración de azúcar. El azúcar aumenta el nivel de grasa abdominal.

Algunos edulcorantes: porque de acuerdo a cada organismo, a veces, también contribuyen a la inflamación abdominal. En este caso hay que prestar atención a las aguas saborizadas 0% azúcar. Tanto el gas como los edulcorantes pueden inflamar.

El alcohol: debido a su alto contenido calórico, genera un aumento de peso y por ende de adiposidades en el abdomen. Además produce distensión abdominal (por ejemplo: la cerveza).

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios