miércoles 1 de diciembre de 2021
SALUD | 16-11-2021 08:55

Cómo tratar la escoliosis

Se trata de una desviación lateral de la columna vertebral que, la mayoría de las veces, se diagnostica en adolescentes. De adultos, puede producir dolores de espalda y problemas posturales.

El problema de la desviación de columna o escoliosis está mucho más extendido de lo que se cree. De hecho se calcula que puede afectar a entre un 2 % y un 3 % de población y muchos no lo saben. Las principales complicaciones con las que pueden encontrarse los adultos que la padecen son:

Dolores de espalda: Los adultos con escoliosis de pequeños tienen mayores riesgos estadísticos de sufrir un dolor crónico en la espalda.

Cambio postural: A veces la escoliosis va haciendo que la persona adopte malas posturas, pueden aparecer leves deformaciones, como costillas más prominentes, caderas desalineadas, un hombro más alto que el otro o tendencia a inclinar el tronco hacia un lado.

Tratamiento:

Cuando las personas descubren sus escoliosis de adultas es muy raro que vaya a aumentar, como mucho lo hará un grado cada dos o cinco años.

Sin embargo, es importante seguir una serie de consejos posturales para mejorarse y si el dolor es persistente se deberá consultar al médico, quien seguramente derivará a un fisioterapeuta para hacer kinesiología.

El ejercicio es una de las mejores formas de combatir el dolor provocado por esta causa. Deportes como la natación ayudan a fortalecer la musculatura lumbar de forma que no sea la columna la que soporte todo el peso. Si la musculatura ayuda a la columna, disminuirá la tensión sobre ella y por tanto, el dolor.

Si el dolor es muy acentuado, el médico puede recetar calmantes, antiinflamatorios o relajantes musculares.

Recomendaciones:

Para evitar que esta desviación de columna impida hacer vida normal:

Levantarse de la cama con suavidad. Ponerse de costado e incorporarse lentamente hasta sentarse en el borde de la cama. Recién ahí pararse.

Sentarse derecho. Mantener la espalda lo más recta posible y el coxis completamente apoyado en el respaldo.

Dejar reposar la nuca y colocar los brazos sobre el posabrazos. El cuerpo debe quedar en forma de L al estar
sentados.

Caminar sin encorvar los hombros. Mantenerlos rectos, sacar pecho y ubicar el abdomen hacia dentro.

Actividades en casa:

En el día a día también hacemos una serie de movimientos que nos perjudican. La regla general es que al estar de pie tratar de mantener la cabeza en alto, sin inclinarte hacia delante, un error frecuente en tareas caseras:

Al planchar: en este caso, la solución es procurar que la tabla de planchado esté lo suficientemente alta para que no te obligue a inclinarte. Si vas a estar un rato parado, descansar un pie sobre un taburete y alternarlo con el otro pie.

Al hacer la cama: ir a cada lateral para extender la sábana y evitar tener que estirarte. Tampoco dobles la espalda. Flexionar las rodillas para levantar el colchón.

Al barrer o fregar: tomar el mango con las manos a una altura entre el pecho y la cadera.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios