miércoles 16 de junio de 2021
JARDíN Y MASCOTAS | 01-01-2017 17:50

Pirotecnia: cómo proteger a los perros del ruido

Para muchos, las fiestas son momentos de felicidad y unión familiar, no así para las mascotas que sienten pánico al ruido y las luces producidas por los fuegos artificiales.

Hay que tener en cuenta que los perros oyen con el doble de intensidad y los gatos con el triple que nosotros. ¿Qué hacer en estos casos? Empezar a preparar a nuestras mascotas desde antes.

Aquí te pasamos unos prácticos consejos para ayudar a tus animales a pasar unas fiestas más tranquilas:

Mantenelos dentro de tu casa en esos días. Así evitarás que se escapen por el miedo y se pierdan.

Sacá a tu perrito a hacer sus necesidades un par de horas antes de que empiecen los fuegos artificiales.

El nombre del tulipán proviene de la palabra turca “tulbend” que significa turbante y hace referencia al parecido de la flor con esa prenda típica de Oriente
Leé también
Tiempo de tulipanes

Creá una guarida para tu perro o gato con cajas de cartón y poné adentro sus mantas favoritas y una remera tuya (preferible usada, con restos de sudor) para que sientan tu aroma. Construíla con semanas de anticipación para que se acostumbren a ella y la sientan como un verdadero refugio.

Tratá de hacerlos jugar con sus juguetes favoritos para distraer su atención.

Cultivar tomates  en casa
Leé también
Cultivar tomates en casa

Los gatos y perros tienden a beber más agua cuando están estresados. Asegurate de mantener su recipiente lleno y limpio.

Hay algunos productos que podés usar para ayudar a calmarlos, como valeriana para mascotas.

Si es un conejo o hámster, agregales un colchón extra de viruta, para darles la oportunidad de escarbar y esconderse.

Antes de que tu perro se lance al agua, asegurate de que no haya zonas peligrosas, como rocas ocultas o resbaladizas.
Leé también
Perros nadadores

Si tu mascota vive en el jardín, ponela dentro de tu casa.

Cubrí su guarida con una manta para que no vea los destellos de los fuegos artificiales.

Distraelos escondiéndoles juguetes y recompensalos.

Semanas antes, acostumbralos a escuchar música clásica. Está probado que los calma y ayuda mucho.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios