miércoles 25 de noviembre de 2020
SOCIEDAD | 19-11-2020 06:29

Planificá tu retiro con tiempo y sin estrés

Quizá la palabra jubilación no nos guste mucho, pero es una etapa de la vida que, llegado el momento, habrá que afrontar con inteligencia, para poder cumplir con todos los proyectos.

Antes de ponerse a cumplir con todo aquello que siempre se quiso hacer después de la vida laboral, hay que organizar algunas cosas, como asegurarse medios financieros para subsistir o elegir un sucesor en el trabajo. Por eso, a algunas personas ya las marea la sola idea de todo lo que tienen que preparar antes de la jubilación.

”El estrés siempre surge cuando hay inseguridad e incertidumbre”, observa Tim Hagemann, profesor de psicología laboral, organizacional y de salud de la Universidad de Ciencias Aplicadas de la Diaconía en Bielefeld, Alemania.

Esto se puede cambiar tomando el toro por las astas”, añade. En concreto, se trata de planificar y actuar. “Un primer paso puede ser empezar a hacer anotaciones”, aconseja el psicólogo.

”Planear con tiempo es muy recomendable”, coincide la psicóloga Ursula Staudinger. “Dejar que ese momento de la vida se venga encima sin planearlo es mucho más difícil”, advierte.

La experta afirma que es importante contactar con tiempo a las oficinas públicas a cargo de la jubilación y no a último momento.

Planificar el ingreso del cual vamos a vivir el último tercio de nuestra vida no es un trámite. Hay que ocuparse.
Planificando la transición con tiempo se puede evitar el estrés del pase a la jubilación. 

Adelantar los trámites:

Hagemann recomienda a quienes están preocupados que aborden el asunto de manera activa. Sobre todo porque, en su opinión, cuando uno se siente inseguro, tiende a poner el foco más en los miedos que en las soluciones.

Damos vueltas y vueltas al asunto en la mente y nos preocupamos, por ejemplo por la jubilación, pero no tomamos el teléfono y llamamos a alguien que nos pueda asesorar”, añade. En general, considera que la mayoría de las dudas se pueden despejar con un llamado de apenas media hora.

Staudinger también aconseja a quienes están por jubilarse que busquen ayuda. Esta puede provenir, por ejemplo, del empleador, ya que muchos departamentos de personal apoyan en los trámites que hay que completar. También los municipios ofrecen asesoramiento. En nuestro país, el Anses ofrece atención virtual y presencial a las consultas de los futuros jubilados.

Sentimientos encontrados:

Nadie debería sentir estrés por temor a deprimirse durante la jubilación. “Es normal. Por más que a uno lo alegre la idea de jubilarse, se puede sentir cierto vacío”, indica Tim Hagemann.

Es un gran cambio. Acostumbrarse lleva un par de meses”, agrega, apuntando que incluso quien tenían grandes planes a veces se decepcionan un poco.

Por eso, es bueno si también se abona el terreno en el ámbito social. Quienes tienen pasatiempos y cultivan intereses durante la vida laboral, probablemente tengan menos dificultades en la nueva etapa. Hagemann explica que también es importante fortalecer las relaciones a lo largo del tiempo.

Si no presto atención a mi familia en diez años, después no puedo aparecer y decir: ‘aquí estoy’”. Muchos sueñan con el período de la vida en el que tendrán más tiempo para hacer lo que siempre quisieron, pero luego no se les ocurre nada. El psicólogo cree que en este caso también pueden ser muy útiles los recordatorios. “Uno se puede ir anotando cosas que quiere hacer cuando tenga tiempo”, dice.

Ursula Staudinger opina que lo mejor es armarse una estructura individual. “Se ha observado que si después de uno o dos años de haberse jubilado no se encuentra una actividad significativa que implique cierto compromiso, esto pesa sobre la salud”, advierte.

Por eso, recuerda que los desafíos y proyectos son importantes para mantenerse sano y activo. “No deben ser demasiados, porque en ese caso enferman. Pero si no se tiene ninguno, tampoco es saludable”, concluye.

Requisitos:

Para tramitar la jubilación se toman en cuenta los años de trabajo con aportes y la edad de la persona.

En general, las mujeres deben tener 60 años, los hombres 65 años, y haber aportado durante 30 años. Esto puede variar según la actividad realizada.

Si se tiene la cantidad de aportes necesarios y la edad requerida, se puede iniciar el trámite de jubilación.

Jubilarse en Argentina:

Web site:

anses.gob.ar Ingresá y constatá si cumplís con los requisitos.

Verificá tus aportes:

Todos deben estar registrados en Mi ANSES.

Ingresá en atención virtual:

En asistencia del inicio de jubilación, para comenzar tu trámite.

Otra opción:

Sacar turno Si tu oficina tiene atención al público presencial.

Trámite iniciado:

Si no cumplís con los requisitos, se recomienda consultar a un abogado.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios