martes 21 de septiembre de 2021
SALUD | 11-08-2021 07:22

Taiso: La gimnasia japonesa del bienestar

Movimientos para tener buena salud, que trabajan la flexibilidad y favorecen todo el cuerpo: de eso se trata esta antigua práctica oriental para mantenernos en forma y con energía.

El taiso es un tipo de gimnasia de origen japonés que se practica hace, al menos, 800 años y que tiene como objetivo la preservación de la salud. Hoy en día, su práctica ha trascendido las barreras de Asia. El trabajo de la flexibilidad de las articulaciones y la elongación muscular que propone el taiso permite alcanzar una mejora en todos los niveles del cuerpo.

Trabajar las articulaciones:

Cuando nos referimos a prácticas asiáticas y milenarias, tenemos que tener en cuenta que se parte de una concepción diferente, pues cuerpo, mente y alma no son sino puntos en relación de nuestra energía vital, de nuestro Chi.

Si nuestra energía fluye armónicamente en un estado de equilibrio significa que estamos saludables. El recorrido del Chi se produce en nuestro cuerpo a través de unos canales llamados meridianos.

Si esta energía se ve impedida de fluir libremente se producen desórdenes que, de persistir se traducirán más tarde en enfermedades. Estos meridianos atraviesan todas nuestras articulaciones, y si estas se encuentran bloqueadas por rigidez, también el fluir de la energía se va a ver comprometido.

Es por esto que a pesar de no ser el taiso una disciplina de trabajo energético como sí lo son el tai chi o el shiatsu, el propósito que busca colabora en mantener un libre fluir de la energía.

En el taiso se realizan ejercicios suaves, distendidos, buscando la mayor amplitud en el movimiento, siempre respetando las limitaciones individuales.
EL CHI VITAL: Si nuestra energía fluye armónicamente en un estado de equilibrio significa que estamos saludables.

Sus movimientos:

En el taiso se realizan ejercicios suaves, distendidos, buscando la mayor amplitud en el movimiento, siempre respetando las limitaciones individuales y de cada articulación.

Se trabaja en varias posturas, y en cada una de ellas se combina movilidad articular, elongación y fuerza muscular buscando flexibilizar las articulaciones. No se realizan esfuerzos para lograr una gran elongación sino que se utiliza sólo el peso del cuerpo. En cada movimiento se combina movilidad articular y estiramiento muscular de tal manera que se obtenga el mejor resultado para cada articulación comprometida en el ejercicio.

Aportes de esta práctica:

La gimnasia taiso emplea movimientos dinámicos que pueden ser practicados sin preparación previa.

Corrige vicios posturales, nutre y lubrica las articulaciones, mejora la coordinación muscular, alivia contracturas, dolores articulares y musculares originados por la rigidez articular y la tensión muscular, facilita un estado de relajación y distensión. Es una gimnasia ideal para niños así como también para adultos mayores. Estos son sus beneficios:

• Flexibiliza y fortifica los músculos, las articulaciones y los tendones de todo el cuerpo.

• Masajea los órganos internos gracias a su particular método respiratorio, mejorando su funcionamiento.

• Elimina la grasa superflua en todo el cuerpo, dándonos más vitalidad.

• Relaja nuestro cuerpo y nuestra mente, mejorando la capacidad de concentración haciéndonos más eficaces en nuestra vida personal y profesional.

• Estimula nuestra energía interna, ayudando a la eliminación de la energía negativa bloqueada en las diferentes partes de nuestro cuerpo, causante de dolores y enfermedades.

• Sobre las células: les aporta un metabolismo activo y una renovación rápida de energía.

• Sobre el corazón: tiene beneficios en la frecuencia cardíaca.

• Sobre los órganos digestivos: les proporciona un buen funcionamiento y realiza un continuo masaje abdominal.

• Mejora la salud y la flexibilidad de la espalda, favorece una correcta respiración aumentando así nuestra capacidad pulmonar, ya que en la inspiración podemos llegar a llenar nuestros pulmones hasta un 95 por ciento de su capacidad y al espirar el volumen de oxígeno residual se reduce a un 5 por ciento.

En el taiso se realizan ejercicios suaves, distendidos, buscando la mayor amplitud en el movimiento, siempre respetando las limitaciones individuales.

Movimientos y beneficios:

La ola: imita el movimiento continuo del flujo y reflujo de la ola. Fortifica los brazos, piernas, espalda, muñecas y músculos abdominales, favoreciendo la apertura de la caja torácica y es bueno para los músculos del cuello.

El viento: balanceo del cuerpo siguiendo el soplido del viento. Fortifica los brazos, piernas, espalda, flexibiliza los hombros y actúa sobre los intestinos.

La roca: flexibiliza las piernas, efectos sobre las rodillas, muñecas y aporta energía.

El pino: simular la imagen del pino, que no se rompe a pesar de la fuerza del viento. Fortifica los tobillos y procura flexibilidad a las rodillas.

La grulla: mantener el equilibrio sobre una pierna. Desarrolla los abdominales, fortifica los tobillos y espalda, aportándonos equilibrio.

La serpiente: movimientos en espiral flexibilizando los hombros, los músculos de la espalda y abdominales, otorga movilidad a las rodillas y masajea el estómago.

El dragón: elevarse como el dragón en furia. Estira todo el cuerpo, devuelve la flexibilidad a las rodillas, muñecas y codos, desarrollando los tobillos. El equilibrio aporta energía.

La mariposa: imita los batidos alegres y graciosos de la mariposa. Fortifica los brazos, descontrae la espalda, favorece la abertura de la caja torácica.

La cascada: el choque del agua sobre la roca. Fortifica los músculos de las piernas y desarrolla el equilibrio.

El sol: dibujar por medio de grandes círculos el elevarse y ocultarse del sol, que simboliza el cielo de la naturaleza. Estira los músculos de la espalda y obra sobre los riñones.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios