miércoles 25 de noviembre de 2020
SALUD | 19-11-2020 06:57

Quemados, Síndrome de burnout

Si nuestro cuerpo no nos puede seguir el ritmo, tanto a nivel físico como emocional, quizá estemos sufriendo el síndrome del burnout o lo que se conoce como estar quemado.

Las condiciones laborales han cambiado drásticamente en los últimos meses producto del confinamiento social por la pandemia del covid-19. El síndrome del trabajador quemado, médicamente conocido como síndrome de burnout, significa estar en un estado de depresión por agotamiento. Cada vez más personas no pueden hacer frente a la presión de su entorno, el trabajo y la familia. Sin embargo, si tomamos medidas en una etapa temprana, se puede evitar.

El doctor Juan Stabile, traumatólogo y especialista de DIM Centros de Salud, explica que es un trastorno emocional que está vinculado con el ámbito laboral, el estrés causado por el trabajo y el estilo de vida del empleado.

“Este síndrome puede tener consecuencias muy graves, tanto a nivel físico como psicológico. Los síntomas más comunes son depresión y ansiedad, motivo de bajas laborales. Este síndrome no se relaciona estrictamente con la postura corporal, pero una zona de trabajo acorde, un ámbito laboral sano y un trabajo en equipo disminuyen las probabilidades de padecerlo”.

Durante los meses de la cuarentena o distanciamiento social la mayoría de los empleados pasaron al modo tele-trabajo o home office, por lo que pasan largos periodos de tiempo sentados y en muchos casos en posiciones inadecuadas para el cuerpo, no tienen equilibrio entre a vida laboral y personal, y asumen tareas que no corresponden con sus funciones y cargos.

Quemados, Síndrome de burnout
El teletrabajo por la pandemia acrecentó los casos debido al encierro, las malas posturas corporales y el estrés

Por lo general, trabajan con mobiliario no adaptado para dichas tareas (silla y mesa de la cocina, sillón, etc), por lo tanto, las consultas más frecuentes abarcan patologías con síntomas como dolor cervical, dolor en región lumbar, dolores articulares, mareos y cefaleas”, advierte Stabile.

Sentimientos negativos:

El burnout ocurre cuando alguien llega a sus límites mentales, físicos y emocionales. Pero lo que conocíamos como burnout hasta hoy, en este contexto de pandemia y aislamiento, ha cambiado y se ha adaptado a esta nueva realidad. Otros indicadores, más psicológicos, del burnout son:

Agotamiento intenso, con una sensación enorme de falta de energía.

Desapego por el trabajo y todo lo relacionado con el mismo. Esto puede acarrear problemas de comportamiento e insensibilidad.

Sentimiento de inferioridad profesional: inseguridad en el empleo y desmotivación.

Sentirse excluido de la empresa y del equipo: algo que ahora, con la virtualidad, puede sentirse más palpable (reuniones virtuales donde no nos incluyen, encuentros perdidos, etc).

Dificultad para poner límites: hoy, con la computadora delante nuestro, en nuestra casa, las 24 horas del día, poner un punto a la jornada laboral, se hace complicado (aunque la ley de teletrabajo ya estipula un horario de desconexión).

Problemas para separar la vida profesional de la vida laboral.

Actitud cínica o muy crítica: los signos de irritabilidad e impaciencia constantes con colegas o clientes pueden estar directamente relacionados con el agotamiento y necesitan ser un punto de atención antes de causar un burnout.

Quemados, Síndrome de burnout
Descansar lo suficiente es esencial para sentirnos bien en lo físico y mental

Cómo prevenirlo:

Es importante que desde las empresas se bajen lineamientos saludables: la importancia de realizar ejercicio, de finalizar la jornada laboral y dedicarse a disfrutar, alimentarse de una manera saludable y poner énfasis en la importancia de cuidar la salud mental (con meditación, relajación, etc.). También puede ayudar:

Administrar los factores estresantes que contribuyen al agotamiento del trabajo. Una vez identificado lo que está alimentando los síntomas de Burnout, es posible hacer un plan para resolver los problemas.

Discutir las preocupaciones específicas con nuestro jefe. Tal vez las puedan trabajar juntos para cambiar las expectativas o llegar a soluciones.

Ajustar la actitud. Redescubrir los aspectos agradables de nuestro puesto. Establecer relaciones positivas con los compañeros para lograr mejores resultados.

Evaluar intereses, habilidades y pasiones. Una evaluación honesta puede ayudar a decidir si debe considerar un trabajo alternativo, como por ejemplo uno que sea menos exigente o que mejor se ajuste a nuestros intereses o valores fundamentales.

Hacer ejercicio. La actividad física regular como caminar o andar en bicicleta, puede ayudar a lidiar mejor con el estrés. También puede contribuir a desconectar fuera del trabajo y dedicarnos a otra cosa que nos guste.

Quemados, Síndrome de burnout
Los chicos fueron los invitados obligatorios en las reuniones de Zoom. Difícil concentrarse...

Tips anti burnout:

Al trabajar, levantarse de la silla cada 40 minutos por cortos periodos de tiempo. Realizar micropausas de descanso (varias pausas pequeñas son más aconsejables que una pausa prolongada).

No cruzar las piernas. Si es necesario, usar medias de compresión.

Realizar flexión de los dedos y de los pies, movimientos circulares de los tobillos, andar sobre la punta de los pies y sobre los talones, estos ejercicios favorecen la circulación sanguínea. Hacer elongación y movilidad de cuello, miembros superiores e inferiores.

Cambiar frecuentemente la postura durante la jornada (alternar entre sentado y de pie).

Alejar la mirada del monitor unos segundos. No esperar a sentir algún dolor muscular o articular para cambiar la postura o tomar un descanso..

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios