miércoles 25 de noviembre de 2020
SALUD | 18-11-2020 14:12

Cómo tratar un hematoma

Si sos de las que ante cualquier golpecito te aparece un moretón, aquí te brindamos consejos sobre cómo actuar y ayudar a que desaparezca más rápidamente.

Un hematoma es una acumulación de sangre, causada por la rotura de vasos capilares, que aparece generalmente como respuesta corporal ante un golpe o una contusión. A veces es visible mientras que otras surge a partir de traumatismos internos.

La protectora Vitamina C
Leé también
La protectora Vitamina C

Se puede producir por diversas causas: por ejemplo, un traumatismo superficial a partir de una caída o un golpe. También existen casos más severos como un hematoma cerebral o alguno que esté dentro de la cavidad abdominal.

Existen tres tipos de hematomas: subcutáneo (debajo de la piel), intramuscular y perióstico (en el hueso). Los hematomas pueden durar desde días hasta meses.

Su ciclo de vida:

Los principales síntomas de un hematoma son dolor, inflamación y decoloración de la piel. Los hematomas tradicionales, surgidos a partir de un traumatismo, van cambiando su coloración con el correr de los días y se reabsorben. Pasan de un color rojo/violeta a un tono amarrillo/verde hasta que desaparecen.

Mientras más grandes sean, mayor tiempo tardarán en irse. En algunos casos, cuando el hematoma es muy grande y le salió mucha sangre, puede pasar que la piel quede un poco pigmentada. Para eliminarlo es necesario un tratamiento dermatológico.

Qué hacer:

Aplicar hielo sobre el hematoma para ayudar a sanar más fácilmente y reducir la inflamación. Colocar el hielo envuelto en un trozo de tela.

No ponerlo directamente sobre la piel y aplicarlo hasta 15 minutos cada hora.

Mantener la zona del hematoma levantada por encima del nivel del corazón. Esto ayuda a evitar que la sangre se estanque en el tejido afectado.

Tratar de descansar la parte del cuerpo con el hematoma,

Si es necesario, tomar paracetamol para ayudar a reducir el dolor.  No se lo debe tocar ni pinchar. Esto, además de no servir, genera un sangrado y aumenta el riesgo de contraer infecciones. Ante la duda, consultar al médico.

En el mercado hay varios tipos de cremas y geles que pueden ayudar a tratarlo. El árnica es conocido por su efecto antiinflamatorio.

Para prevenir, en el caso de los hematomas producidos por traumatismos, conviene usar elementos de protección para las prácticas deportivas, como canilleras o tobilleras.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios