jueves 29 de julio de 2021
SALUD | 15-07-2021 08:25

Método Kaizén: Pequeños pasos que transformarán tu vida

Ya sea para la salud, las relaciones o el trabajo, este sistema de origen japonés ayuda a lograr nuestros objetivos y plantearnos nuevos desafíos. La clave está en mejorar de manera continua.

Los expertos aseguran que, debido a la pandemia, en el 2020 aumentó la ansiedad social y que el problema sigue tan vigente actualmente como el año pasado.

Una forma de hacer frente a esta inestabilidad emocional y poner en orden nuestras vidas es utilizar el método japonés Kaizen que solo pide un minuto al día para transformar la realidad poco a poco.

El Kaizen nació en Japón en los años 50 con el objetivo de reconstruir la industria japonesa tras la guerra. La palabra Kaizen surge de la contracción de dos términos japoneses: Kai: cambio y Zen: que se traduce como pensamiento o sabiduría.

Método kaizén: Pequeños pasos que transformarán tu vida
Metas: Lao Tse dijo que "un viaje de mil millas empieza con el primer paso" y según el Kaizen, cada logro se compone de pequeños pasos.

Es decir, cambiar para mejorar sería la esencia de este método que busca la evolución continua y que se basa en la repetición de pequeñas mejoras en el día a día. Se trata de un método aplicable a prácticamente todos los ámbitos, y con un gran éxito en el mundo empresarial.

Mediante gestos mínimos, podemos alcanzar grandes objetivos. Ya sea en torno a la salud, las relaciones, el dinero o nuestra vida laboral.

Método kaizén: Pequeños pasos que transformarán tu vida
La clave: El kaizen signifi ca ir a tu propio ritmo, esforzarte cada día un poco más, llegar cada día un poco más lejos, pero sin presionarte demasiado. Hay que disfrutar el camino.

La regla del minuto:

Los cambios que nos propongamos deben ser tan pequeños que al principio apenas notemos la diferencia en nuestra vida diaria. Se trata, por ejemplo, de comer una fruta o verdura más por día, o meditar cinco minutos el domingo. Una vez transformado un hábito o creado uno nuevo, ya podremos decidir si queremos dar un paso más allá en ese hábito o lograr otro diferente.

Este sistema promete a través de la regla del minuto que los hábitos diarios cambien de verdad. La puesta en práctica no puede ser más fácil y consiste en repetir una misma tarea durante 60 segundos día tras día para convertirla en un hábito y, gracias a esta constancia, perfeccionarla hasta que completarla de manera óptima sea lo normal.

Por ejemplo, algunos comportamientos positivos que podemos aplicar en la rutina diaria serían: después de desayunar, acostumbrarnos a lavar las tazas inmediatamente; luego de la ducha, colgar las toallas sin dejarlas en la habitación o en el suelo; colgar toda la ropa al desvestirnos o después de beber agua, rellenar la botella y ponerla en al heladera... Gestos que parecen insignificantes pero en su conjunto logran muy buenos resultados en ahorro de tiempo y orden.

Método kaizén: Pequeños pasos que transformarán tu vida
Solo una fruta más por día, y llegarás a las 5 que se recomiendan para una buena salud.

Cómo aplicar el método en la vida:

El kaizen es una filosofía que se basa en dos pilares fundamentales:

La gradualidad

La continuidad

Se trata de descomponer nuestros objetivos en pequeñas tareas, de forma que demos solo un paso a la vez. De esta forma nos mantendremos motivados y concentrados. Estos pasos deben ser continuos; avanzar cada día, aunque sea un poco y aunque lo que hagamos no sea perfecto al ciento por ciento.

El primer paso es hacer un registro de nuestra vida en este momento. La idea consiste en realizar una valoración honesta y realista de nuestros hábitos, para que podamos crear un plan de nuevos objetivos. Para hacerlo, podemos escribir en una hoja varias "secciones" de nuestra vida y hacernos preguntas, a las que debemos responder. Por ejemplo:

Salud: ¿Cómo nos sentimos con nuestro cuerpo, con nuestra alimentación, con nuestra rutina de ejercicio y descanso? ¿Con qué áreas estamos conformes y contentos, y en cuáles podemos mejorar?

Vida laboral y profesional: ¿Somos realmente felices en nuestro trabajo? ¿Estamos buscando trabajo o un cambio en nuestra carrera? ¿Cómo es nuestra relación con los compañeros de trabajo? ¿Conciliamos bien la vida laboral y familiar?

Economía: ¿Me gustaría ganar más dinero? ¿Hay alguna deuda que deberíamos saldar? ¿hay algo para lo que nos gustaría ahorrar?

Relaciones: ¿Cómo nos sentimos con nuestra familia? ¿Somos felices? ¿Qué pensamos sobre nuestra pareja, nuestros amigos y seres queridos? ¿Qué relaciones nos estimulan? ¿Hay algún vínculo que podríamos mejorar?

Método kaizén: Pequeños pasos que transformarán tu vida
Filosofía Kaizen: “Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy”. Solo se necesita un minuto al día para transformar la realidad poco a poco.

Nuevas metas: ¿Qué nuevos desafíos podríamos proponernos? Lo importante, en este sentido, es pensar en objetivos positivos hacia los que podríamos encaminarnos. Esta última parte es especialmente importante: además de pensar en todos aquellos aspectos de nuestra vida con un margen de mejora, no tenemos que olvidar los nuevos retos que nos gustaría plantear.

Una vez realizado el registro de toda nuestra vida, en los aspectos que más nos importan, es hora de cuestionarnos seriamente nuestra situación actual. En este momento tomar otra hoja de papel y, básicamente, en cada ámbito en los que queramos cambiar, pensar qué podríamos hacer para mejorar la situación. Estas son algunas preguntas que podrían ayudarnos:

¿Qué me va bien en este ámbito?, ¿Qué podría hacer para estar mejor y qué me hace poco productivo?, ¿Qué pequeños pasos puedo dar a corto plazo para avanzar hacia esa situación mucho mejor?

A partir de las respuestas que demos a las preguntas formuladas, nos daremos cuenta de que tenemos un objetivo (o varios) y una lista de acciones que pueden ayudarnos a alcanzarlos. Lo ideal sería que fueran acciones muy pequeñas que puedan llevarse a cabo a corto plazo, para ayudar a nuestros logros y que nos permitan avanzar hacia una felicidad duradera.

Una vez delimitadas todas las áreas de nuestra vida en las que queramos concentrarnos, habrá llegado el momento de priorizar. ¿Hay algunas metas rápidas que podamos lograr con relativa facilidad? Centrémonos en ellas.

La clave está en la mejora continua, así que siempre deberíamos estar pensando en maneras de optimizar la rutina o de simplificarnos la vida.

Método kaizén: Pequeños pasos que transformarán tu vida

Situaciones en las que ayuda:

El kaizen es una excelente herramienta, en especial cuando sabemos exactamente hacia dónde deseamos encaminar nuestros pasos pero, aún así, la meta nos parece demasiado distante. Esta filosofía se puede aplicar cuando:

No nos atrevemos a dar el primer paso porque nos sentimos desbordados por la complejidad de la tarea propuesta.

Nos hemos estancado en el camino porque no logramos vislumbrar el próximo paso o este nos atemoriza.

Estamos pensando en abandonar porque nos parece que el camino que tenemos por delante es demasiado largo o difícil.

Es importante tener en cuenta que la mente siempre nos empujará a la zona de confort, que es donde se siente más cómoda y segura. En esas situaciones, el kaizen es muy útil, ya que nos permitirá continuar avanzando sin agobiarnos.

En conclusión: podés elegir ahora mismo un área de tu vida que quieras mejorar y planificar tu hoja de ruta con los pequeños y graduales cambios que podés ir incorporando hasta alcanzar tu objetivo. ¡Mucha suerte!

Método kaizén: Pequeños pasos que transformarán tu vida

Las 5 "s" en el trabajo:

Este sistema cuenta con cinco preceptos que empiezan por la letra ese y se pueden emplear en cualquier ámbito de la vida: en la organización de la casa, las relaciones personales, el trabajo. etc.

El objetivo de este método es mejorar nuestro espacio de trabajo y nuestro bienestar, o el de nuestro equipo, para ganar en eficiencia y perder menos tiempo y energía, lo que reduce el riesgo de accidentes y mejora la calidad final de la producción. Las 5 "s" designan cinco palabras japonesas:

1. Seiri: clasificar, despejar el espacio de trabajo

2. Seiton: organizar, optimizar el espacio de trabajo

3. Seiso: limpiar el espacio de trabajo

4. Seiketsu: ordenar, evitar la aparición de suciedad y desorden. Esto mejora la productividad y el optimismo.

5. Shitsuke: ser riguroso, mantener la autodisciplina. la constancia es clave para que el método Kaizen funcione y por eso aconsejan que se repita a diario en todos los ámbitos de la vida: social, laboral, familiar, etc. Respetar los principios del método permitirá la puesta en práctica de un sistema de mejora continua que optimice la productividad y la calidad de tu trabajo

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios