domingo 26 de septiembre de 2021
SALUD | 03-09-2021 09:59

Masajes relax con objetos caseros

Existen muchas maneras de aliviar la tensión acumulada. Una de ellas es realizarse un automasaje con objetos que se encuentran en casa. Serán tus "armas" para aflojar músculos, combatir dolores y prevenir contracturas.

El automasaje es un recurso que muchas veces no tenemos en cuenta para aliviar nuestras molestias y dolores. Es efectivo, antiinflamatorio y liberador de endorfinas.

Las mejores zonas para el automasaje serán aquellas que no nos hagan forzar la postura más de la cuenta. Tenemos que llegar de forma fácil y relajada.

Si además de aflojarnos queremos un efecto relajante podemos poner una música suave, darnos antes un baño o una ducha calientes para entonar los músculos, y nos pondremos manos a la obra. El automasaje lo podemos realizar solamente con nuestras manos o también con diferentes objetos para alcanzar una mayor profundidad en los tejidos blandos.

Las pelotitas son perfectas para relajar la espalda. Mejor si están un poco desinfladas.
PELOTAS: Todas sirven para masajear los pies. Cuanto más duras, mejor, porque trabajan de forma más profunda. Igualmente, el movimiento debe ser siempre lento y suave.

Nuestras manos son las que tienen la mayor sensibilidad, pero es cierto que no siempre podemos llegar a todos lados.

Algunos objetos pueden ayudarnos a alcanzar toda la zona que deseamos masajear o por lo menos una parte importante. A continuación, algunos de los objetos caseros con los que podrás automasajearte.

Pelotas de tenis:

Son ideales, pero es importante que estén un poco deshinchadas para que no nos hagan daño cuando las utilicemos. Una técnica muy sencilla para aprovecharlas consiste en poner dos pelotas en una media y hacerles un nudo. Hay que acostarse boca arriba y colocar las dos pelotas a ambos lados de la columna vertebral. Luego, moverse de arriba a abajo y de lado a lado lentamente: enseguida notarás cómo tu espalda se relaja.

En el caso de los pies, aunque siempre se los puede trabajar con las manos, utilizar una pelota de tenis o una con pinches puede contribuir a una relajación mucho mejor. También se puede congelar una botella pequeña de agua y usarla para masajear los pies, ya que el contraste del frío también es bueno para trabajar la musculatura.

El automasaje en los pies ayuda tanto a relajar la planta y los músculos que se encuentran por debajo como a mejorar la movilidad y a eliminar la rigidez.

Las pelotitas son perfectas para relajar la espalda. Mejor si están un poco desinfladas.
Toalla: Enrrollada como una salchicha puede servir para realizar específicamente un masaje de cuello y liberar las tensiones de esa zona.

Para el masaje de pies con pelota de tenis ya sea estando parada o sentada, apoyar el pie, ejercer presión y masajear las plantas. También se puede ubicar la pelota en la zona de los dedos y hacer un movimiento de abanico. Es importante dejar que el pie se afl oje. Otra opción es mover la pelota de los dedos a la planta, el arco externo y la zona posterior, también en abanico. Realizarlo 10 a 15 minutos cada tres o cuatro días.

Toallas de baño:

Para este automasaje solamente se necesita una toalla de tamaño pequeño o mediano. La debemos enrollar como si fuese una salchicha y tomarla de cada extremo de manera de acunar suavemente con el movimiento de un lado a otro la base de la cabeza y la parte alta del cuello. Así relajarás la cabeza sobre la toalla. Esta también puede servir para realizar específicamente un masaje de cuello.

Palo de escoba:

Se utiliza para los masajes de las vértebras dorsales y para los pies. Conviene usarlo con precaución, porque al ser habitualmente muy duro, puede provocar dolor si se utiliza durante demasiado tiempo. Es excelente para sentir el peso de nuestro cuerpo. Se trata solo de apoyar un pie y pasarlo por su superficie lentamente. Luego hacerlo lo mismo con el otro pie.

Rodillo flotador:

Es el que se usa en la piscina o en la playa. Se lo puede cortar a diferentes medidas con un cuter para adaptarlo a la zona del cuerpo que se quiera automasajear. Suele usarse para brazos, piernas y espalda, especialmente para dorsales, cervicales y plantas de los pies.

Pelota de espuma:

Podemos usarla para la boca del estómago y la zona cervical. Es muy recomendable para personas que no toleran maniobras con pelotas más duras.

Automasaje para manos:

Con ambas manos enfrentadas y los dedos entrelazados, deslizar el pulgar de la mano izquierda sobre la palma de la derecha aplicando presión, mientras subís realizando una ligera curva desde el centro de la muñeca hasta el hueco existente entre el dedo gordo y el índice.

Consejos para automasajes en los pies:

Un par de puntos importantes a tener en cuenta:

El peso de nuestro cuerpo tiene que caer sobre la zona que vamos a trabajar: de poco nos sirve hacer el masaje sobre la parte delantera del pie si el peso de nuestro cuerpo se encuentra sobre el talón. Calcular adecuadamente el peso a colocar sobre la pelota, porque puede ser un poco doloroso.

Utilizar movimientos lentos y fluidos: este tipo de trabajo requiere cierto tiempo, no merece la pena hacerlo rápido (por eso puede ser una buena idea hacerlo en nuestro día de descanso). Los movimientos lentos, además, facilitan que nos fijemos en las sensaciones que vamos teniendo y que seamos conscientes de los músculos por los que vamos pasando.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios