domingo 1 de agosto de 2021
SALUD | 14-01-2021 07:29

Cómo detener una hemorragia nasal

Es la pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz. Sucede por irritación de la mucosa nasal debido a rinitis, resfríos o sinusitis. Qué hay que hacer.

Las hemorragias nasales son muy comunes. La mayoría de ellas ocurre debido a irritaciones o resfriados. La nariz contiene una gran cantidad de vasos sanguíneos diminutos que sangran fácilmente. El aire que pasa a través de la nariz puede secar e irritar las membranas que recubren su interior. Se pueden formar costras que sangran cuando se irritan. Las hemorragias nasales son más frecuentes durante el invierno, cuando los virus del resfrío son comunes y el aire de los ambientes tiende a ser más seco por la calefacción.

Principales causas:

Las hemorragias nasales pueden ser causadas por:

Irritaciones por alergias, resfríos o problemas sinusales

Aire muy frío o seco

Sonarse la nariz con mucha fuerza o hurgarse la nariz

Lesión en la nariz o un objeto atascado en la nariz

Tabique desviado

Irritantes químicos incluyendo medicamentos o fármacos en aerosol o inhalados

Abuso de los aerosoles nasales descongestionantes

Las hemorragias nasales repetitivas pueden ser un síntoma de otra enfermedad, como presión arterial alta. En tal caso se debe hacer la consulta médica.

Forma de proceder:

Sentarse y apretar suavemente la porción blanda de la nariz entre los dedos pulgar e índice (de tal manera que las fosas nasales estén cerradas) durante 10 minutos completos. Respirar por la boca.

Esperar unos 10 minutos antes de verificar si el sangrado se ha detenido.

La aplicación de compresas frías o de hielo sobre el puente nasal puede ayudar. No taponar el interior de la nariz con gasa.

No colocar la cabeza hacia atrás. Evitar acostarse mientras se está presentando una hemorragia nasal. No aspirar o sonarse la nariz durante varias horas después de la hemorragia.

Si la hemorragia es frecuente, consultar al médico para hacer un tratamiento. Este puede consistir en una cauterización, que se trata del cierre de los vasos sanguíneos que sangran mediante el uso de sustancias químicas o electrocauterización. También se puede hacer un control de la presión arterial, por si esta es la causa del sangrado.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios