sábado 23 de enero de 2021
SALUD | 13-01-2021 08:59

Cómo proteger la salud de la voz

Aunque sea nuestro instrumento de trabajo, no solemos prestar atención a nuestra voz como debiéramos. A continuación, recomendaciones para hacerla descansar

La voz es el vehículo del habla, del pensamiento, de las emociones y refleja el estado de salud físico y mental. Nos damos cuenta de su importancia cuando la perdemos, aunque sea por un corto período.

Disfonía es el término que engloba cualquier tipo de alteración de la voz. Actualmente, se diagnostican muchos problemas vocales producidos por mal uso y abuso de la voz, por el esfuerzo que requiere hablar en el elevado ruido ambiental, la inadecuada climatización de los lugares de trabajo, los hábitos tóxicos (tabaco, consumo de alcohol y/o sustancias adictivas), mala alimentación y, sobre todo, la demanda vocal sin preparación previa en las personas que usan la voz como herramienta de trabajo.

Trastornos de la voz:

Es frecuente que las personas piensen que “estar ronco” no es un problema de salud y ante la pregunta del médico “¿desde cuándo está disfónico?”, exprese: “mi voz es así “o “todos en mi familia somos roncos”, restándole importancia. Ese comentario está manifestando la existencia de un posible trastorno vocal hereditario o un nocivo uso familiar de la voz sin que nadie se haya dado cuenta.

Un trastorno muy común es el relacionado con el abuso vocal o con el mal uso de la voz, a causa de una mala técnica fonatoria. La unión de ambos factores puede ocasionar la aparición de edema en la mucosa de las cuerdas vocales y otras lesiones orgánicas, como nódulos, pólipos, quistes, hemorragias.

También es habitual diagnosticar disfonías asociadas al reflujo gastroesofágico (RGE). En estos casos, el contenido que asciende de la cavidad gástrica y el esófago afecta a toda la laringe y, en especial, a las cuerdas vocales por lo que será necesario la participación de un gastroenterólogo.

Es difícil saber cuál es la capacidad fonatoria normal de una persona, pero, en promedio, está en dos horas diarias para la voz cantada y cuatro horas para la hablada. Por encima de ese tiempo hace falta tener una técnica depurada para no lesionarse la voz.

En síntesis, una voz disfónica no es normal, está denunciando una alteración en alguna parte de su producción. Una disfonía que persiste por más de 15 días debe examinarse y si se trabaja con la voz, es recomendable el asesoramiento médico previo.

Consejos:

Evitar hablar por encima del ruido ambiente (se perderá siempre).

La cafeína y el alcohol provocan deshidratación de las cuerdas vocales. Moderar su consumo y beber mucha agua.

Evitar el humo del tabaco.

Tratar de no hacer cenas copiosas o muy especiadas. La acidez y hasta la halitosis pueden provocar reflujo que, al alcanzar las cuerdas vocales causa disfonía, carraspeo o dolor al tragar.

Aclarar la garganta y toser frecuentemente pueden dañar las cuerdas vocales. Tomar sorbitos de agua y chupar un caramelo para aliviar.

Evitar hablar al hacer pesas y reducir las largas conversaciones telefónicas.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios