miércoles 1 de diciembre de 2021
SALUD | 26-10-2021 20:29

Cómo aumentar el colesterol "bueno"

Se llama así porque puede sacar el que se deposita en las arterias y llevarlo al hígado para que se elimine. Además, tiene funciones protectoras de las mismas.

Desde hace tiempo se reconoce que puede ser de mucho beneficio en la prevención del infarto cardíaco subir el colesterol llamado “bueno” o HDL. Este se llama así porque es el que saca o puede sacar el colesterol depositado en las arterias y llevarlo al hígado para que después se elimine. Además tiene funciones que son protectoras de las arterias. Entonces, cuanto más tengamos, mejor.

En las mujeres es ideal que los valores sean mayores a 50/55 y en los varones más de 40/45 miligramos por ciento. Sin embargo, a veces puede estar bajo, principalmente debido al sobrepeso, tabaquismo y el sedentarismo. También puede ser por tener las glucemias altas (como los diabéticos) y cierta predisposición genética.

Consejos para elevarlo:

El cuerpo responde fabricando más colesterol “bueno” cuando introducimos determinados estímulos, como hacer actividad física y, en algunos casos, cuando se baja de peso o se deja de fumar. Si una persona no realiza actividad alguna, ya es muy bueno comenzar, aunque esto todavía no sea suficiente como para que se vea reflejado en una suba del colesterol “bueno”. Hará falta un determinado volumen de ejercicio, no bastará con 15 minutos dos veces por semana. Se necesitará al menos una hora de ejercicio aeróbico (bailar, nadar, bicicleta, etc.) la mayor parte de los días de semana. Algún tipo de ejercicio con cargas livianas (pesas, aparatos) también pueden ser de beneficio. Sin embargo, hay que tener paciencia para ver los resultados. Lentamente, con sus tiempos, se va acumulando el beneficio de estos cambios en el cuerpo.

La alimentación es patrimonio de la familia: los  profesionales podemos acompañar, pero las decisiones, son de cada familia en particular
Leé también
Aprender a comer

En cuanto a la alimentación, un elevado consumo de harinas y azúcares lleva a que el colesterol “bueno” esté bajo. Sin saberlo, al comer galletitas, por ejemplo, estamos dificultando que suba el HDL. Por otro lado, consumir grasas buenas ayuda a mejorarlo. Las monoinsaturadas (omega 3 y omega 9) se encuentran, por ejemplo, en el aceite de oliva, la palta y el maní sin sal. Sumando grasas buenas ayudamos a subirlo.

Es importante incorporar un patrón de alimentos protectores. Comer una comida basada en vegetales y frutas, utilizando aceites buenos y con menos harinas y azúcares refinados, siempre ayuda a tener un mejor perfil de grasas de la sangre, una mejor silueta y un mejor control de la presión arterial, por lo tanto, un buen estado general de salud

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios