lunes 23 de mayo de 2022
SALUD | 03-02-2022 10:59

Cáncer de pulmón: Consejos que reducen el riesgo

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer. El de pulmón es la causa más frecuente de muerte por esta enfermedad. Se calcula que el 90 por ciento de los casos puede prevenirse si se elimina el consumo de tabaco.

Es la principal causa de muerte por cáncer en todo el mundo. Aunque la gente que fuma es la que más riesgo corre, esta enfermedad también se presenta en personas que no consumen tabaco.

"Es una idea equivocada, porque si bien el consumo de tabaco es claramente el mayor factor de riesgo para cáncer de pulmón, también hay muchas otras causas, algunas desconocidas", comenta el Dr. Aaron Mansfield, oncólogo de Mayo Clinic especialista en cáncer de pulmón. Para tener en cuenta, por ejemplo, la exposición al humo de segunda mano aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón. Otros factores de riesgo incluyen la exposición al gas radón, al asbesto y a otros carcinógenos, así como tener antecedentes familiares.

Algunas personas a quienes se diagnostica cáncer de pulmón no tienen ningún factor de riesgo obvio y, por ello, los síntomas de esta enfermedad, como falta de aire y dolor del pecho, se pueden malinterpretar como neumonía.

"A muchos de mis pacientes se les diagnosticó neumonía y recibieron varios ciclos de antibióticos que no fueron efectivos. Llegaron a nuestras manos solo cuando aquella masa que se veía en las radiografías de tórax y considerada neumonía nunca mejoró", dice Mansfield.

Cáncer de pulmón: Consejos que reducen el riesgo
Las personas que fuman tienen el mayor riesgo de presentar cáncer de pulmón.

Síntomas:

El cáncer de pulmón en general no produce signos en los primeros estadios. Estos suelen aparecer cuando la enfermedad está avanzada y pueden ser:

Una tos reciente que no se va

Tos con sangre

Falta de aire

Dolor en el pecho

Ronquera

Pérdida de peso sin intentarlo

Dolor de huesos

Dolor de cabeza

Causas:

Los médicos creen que el tabaquismo provoca cáncer de pulmón al dañar las células que recubren los pulmones. Al inhalar el humo del cigarrillo, que está lleno de sustancias que producen cáncer (carcinógenos), se producen alteraciones en el tejido del pulmón casi de inmediato. Al principio, el organismo puede reparar ese daño. No obstante, con cada exposición reiterada, las células normales que recubren los pulmones presentan un daño cada vez mayor. Con el tiempo, ese daño hace que las células comiencen a actuar de manera anormal y se puede producir el cáncer.

Cáncer de pulmón: Consejos que reducen el riesgo
Tomografía: El examen salva vidas y, por ello, se la recomienda a quienes corren alto riesgo.

Diagnóstico y tratamiento:

Suele involucrar la realización de una biopsia. La ecografía o las imágenes de la tomografía computarizada sirven para guiar dónde colocar la aguja a fi n de obtener la muestra más exacta del tejido, explica el Dr. Mansfield.

"La detección temprana del cáncer de pulmón es fundamental para obtener resultados exitosos, porque se lo puede extirpar a través de una cirugía y tratar tanto con radiación como con ablación", señala la Dra. Karen Swanson, neumóloga y especialista de cuidados intensivos en Mayo Clinic.

"Uno de los problemas del cáncer de pulmón es que para cuando se diagnostica al paciente, en el 80 por ciento de los casos, el cáncer ya se ha diseminado. Por desgracia, el crecimiento de tumores dentro de los pulmones no es algo que el cuerpo pueda sentir ni detectar y, por ello, a menos que se haga un examen, se lo pasa por alto en las primeras etapas", añade la Dra. Swanson.

El estudio para detectar el cáncer de pulmón consiste en una exploración por tomografía computarizada de dosis baja que se hace anualmente. El examen salva vidas y, por ello, se lo recomienda a quienes corren alto riesgo.

"Los pacientes deben hablar con sus médicos de cabecera acerca de la detección para cáncer de pulmón, especialmente cuando hay algún antecedente de haber fumado", afirma Swanson.

Dejar de fumar es clave:

"Aunque tenga 60 o 70 años, se sabe que el solo hecho de dejar de fumar añade años de vida y reduce tanto los efectos crónicos sobre la salud como los síntomas provocados por el hábito de fumar", observa el Dr. J. Taylor Hays, de Mayo Clinic. Por lo tanto, lo mejor para reducir el riesgo de sufrir esta grave enfermedad es dejar de fumar. Si no se lo puede lograr solo, consultar al médico para seguir un plan.

Medidas de prevención:

Dejar de fumar ahora. Hacerlo disminuye el riesgo de cáncer de pulmón, incluso si se ha fumado durante años. Hablar con el médico acerca de las estrategias y ayudas para dejar de fumar que pueden servir para abandonar el hábito. Las opciones comprenden sustitutos de la nicotina, medicamentos y grupos de apoyo.

Evitar el tabaquismo pasivo. o de "segunda mano" Si se vive o trabaja con un fumador, insistir en que deje de fumar. O al menos, pedirle que fume afuera.

Evitar las sustancias cancerígenas en el trabajo. Tomar medidas para protegerse de la exposición a sustancias químicas tóxicas. Seguir las precauciones del empleador. Por ejemplo, si dan una máscara facial para protegerse, usarla siempre.

Seguir una dieta con muchas frutas y vegetales. Las fuentes alimenticias de vitaminas y nutrientes son las mejores.

Hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana. Si no se practica ejercicio con regularidad, comenzar de a poco.

 

Fuente: Mayo Clinic.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios