miércoles 20 de octubre de 2021
SALUD | 08-10-2021 11:22

9 respuestas sobre la enfermedad de Ménière

Es un trastorno del oído interno que afecta el equilibrio y la audición. Existen diversos tratamientos que ayudan a aliviar los síntomas y a reducir su impacto en quienes lo sufren.

1. Cuáles son sus síntomas? Entre los signos de la enfermedad de Ménière se encuentran los siguientes:

Episodios recurrentes de vértigo. Tener la sensación de estar girando, la cual comienza y finaliza espontáneamente. Los episodios de vértigo ocurren sin previo aviso y generalmente duran de 20 minutos a varias horas, pero no más de 24 horas. El vértigo intenso puede causar náuseas.

Pérdida de la audición. Esta puede aparecer y desaparecer, especialmente al principio. Con el tiempo, la mayoría de las personas tienen algo de pérdida auditiva permanente.

Zumbido en los oídos (acúfenos). Son la percepción de un campanilleo, un rugido o un silbido en el oído.

Sensación de que el oído está tapado. Las personas con la enfermedad de Ménière a menudo sienten presión en el oído afectado (congestión auditiva). Después de un episodio, los signos y síntomas mejoran y pueden desaparecer por completo por un tiempo.

2. ¿Cuáles son sus causas? El síndrome de Ménière está provocado por la acumulación de líquidos dentro de las cavidades del oído interno. Allí hay unas células que tienen la capacidad de transportar líquidos y que en un momento dado acumulan ese líquido en el oído interno, inundando la cavidad y haciendo que el sistema del equilibrio se descontrole. Los factores que afectan el líquido, lo cual puede contribuir a la enfermedad de Ménière, incluyen:

Drenaje inadecuado del líquido, tal vez debido a una obstrucción o anormalidad anatómica.

Respuesta inmune anormal.

Infección viral.

Predisposición genética. Debido a que no se ha identificado una sola causa, es probable que la enfermedad de Ménière sea la consecuencia de una combinación de factores.

3.¿Cuáles son sus posibles complicaciones? Los episodios impredecibles de vértigo y la posibilidad de pérdida auditiva permanente pueden ser los problemas que pueden surgir con la enfermedad de Ménière. Esta dolencia puede interrumpir la vida inesperadamente y causar estrés. El vértigo puede hacer perder el equilibrio, lo cual aumenta el riesgo de caídas y accidentes.

4.¿Cómo se hace el diagnóstico? El médico realizará un examen y tomará una historia clínica. Un diagnóstico de la enfermedad de Ménière requiere lo siguiente: 

Dos episodios de vértigo, cada uno de 20 minutos o más, pero de no más de 12 horas.

Pérdida auditiva verificada por una prueba de audición.

Tinnitus o sensación de tener el oído tapado.

Exclusión de otras causas conocidas para estos problemas.

En un análisis de audición (audiometría) se evalúa si la persona detecta los sonidos de distintos tonos y volúmenes de forma adecuada, y si distingue palabras que se oyen de manera similar. Quienes padecen la enfermedad de Ménière suelen tener dificultades para oír frecuencias bajas o combinaciones de frecuencias altas y bajas, pero su audición es normal para las frecuencias de rango medio.

5. ¿Cómo es el tratamiento? No existe cura para la enfermedad de Ménière. Algunos tratamientos pueden ayudar a reducir la gravedad y la frecuencia de los episodios de vértigo.

Pero, lamentablemente, no existen tratamientos para la pérdida de la audición. El médico puede recetar medicamentos para tomar durante un episodio de vértigo para disminuir la gravedad de un ataque:

Los medicamentos para el mareo por movimiento, como meclizina o diazepam, pueden reducir la sensación de giro y ayudar a controlar las náuseas y los vómitos.

Los medicamentos contra las náuseas, como prometazina, podrían controlar las náuseas y los vómitos durante un episodio de vértigo.

También el especialista puede recetar un medicamento para reducir la retención de líquidos (diuréticos) y pedir limitar el consumo de sal, ya que, al acumularse en el oído interno, ocasionan el vértigo. Para algunas personas, esta combinación ayuda a controlar la gravedad y la frecuencia de los síntomas de la enfermedad de Ménière.

Aproximadamente el 70% de los pacientes mejoran con un tratamiento médico y dietético adecuado. Cuando no es así se realiza un tratamiento con gentamicina intratimpánica.

6. ¿De qué se trata? La gentamicina es un antibiótico que se inyecta a través del tímpano, pasa al oído interno y actúa en las células del equilibrio. Con este método se controla el vértigo de un 90% de los pacientes en los que ha fallado el tratamiento médico.

Reduce la función de equilibrio del oído y el otro oído asume la responsabilidad del equilibrio. Sin embargo, existe el riesgo de una pérdida auditiva mayor.

Otra opción son los steroides, como la dexametasona, que también pueden ayudar a controlar los ataques de vértigo en algunas personas. Aunque la dexametasona puede ser ligeramente menos efectiva que la gentamicina, es menos probable que esta cause una pérdida auditiva adicional.

Si los ataques de vértigo asociados a la enfermedad de Ménière son graves y debilitantes y otros tratamientos no ayudan, la cirugía puede ser una opción. En este caso, según exista o no audición útil, será una neurectomía o una laberintectomía. Son peligrosas y con un riesgo evidente. Sólo se aplican a los casos que no responden a ningún otro tratamiento.

7. ¿Cómo cuidarse en casa?

Sentarse o acostar al sentirse mareado. Durante un episodio de vértigo, evitar las cosas que pueden empeorar los síntomas, como movimientos repentinos, luces brillantes, mirar televisión o leer. Intentar fijar la vista en un objeto que no se esté moviendo.

Descansar durante los ataques y después de estos. No apresurarse a volver a las actividades habituales.

Tener en cuenta que se podría perder el equilibrio. Una caída podría provocar lesiones graves. Utilizar buena iluminación al levantarse por la noche. Un bastón para caminar podría ayudar con la estabilidad si se padecen problemas crónicos de equilibrio.

8. ¿Cómo prevenir otro ataque? Para evitar un episodio de vértigo estas recomendaciones que pueden ayudar:

Limitar la sal. El consumo de alimentos y bebidas con alto contenido de sal puede aumentar la retención de líquidos. Para mantener la salud general, intentar consumir menos de 2.300 miligramos de sodio por día.

Limitar la cafeína, el alcohol y el tabaco. Estas sustancias pueden afectar el equilibrio de líquidos en los oídos.

Beber agua en abundancia.

9. ¿De qué forma afecta en lo psicológico? Entre otras consecuencias de esta enfermedad se encuentran ataques de ansiedad, falta de concentración, trastornos depresivos, obsesivos o de atención, elevada irritabilidad, falta de concentración y trastorno del sueño.

 

Fuente: Clínica Mayo

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios