jueves 23 de septiembre de 2021
SALUD | 21-05-2021 09:57

7 respuestas sobre tabaquismo

El 31 de mayo se conmemora el Día Mundial Sin Tabaco con el objetivo de mostrar la importancia de la lucha contra esta epidemia: la principal causa de muerte prevenible en todo el mundo. Te contamos los efectos del cigarrillo en la salud y te damos consejos para dejarlo.

1. ¿Por qué fumar hace mal?

El tabaco sin humo es sumamente adictivo y perjudicial para la salud. Contiene muchas toxinas cancerígenas y su consumo incrementa el riesgo de cánceres de cabeza, cuello, garganta, esófago y cavidad bucal (como cáncer de boca, lengua, labios y encías), así como de varias enfermedades dentales. Mata a más de 8 millones de personas al año, de las cuales más de 7 millones son consumidores directos y alrededor de 1,2 millones son no fumadores expuestos al humo ajeno.

2. Fumar pipa también es dañino?

El tabaco es perjudicial en todas sus modalidades y no existe un nivel seguro de exposición a él. Fumar cigarrillos es la forma de consumir tabaco más extendida en todo el mundo pero hacerlo en pipa o pipa de agua o narguile es igual de perjudicial para la salud que consumirlo en forma de cigarrillos.

3. ¿Cómo afecta la salud?

La exposición al tabaco afecta a la salud pulmonar y puede producir las siguientes enfermedades:

Cáncer de pulmón: Fumar tabaco es la principal causa del cáncer de pulmón, responsable de más de dos tercios de las muertes por esta enfermedad en todo el mundo. La exposición al humo de tabaco ajeno en el hogar o en el lugar de trabajo también aumenta el riesgo de cáncer de pulmón. Dejar de fumar puede reducir el riesgo de cáncer de pulmón: después de 10 años de dejar de fumar, el riesgo de cáncer de pulmón se reduce a casi la mitad del de un fumador.

Enfermedades respiratorias crónicas: Fumar tabaco es la causa principal de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una afección en que la acumulación de mucosidad con pus en los pulmones provoca una tos dolorosa y terribles dificultades respiratorias. El riesgo de desarrollar EPOC es alto entre las personas que comienzan a fumar a una edad temprana, ya que el humo del tabaco retrasa significativamente el desarrollo pulmonar. El tabaco también exacerba el asma, que restringe la actividad y contribuye a la discapacidad.

Enfermedades en los niños: Los bebés expuestos en el embarazo a las toxinas del humo de tabaco, a través del tabaquismo materno o de la exposición materna al humo ajeno, experimentan con frecuencia una disminución del crecimiento de los pulmones y de la función pulmonar. Los niños pequeños expuestos al humo de tabaco ajeno corren el riesgo de agravamiento del asma, la neumonía y la bronquitis, así como infecciones frecuentes de las vías respiratorias inferiores.

Tuberculosis (TB): Esta enfermedad daña los pulmones y reduce la función pulmonar, lo que se ve agravado por el tabaquismo. Los componentes químicos del humo del tabaco pueden desencadenar infecciones latentes de TB, con las que está infectada alrededor de una cuarta parte de la población. La TB activa, agravada por los efectos nocivos del tabaquismo en la salud pulmonar, aumenta sustancialmente el riesgo de discapacidad y muerte por insuficiencia respiratoria.

Contaminación del aire: El humo del tabaco es una forma muy peligrosa de contaminación del aire de interiores: contiene más de 7000 sustancias químicas, 69 de las cuales se sabe que causan cáncer. Aunque el humo puede ser invisible e inodoro, puede permanecer en el aire hasta cinco horas, poniendo a las personas expuestas en riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, enfermedades respiratorias crónicas y reducción de la función pulmonar.

4. ¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar? A corto y largo plazo abandonar el tabaco logra:

A los 20 minutos: La presión arterial disminuye hasta alcanzar el nivel en que estaba antes de fumar el último cigarrillo.

A las 8 horas: El nivel de monóxido de carbono en sangre es normal.

A las 24 horas: Disminuye la probabilidad de un ataque cardíaco.

2 semanas - 3 meses: La circulación mejora. La función pulmonar aumenta hasta un 30 por ciento.

1-9 meses: Disminuye la tos, congestión nasal, el cansancio y la dificultad para respirar.

1 año: La probabilidad de tener un ataque de corazón se reduce a la mitad. Es menor el riesgo de trombosis o embolias cerebrales.

5 años: Disminuye el riesgo de un derrame cerebral.

10 años: El riesgo de morir de cáncer de pulmón cae a la mitad en relación al de un fumador; disminuye el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago, vejiga, riñón y páncreas.

15 años: El riesgo de enfermedades cardiovasculares equivale al de un no fumador.

5. ¿Cómo dejar de fumar?

Primero fijar la fecha para comenzar. Esta es la fecha en la que se dejará de fumar por completo.

Deshacerse de todos los cigarrillos justo antes de la fecha en la que se va a dejar de fumar. Limpiar todo lo que huela a humo, como ropa y muebles.

Planear qué hacer en lugar de fumar en los momentos en los que se es más propenso a hacerlo. Por ejemplo, si en el pasado la persona fumaba mientras tomaba una taza de café, ahora tomar té. Es posible que el té no desencadene el deseo por un cigarrillo. O, al sentirse estresado, dar un paseo en lugar de fumar un cigarrillo.

Si normalmente se fuma después de comer, encontrar otras formas de finalizar una comida. Comer un pedazo de fruta. Lavantarse y dar un paseo (una buena distracción que también quema calorías).

Cambiar horarios y hábitos diarios. Comer a horas diferentes, o varias comidas pequeñas en lugar de cuatro grandes.

Satisfacer los hábitos orales en formas diferentes por ejemplo, comer goma de mascar sin azúcar.

Hacer más ejercicio. Caminar o andar en bicicleta. El ejercicio ayuda a aliviar las ganas de fumar.

Inscribirse en un programa para dejar de fumar. Los hospitales, departamentos de salud, centros comunitarios y lugares de trabajo frecuentemente ofrecen programas muy efectivos para abandonar el cigarrillo.

Preguntarle al médico sobre medicamentos que pueden ayudar a dejar la nicotina y el tabaco y que evitan las recaídas. Estos incluyen los parches de nicotina, la goma de mascar, dulces medicados y los aerosoles. Los medicamentos con receta médica pueden ayudar a disminuir los deseos de nicotina y otros síntomas de abstinencia.

6. ¿Las terapias alternativas pueden ayudar?

Sí, por ejemplo la hipnosis puede contribuir a dejar de fumar. Averiguar por un profesional de confianza.

La acupuntura también puede ser un buen método. Cuando se la usa para dejar de fumar, usualmente se emplea en ciertas partes de las orejas. La terapia con láser también puede ayudar. En este método se usan rayos fríos láser en lugar de las agujas de la acupuntura.

7. ¿Y las prácticas antiestrés?

El cigarrillo puede haber sido la forma de lidiar con el estrés y resistir el deseo de consumir tabaco puede ser tensionante. Por lo tanto, reducir el estrés practicando técnicas de relajación, como hacer meditación, practicar yoga, visualizar, recibir masajes o escuchar música relajante pueden contribuir a serenarse cuando se trata de dejar el tabaco.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios