sábado 23 de enero de 2021
MODA Y BELLEZA | 07-01-2021 12:40

Superalimentos para la piel y el cabello

Las células de nuestra piel se renuevan cada 28 días y para que esa regeneración se realice de la forma correcta necesita una serie de nutrientes. Esto incluye no solo las cremas que nos ponemos sino también la forma cómo nos alimentamos. El verdadero "elixir de la juventud" está en tu cocina. Tomá nota de los alimentos aliados de tu piel y de tu pelo.

La piel es el mayor órgano del cuerpo y suele ser un fiel reflejo de cómo estamos por dentro. Junto con el hígado, los riñones, los pulmones y los intestinos se encarga de depurar nuestro cuerpo. Para tener una piel y un cabello sanos hay que evitar los tóxicos que puedan sobrecargar los órganos de limpieza, beber mucha agua y consumir alimentos que ayuden en esta tarea a la vez que aporten nutrientes indispensables.

Existe una serie de alimentos que aportan vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes que cumplen funciones específicas para la belleza y salud de la piel y el cabello. Esos “superalimentos” los podemos consumir en forma natural, incluyéndolos en nuestro menú diario o a través de las cremas y champús que los contienen entre sus componentes.

Las vitaminas más importantes para la constante renovación de la piel son principalmente la A, E, C y del grupo B. Entre los minerales, el hierro y el zinc son fundamentales en el mantenimiento de la epidermis y un pelo saludable.

Superalimentos para la piel y el cabello

El macramé se multiplica como elemento de decoración de lámparas y plantas en el interior de los hogares y en los jardines.
Leé también
La moda del macramé

La biotina o B8 es la vitamina de la piel, el cabello y las uñas. Presente en los huevos, lácteos y banana, muchos champúes refuerzan sus fórmulas con esta vitamina.

Superalimentos que cuidan tu piel:

1. Zanahoria: contiene betacaroteno que se transforma en vitamina A en el organismo. Esta vitamina protege contra los rayos ultravioletas del sol, e interviene en la formación y mantenimiento de la piel.

2. Yogur: la vitamina A, que se encuentra en gran cantidad en los lácteos, es fundamental para la formación y mantenimiento de la piel y el crecimiento del pelo.

3. Té verde: aporta polifenoles, sustancias con función antiinflamatoria, que pueden reducir el daño causado por la luz ultravioleta. Se recomienda beber dos o tres tazas por día. Por otra parte, el matcha un polvo verde que se obtiene a partir de un proceso especial de maduración, secado y molienda de las hojas del té verde, incluido en cremas, es capaz de hidratar, ayudar a proteger la piel del daño ambiental y retrasar el envejecimiento natural de las células de la piel.

4. Semillas de girasol y chía: aportan proteínas, ácidos grasos omega 6 y vitamina E que también colaboran en formar y mantener una piel sana. Son útiles para el eczema, las zonas secas y la piel deshidratada. Se pueden consumir a diario.

5. Salmón, sardinas, atún: Los pescados azules son ricos en ácidos grasos omega 3, que entre otras muchas propiedades reparan las membranas celulares dañadas, protegiendo la piel. Además, previenen la sequedad y reducen los síntomas derivados de la inflamación, como la irritación o la hinchazón. El atún contiene selenio, que disminuye el riesgo de cáncer de piel y también si los niveles de selenio son adecuados la piel sufre menos la exposición solar. Consumir pescado al menos dos veces por semana

6. Cúrcuma: es uno de los superalimentos más valorados. Esta planta, de cuya raíz se extrae el polvo de color amarillo, tiene propiedades despigmentantes, aporta hidratación a la piel, ayuda a prevenir y disminuir arrugas, así como a retrasar la aparición de flacidez.

7. Duraznos y damascos: su color anaranjado se debe a su riqueza en betacarotenos y sustancias precursoras de la vitamina A, imprescindibles para la renovación celular. Lo ideal es consumir 2 o 3 frescos al día o bien deshidratados y ecológicos.

8. Cítricos: la naranja, mandarina, limón, son ricos en vitamina C, que interviene en la síntesis del colágeno, que es la proteína responsable de la elasticidad y suavidad de la piel. También ayuda a mantener el color natural del pelo y evita su pérdida.

Superalimentos para la piel y el cabello
El con sumo de cítricos hidrata la piel y fortalece el cabello gracias a su riqueza en vitamina C.

9. Nueces: contiene grasas llamadas esenciales, que el cuerpo no fabrica y deben ser incluidas a través de la dieta. Estas grasas forman parte de las membranas celulares mejorando la tersura de la piel.

10. Frutos rojos: entre ellos podemos encontrar a la familia de las frutillas, frambuesas, cerezas, arándanos, uvas, granadas y ciruelas. Su alto contenido de vitamina C aumenta la creación de colágeno lo que disminuye la aparición de arrugas, y proporciona calidad, brillo y nutrición al pelo.

Palta: previene las arrugas y promueve la regeneración capilar. De ella se extrae el aceite, de color verde oscuro, que nutre y suaviza la piel.

12. Coco: esta fruta tropical no es solo un gran hidratante natural. También es ideal para tratar la piel sensible y con acné, nutrir el pelo seco y eliminar la caspa.

13. Arroz: se lo utiliza en cosmética desde la antigüedad, como suavizante, revitalizante y regenerador de la piel. Hoy sabemos que además tiene poder exfoliante, así como vitamina E y vitaminas del complejo B, fósforo y potasio.

14. Cacao: combate las arrugas y tiene efectos protectores frente a los rayos ultravioleta.

Superalimentos para la piel y el cabello
El cacao natural proporciona resistencia a las arrugas y tiene efectos protectores frente a los rayos ultravioleta.

Los alimentos que aportan colágeno:

Esta sustancia, que solemos ver en las etiquetas de las cremas, es una proteína que forma muchas estructuras internas, pero con los años el organismo fabrica en menor cantidad. Y eso se nota especialmente en la piel y los huesos, que envejecen más rápido. Por suerte, la dieta puede compensar en parte ese descenso. El cuerpo puede obtener los nutrientes necesarios para la formación de colágeno de muchos alimentos, especialmente los de origen animal. Esta es la lista de los que más pueden hacer por tu piel:

Carnes magras y pescado (en especial azul): Debido a que las proteínas están formadas por aminoácidos y justamente esos son los “ladrillos” con los que se forma el colágeno, consumir buenas carnes y pescados nos beneficia.

Caldo casero de huesos: Quizá te sorprenda saber que esta es una de las preparaciones caseras que más colágeno aporta. Si está preparado a partir de huesos y cartílagos vacunos o de aves de corral –las patas de pollo son especialmente ricas en colágeno– aporta una gran cantidad de proteínas biodisponibles, es decir, de fácil aprovechamiento. La condición es que el caldo se elabore de forma lenta y casera. Con él también se obtiene condroitina y glucosamina, compuestos muy beneficiosos que se usan en medicina para mejorar el dolor y la rigidez de las articulaciones que produce la artritis.

Huevos y lácteos: Consumirlos es otra forma de mantener en buen estado nuestro colágeno, aunque en el caso de los lácteos es preferible elegirlos descremados para no agregar un exceso de grasa a la alimentación. Por lo que respecta al huevo, es importante no tirar esa telita fina que lo separa (una vez duro) de su cáscara. ¡Aporta muchísimo colágeno!

Legumbres, frutos secos y todos los cereales y las semillas: Son necesarios para que el cuerpo sintetice el colágeno que sirve de "sostén" a nuestra piel.

Dieta para una piel joven:

Para aumentar y mantener la frescura de nuestra piel y tener un cabello sano y fuerte es importante consumir alimentos que aportan antioxidantes como la vitamina E, presente en los frutos secos, aceite y palta, y betacarotenos (provitamina A) y hortalizas anaranjadas y verde oscuro que combaten los radicales libres responsables del envejecimiento. También es bueno consumir frutas, verduras y cereales integrales por el aporte de fibras, que mejoran el tránsito intestinal y ayudan a la limpieza del organismo. El apio y la lechuga son ricas en psoralenos, protegen a la piel en caso de psoriasis y mejoran la respuesta de la piel a la luz del sol. Por supuesto, es indispensable evitar el consumo de fritos, grasas malas, azúcares y precocinados. Otros consejos son:

Reducir o eliminar el consumo de alcohol: Afecta a cualquier membrana mucosa, desde el páncreas hasta el hígado, pasando por la piel. El primer efecto es la deshidratación, ya que sustrae los líquidos de la piel. Además, produce envejecimiento prematuro, causando adelgazamiento de la misma y aumento de la red de vasos sanguíneos en el rostro.

Abandonar el tabaco: Los estudios realizados confirman que el riesgo de arrugas de las mujeres fumadoras es casi el triple respecto a quienes no consumen tabaco y el doble en el caso de los hombres. Además de aumentar las probabilidades de padecer cáncer de pulmón y otras enfermedades, el humo del tabaco genera una gran cantidad de efectos sobre la piel. Arrugas prematuras, cabello reseco y piel seca es el precio que cobra el cigarrillo a los fumadores.

Usar protección solar: no solo nos protege del sol, sino que también tiene efecto correctivo. Se ha comprobado que el grado de envejecimiento e hiperpigmentación de la piel disminuye en quienes usan protector solar a diario. Es uno de los mejores tratamientos de belleza. Si queremos tener una piel y un pelo sanos y bellos, hay que alimentarse bien, oxigenarse haciendo paseos al aire libre, protegerse del sol, dormir las horas adecuadas y cuidarlos con los rituales de belleza durante todo el año.

Superalimentos para la piel y el cabello

Licuados antiage:

Desintoxican la piel y depuran el organismo. Te damos dos recetas para que disfrutes a diario.

Licuado de espinacas Ingredientes (2 vasos): 1/2 paquete de espinaca 6 de naranjas 1 cucharadita de miel 1 cucharadita de espirulina 4 cubitos de hielo

Procedimiento: Exprimir el jugo de naranja y poner todo en una licuadora. Procesar unos segundos, decorar con hojas de albahaca morada (optativo) y servir inmediatamente.

Shock antioxidante Ingredientes (2 vasos): 1/2 mango 4 duraznos 1 vaso de agua 4 cubitos de hielo

Procedimiento: Poner todo en una licuadora. Procesar unos segundos, decorar con hojas de menta (optativo) y servir inmediatamente.

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

Comentarios