lunes 23 de mayo de 2022
MODA Y BELLEZA | 07-03-2022 14:05

¡Chau manchas! Tratamientos para despigmentar y unificar el tono de la piel

Si volviste de las vacaciones con pecas y manchitas en tu rostro, te explicamos cuáles son las cremas y los métodos estéticos más eficaces para atenuarlas y eliminarlas.

Ya el verano llega a su fin en pocos días y es hora de ocuparnos de las infaltables manchas que seguramente nos ha dejado la exposición solar. Su nombre científico es melasma facial y es una patología cutánea muy común, más frecuente en las mujeres. Solo el 10% de los hombres se ven afectados por ella.

La pigmentación de la piel, por hiperproducción de melanina, una sustancia natural que nos da color, es un mecanismo de defensa para protegerse de los radicales libres que produce la radiación solar. Pero existen casos en los que esta pigmentación se hace desordenada. Se observa un exceso de producción y un reparto irregular de la melanina que origina la aparición de manchas.

Esta hiperpigmentación se debe a que las hormonas sexuales femeninas, estrógeno y progesterona, estimulan la sobreproducción de melanina cuando la piel está expuesta al sol.

Si bien el desencadenante primario es hormonal, la luz solar puede producir el melasma y exacerbar la afección.

Las cremas combaten la formación de melanina, causante de la hiperpigmentación y el oscurecimiento de la piel
OPCIONES: El láser IPL y los peelings médicos en los que hay una renovación importante de la piel, son tratamientos efectivos. Lo mejor es realizarlos en otoño-invierno.

Por qué se producen:

La Dra. Johanna Furlan, médica cirujana MN 122.975, explica que las principales causas de la aparición del melasma, además del sol son:

Embarazo

Ingesta de anticonceptivos que alteran el correcto funcionamiento de los melanocitos.

Ingesta de medicamentos fotosensibles.

Envejecimiento

El uso de ceras depilatorias: Tras la depilación aumenta la posibilidad de que aparezcan manchas en la zona recién depilada.

Siempre, ante cualquier nueva mancha en el rostro o cuerpo, es conveniente consultar al dermatólogo para que la vea e indique el tratamiento adecuado: cuanto antes se la trate, habrá más posibilidades de éxito.

Diferentes tipos:

Este trastorno cutáneo puede tener distintas tonalidades. Se distinguen las siguientes:

Melasma: manchas que pueden aparecer desde los 20 años. Son de color marrón oscuro, simétrico y se dan más frecuentemente en pieles morenas.

Aparecen en la cara sobre el bozo, pómulos, mejilla, frente o alrededor de los ojos. Se deben en general a un exceso de exposición solar pero también pueden aparecer en el embarazo, por trastornos hormonales o tratamientos anticonceptivos, entre otros factores. Aún cuando se lo combata, muchas veces el melasma tiende a volver.

Lentigos: son manchas oscuras, pequeñas y bien delimitadas que aparecen en las zonas más fotoexpuestas de cara, pecho, dorso de manos y cara anterior de miembros superiores e inferiores. Se deben a la acumulación excesiva de melanina dentro de las células epidérmicas, en relación con las vecinas. Suelen aparecer a partir de los 30 años y tienen que ver con una predisposición y mucha exposición solar.

Queratosis actínicas: son otro tipo de manchas causadas por el sol. Se dan especialmente en pieles claras con ojos claros. En general son manchas rosadas, y provocan ardor.

Manchas blancas: son como las canas de la piel, aparecen en piernas o brazos. La célula, con el paso de los años, deja de elaborar pigmento y produce manchas blancas. A pesar de que el envejecimiento celular que las produce es irreversible, con el tratamiento adecuado se puede retrasar su aparición e, incluso, mejorar los signos visibles de las mismas.

Para diferenciar un tipo de mancha de otra, la Dra. Furlan nos aconseja: "Los melasmas son manchas adquiridas, crónicas, simétricas y tienen los bordes irregulares. Otras manchas como los lentigos solares o las manchas de envejecimiento tienen forma de óvalo, aparecen solas o en grupo de 3 o 4, afectan a cara, manos, brazos, hombros y son más frecuentes en pieles claras. También a partir de los 50 años o antes, en personas expuestas al sol por tiempo prolongado."

Las cremas combaten la formación de melanina, causante de la hiperpigmentación y el oscurecimiento de la piel
CREMAS DESPIGMENTANTES: Contienen sustancias que reducen la formación de la melanina, pigmento causante de la hiperpigmentación y el oscurecimiento de la piel.

Cómo se tratan:

"Nuestro organismo elabora dos tipos de melanina (responsable de dar color a la piel): la feomelanina (de color rojo, anaranjado o amarillo) y la eumelanina (de marrón oscuro a negro). Esto supone una gran variedad de tonos de la piel. Para poder controlar un exceso de melanina y, por lo tanto, la aparición de manchas, podemos recurrir a despigmentantes como el ácido tranexámico, ácido kójico, ácido tióctico, antioxidantes como las vitaminas C y A, entre otros", explica Furlan.

"Los tratamientos dermatológicos también incluyen interferir la biosíntesis de melanina e inhibir la tirosinasa; evitar y aclarar pigmentaciones indeseadas; unificar el tono de la piel y potenciar la actividad antioxidante. Estos activos los podemos encontrar en cremas de aplicación tópica (con asesoramiento médico)", agrega la especialista.

En el tratamiento del melasma es importante tener en cuenta esta combinación de terapias ya que son tratamientos largos, que deben individualizarse en función del problema y el tipo de piel y hay que asociarlos a una fotoprotección continua. Aunque el resultado es satisfactorio hay una importante tendencia a que las pigmentaciones puedan reaparecer.

"Existen diferentes tratamientos, tanto domiciliarios como en consultorio. También hay diversos tipos de despigmentantes cosméticos, pero los más efectivos son los recetados clínicamente. Su objetivo es inhibir la tirosinasa que provoca la síntesis de melanina y atenuar las manchas, unificando el tono de la piel. A nivel de consulta de forma complementaria tenemos dos formas: el láser IPL y los peelings médicos en los que hay una renovación importante en la piel, lo mejor es realizarlos en otoño-invierno", recomienda Furlan.

Cremas despigmentantes:

Están compuestas por sustancias que reducen la formación de la melanina, el pigmento causante de la hiperpigmentación y el oscurecimiento de la piel. Algunas solo se pueden usar por la noche, otras, día y noche. Se aplican por todo el rostro, después de la limpieza. En el día, después de la crema despigmentante, colocar a diario, protección solar.

Soluciones de gabinete:

Peeling: Se realiza con productos para descamar la piel y ayudarla a regenerarse. Se prepara la mezcla de químicos de acuerdo a las necesidades de la piel. Se pueden utilizar diversas sustancias como ácido retinoico, ácido glicólico, ácido mandélico, ácido salicílico, hidroquinona y ácidos frutales. Además, se debe acompañar el tratamiento en el hogar con productos aclarantes.

Microdermoabrasión: Es un procedimiento que produce una exfoliación rápida, con remoción de células muertas de la capa más superficial de la piel, mediante un pulido mecánico con puntas de diamante. La cantidad de sesiones depende del tipo de mancha.

Láser de alta potencia: Alma Q es un método eficaz de eliminación de pigmentación natural o artificial con un riesgo mínimo de dañar el tejido circundante. Este tratamiento tiene por objetivo tensar la piel, trabajar sobre las manchas y homogeneizar el tono. Se puede realizar en cualquier época del año. Se recomiendan tres sesiones por mes.

Luz pulsada intensa: Es una técnica lumínica que sirve para mejorar la calidad de la piel, aumenta la producción de colágeno, genera tensión y luminosidad y disminuye el tamaño de los poros. Se recomiendan tres sesiones por mes.

La mejor prevención para lucir una piel radiante siempre:

Evitar factores desencadenantes del melasma como la sobreexposición a radiación UVA, UVB, Infrarrojos e incluso luz visible.

Evitar el uso de anticonceptivos hormonales y fármacos fotosensibilizantes.

Utilizar fotoprotección todos los días, durante todo el año.

La aplicación del fotoprotector debe realizarse cada tres o cuatro horas, capa sobre capa, la cantidad suficiente que cubra generosa y ampliamente el área a tratar. El filtro solar es un básico que no debe faltar ni en invierno ni en verano.

 

Asesoramiento: Dra. Johanna Furlan, médica cirujana MN 122.975.

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios