viernes 30 de septiembre de 2022
MODA Y BELLEZA | 03-02-2022 10:43

Maquillaje de ojos según su color y forma

El primer paso es reconocer las particularidades de los nuestros y luego aplicar los mejores trucos para lograr una mirada impactante. En esta nota, una guía completa para lograrlo paso a paso con los productos adecuados.

Los ojos son el rasgo de nuestro rostro que nos define. Su forma y color protagonizan nuestra expresión facial y por eso es esencial saber cómo maquillarlos. A la hora del make up siempre buscamos resaltar nuestros rasgos y disimular las imperfecciones y eso mismo ocurre con los ojos, cuyas características determinarán cómo los tendremos que maquillar.

El protagonismo del color:

En general, los expertos en belleza siempre recomiendan usar el color de sombra parecido a la tonalidad de los ojos, y si lo que se quiere es destacar la mirada se puede usar un tono más llamativo y atrevernos a más. Estos son los que mejor sientan según el color del ojo:

Ojos azules: las tonalidades grises, plateadas y azuladas siempre sientan bien. También se pueden usar lilas y rosas.

Ojos verdes: los más clásicos para este color de ojos serían los verdes, pero para contrastar se pueden usar sombras en tonos dorados, marrones e incluso rojizo o anaranjado.

Ojos marrones: les va bien casi todos los tonos, los menos indicados son los verdes y azules claros. Los marrones en todas las intensidades les quedan bien, pero también se pueden poner tonos morados y rosas para realzar.

El color y la forma de nuestros ojos son datos que debemos tener muy en cuenta para el make up adecuado
Ojos marrones: Los favorece cualquier tono de sombra. Para intentar realzarlos se pueden usar dorados, rosados o un verde pardo.

Ojos miel: al igual que los marrones los favorece cualquier tono de sombra. Para intentar realzar se pueden usar tonos dorados o verdes pardos.

Ojos negros: para destacarlos se pueden usar los tonos plateados, grises, negros ahumados, pero también los ocres y dorados. Para darles más intensidad se pueden usar los colores claros como azules, turquesas o verdes.

Efectos de la sombra:

Los colores neutros son perfectos para mezclar con otros tonos y crear volumen.

Los colores oscuros se usan para destacar el color en el pliegue del ojo y a lo largo de la línea de las pestañas.

Los tonos luminosos e irisados son perfectos para iluminar.

Los tonos vibrantes alegran la mirada y dan un toque de diversión a cualquier maquillaje de ojos.

Formas:

Es fundamental identificar la forma de nuestros ojos, ya que hay tonalidades que nos favorecen más en función de cómo sean.

Ojos caídos o tristes: son aquellos en los que sus extremos caen de forma natural ocultando el párpado móvil. En este caso, lo ideal es usar sombras con textura mate y evitar los tonos oscuros sobre todo el párpado, esto provocará que los ojos se vean más pequeños y cerrados.

Comenzar aplicando el tono más claro sobre el hueso de la ceja y a lo largo de las pestañas superiores y del extremo interior de las pestañas inferiores.

El color y la forma de nuestros ojos son datos que debemos tener muy en cuenta para el make up adecuado
Ojos almendrados: Para el delineado, dibujar una línea ascendente desde el extremo interior de la línea de las pestañas y terminar más allá del rabillo del ojo.

Luego, aplicar la sombra de tono intermedio justo encima del pliegue. Para el delineado realizar terminaciones hacia arriba, para “levantarlo” visualmente. Aplicar máscara en pestañas superiores e inferiores.

Ojos hundidos: son aquellos en los que el hueso de la ceja es más notable. Lo ideal es usar sombras en tonos claros como beige, bronce o champagne para iluminarlos y así aumentar su apertura visual. Aplicar el tono más claro sobre el hueso de la ceja, el párpado móvil y a lo largo del extremo interior de las pestañas inferiores para dar luz a la mirada.

Usar un tono intermedio en la parte superior del pliegue y extender a lo largo del hueso de la ceja para dar algo de color. Utilizar un tono más oscuro delineando las pestañas superiores e inferiores y difuminar hacia el exterior en forma de V. Realizar un delineado delgado al ras de las pestañas superiores y esfumarlo. Arquear las pestañas antes de aplicar la máscara.

Ojos pequeños: usar una sombra clara en todo el párpado móvil siempre y, si se desea poner una un poco más oscura, utilizar las que son en color bronce, mauve o melocotón. Antes de comenzar, verificar que las cejas estén prolijas, un buen perfilado es esencial para no achicar los ojos aún más.

Aplicar sombras claras en el párpado móvil y recordar iluminar la zona del lagrimal. Para el delineado realizar un trazo muy fino, con colita. Arquear las pestañas y aplicar una máscara que las alargue para potenciar la mirada.

Ojos asiáticos: en ellos no se identifica el pliegue y parece que solo hay un párpado. Es muy importante evitar las sombras de tonos muy claros y centrarse en destacar la línea de las pestañas y los extremos exteriores para proporcionar una mayor dimensión. Aplicar la sombra más oscura en la línea de las pestañas y poner sombra más clara poco a poco hasta llegar al tono más claro de luminosidad en el hueso de la ceja. Trazar una línea muy fina al ras de las pestañas superiores con un delineador líquido. Finalizar con máscara en las pestañas superiores.

Ojos saltones: tienen forma redonda y normalmente son grandes. El objetivo en este caso será el mismo que para los caídos, conseguir unos ojos rasgados hacia arriba.

Siempre usar sombras matte de tonos medios a oscuros. Aplicar un tono claro sobre el lagrimal y el hueso de la ceja para dar luz a la mirada. Continuar con un tono intermedio, en el párpado y en la línea de las pestañas. Finalmente, utilizar el tono más oscuro en el tercio externo del ojo en forma de V girada. Difuminar bien hacia afuera.

El delineado trazarlo rasgado hacia afuera, en negro o marrón, esfumarlo con un pincel y no olvidar delinear la línea de agua. Aplicar máscara de pestañas, concentrándose en las más alejadas del lagrimal, para “estirar” el ojo.

Ojos almendrados: son los más fáciles de maquillar ya que presentan una mayor simetría. Son estrechos y de forma oval. Empezar aplicando el tono más claro, para iluminar, en todo el párpado hasta el hueso de la ceja.

Continuar poniendo un tono intermedio en el pliegue del párpado comenzando en el extremo exterior y difuminar. Finalizar aplicando el tono más oscuro dos tercios de la línea de las pestañas superiores hasta el pliegue.

Para el delineado dibujar una línea ligeramente ascendente que vaya desde el extremo interior de la línea de las pestañas superiores y terminar poco más allá del rabillo del ojo. Finalizar con máscara de pestañas en los extremos del ojo para dar fuerza a la mirada.

Ojos juntos: se considera que una persona los tiene cuando los ojos guardan entre sí una distancia menor a la de un ojo. En este caso se usarán los colores más intensos en los extremos externos y los más claros en el lagrimal para dar más luz y amplitud. Para separar ópticamente el ojo, aplicar una sombra más clara sobre el hueso de la ceja y párpado. Poner un punto de luz en en el lagrimal. Usar un tono intermedio en el lado exterior del pliegue del párpado y extenderlo hacia el centro y hacia la ceja. Por último, aplicar una sombra más oscura en la parte externa del ojo hacia arriba hasta el área externa del pliegue. Delinear desde el centro del iris hasta más allá del final del ojo. Poner máscara de pestañas.

Ojos separados: esta forma se caracteriza por tener más de un ojo de separación entre los mismos. Para juntar los ojos ópticamente, aplicar el tono más claro sobre el hueso de la ceja para dar luz y levantar la mirada. Luego continuar con un tono intermedio desde el lagrimal hacia la parte exterior del pliegue del párpado. Usar un tono más oscuro para dibujar la línea de las pestañas superiores hasta el pliegue del ojo.

Delineado: debe ser delgado. Por último, aplicar máscara

 

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios