miércoles 21 de abril de 2021
MODA Y BELLEZA | 17-12-2020 07:20

Yoga facial para un rostro radiante

La práctica de ejercicios provenientes de esa disciplina oriental, sumados a una nueva técnica creada por una make up artist escocesa, dan como resultado una piel saludable, brillante, descansada y natural.

Si al mirarte al espejo ves tus músculos tensos, tenés ojeras y tu piel luce sin vitalidad, sabemos las causas: un año agotador, que, por suerte, estamos a punto de despedir.

A todos el cansancio se nos queda plasmado en la cara. Pero, ¿por qué no relajarnos un poco y mejorar nuestra imagen? El faceyoga, como se lo conoce en inglés, o yoga facial, promete ayudar a disminuir el estrés, favorecer la calma y tener una piel más fresca y luminosa.

"Otra de las ideas del yoga facial es generar músculos más fuertes debajo de la piel y que eso active la circulación sanguínea y a su vez le dé un aspecto y color más saludable al cutis", dice el dermatólogo Klaus Hoffmann. "Esta es fundamentalmente una tendencia que surgió en los Estados Unidos y se difundió hacia los demás continentes", agrega.

"Así, algunos ejercicios del yoga pueden ayudar a relajar el rostro y darle un aspecto más descansado. Por ejemplo, el ejercicio cara de pez. Se realiza así: hay que inhalar profundamente, llenar de aire las mejillas y comenzar a mover la mandíbula baja de adelante hacia atrás y luego de izquierda a derecha. Este ejercicio relaja los músculos del rostro", asegura la dermatóloga Eva Juchems. Es uno de los tantos ejercicios para generar movimiento en la zona.

Yoga facial para un rostro radiante
Es posible fortalecer los 57 músculos que hay en la cara y el cuello mediante la práctica a diario de esta técnica.

Otro ejemplo es el desbloqueo mandibular para el óvalo facial. Con esta práctica se trabaja con los músculos de la mandíbula, que suelen doler al presionar los dientes (bruxismo), y ayuda a reducir el bloqueo dental. Se realiza pellizcando suavemente la línea de la mandíbula debajo de la barbilla con el dedo índice, medio y pulgar de ambas manos. Se debe presionar y soltar a lo largo de la misma línea hacia las orejas cinco veces.

Luego, poner los pulgares juntos en la región del mentón y arrastrarlos a lo largo de la línea de la mandíbula y alejarlos uno del otro cinco veces. Al llegar a las orejas se deben levantar los dedos y comenzar de nuevo. Lo ideal es hacer cinco repeticiones.

Yoga facial para un rostro radiante
Nunca frotar. Lo ideal es tratar tu rostro suavemente, aplicando la crema mediante golpecitos, con masajes delicados con los dedos.

Menos estrés, mejor piel:

"Precisamente cuando uno tiene la zona de la mandíbula tensionada algunos ejercicios pueden generar un gran alivio", dice Hoffmann. Cuando una persona sufre de retención de líquidos en el rostro, por ejemplo, los movimientos también pueden llevar a un drenaje linfático y ayudar a que haya una mejor circulación en el cutis.

Eso sí, no hay que esperar resultados inmediatos. "Sin disciplina y persistencia no funciona", alerta Juchems. Es necesario hacer los ejercicios entre tres y cuatro veces por semana durante cinco minutos. "Lo ideal sería hacerlos todos los días."

La experta en fisionomía Tatjana Strobel también es de la opinión de que el yoga facial puede ayudar cuando se lo practica con regularidad. "Pero además hay que tenerle algo de fe y creer en sus beneficios", dice la especialista de Zurich.

A muchos les parece una tontería ponerse a entrenar los músculos del rostro con la misma tenacidad que los bíceps. "Obviamente para esa gente el yoga facial no es una buena opción", comenta Strobel. En cambio, para los que creen en esta práctica, encontrarán con seguridad un buen resultado: la relajación.

Yoga facial para un rostro radiante
El Skin Yoga logra el efecto glow, ese aspecto luminoso que queda tan bien cuando nos sacamos una selfi.

"Es un momento para uno mismo, en el que uno se concentra en hacer algo que le hace bien y después del ejercicio se siente mucho mejor", asegura Strobel. "Eso de por sí es bueno".

Los beneficios del yoga facial:

Rejuvenece.

Relaja y libera el estrés.

Previene la flacidez.

Mejora la respiración.

Activa y tonifica los músculos de la cara.

Mejora la circulación de la sangre y el oxígeno que circula por el rostro.

Previene la aparición de las arrugas. A partir de los 30 años es la edad perfecta para comenzar a practicarlo porque se pueden ver los resultados en menor tiempo debido a que los músculos faciales no están tan debilitados y reaccionan rápidamente. Pero eso no quiere decir que no puedan practicarlo las mujeres de 40, 50 o 60 años, porque nunca es tarde para realizar una actividad con efecto rejuvenecedor.

Mejora la circulación de la sangre y el oxígeno que circula por el rostro. Previene la aparición de las arrugas. A partir de los 30 años es la edad perfecta para comenzar a practicarlo porque se pueden ver los resultados en menor tiempo debido a que los músculos faciales no están tan debilitados y reaccionan rápidamente. Pero eso no quiere decir que no puedan practicarlo las mujeres de 40, 50 o 60 años, porque nunca es tarde para realizar una actividad con efecto rejuvenecedor.

Yoga facial para un rostro radiante
Ejercicios faciales, rutinas de belleza, dieta sana y descanso, esenciales para una piel perfecta.

Skin Yoga: una piel natural:

La creadora del Skin Yoga o piel de yoga es la maquilladora escocesa Sara Hill, conocida en el mundo de la belleza por haber trabajado con celebrities como Rosie Huntington-Whiteley, Kanye West o firmas como Alexander McQueen o Vivienne Westwood.

En una selfi, la experta en belleza explicaba cómo le dejaba la piel una clase de yoga. Además de estar más saludables, flexibles y despejar nuestra mente, el resultado es una piel más limpia y luminosa. ¿Por qué? La transpiración ayuda a eliminar toxinas y depurar la piel.

La llamé piel de yoga porque emula ese resplandor hermoso que uno tiene cuando sale de su clase de yoga. En esta actividad, la transpiración ayuda a eliminar toxinas y nos deja la piel lisa. Esta técnica no trata de ocultar imperfecciones, sino de crear una versión más real, fresca e irresistible de nuestra piel natural. Una piel que brille con salud en su máxima expresión", explica la maquiladora escocesa conocida en las redes bajo el hashtag #SkinYoga.

Sus seguidores en instagram comenzaron a preguntarle cómo podían conseguir esa piel luminosa en casa y ella subió un tutorial para explicarlo. "Empecemos por la limpieza de la piel y posteriormente aplicar una humectante, eso es lo que le dará a la dermis un efecto casi húmedo. Además, mezclamos la base de maquillaje con una gota de aceite para la cara y una gota de iluminador", compartió la experta en su instagram @sarahillmakeup.

El tutorial, paso a paso:

1. Primero, limpiá tu piel con leche limpiadora, gel o agua micelar, tu producto preferido. Luego, aplicá una crema humectante con vitamina E o aloe vera para lograr un efecto casi húmedo. Preferí cremas que contengan factor de protección solar para defenderte del fotoenvejecimiento, la causa de la aparición del 80 por ciento de las arrugas.

2. Sobre la palma de tu mano, colocá cinco gotas de la base de maquillaje líquida, una gotita de tu aceite facial favorito y una de iluminador líquido. Los tonos dorados son los ideales para esta época del año.

3. Mezclá los tres productos en tu mano y luego aplicá la mezcla en tu rostro, usando la yema de tus dedos, a modo de masaje. Esto ayudará a reactivar la circulación sanguínea, relajar los músculos faciales y que el producto penetre de manera más homogénea.

4. En las áreas donde necesites, por ejemplo, debajo de los ojos, en manchas o alrededor de la nariz, aplicá corrector. Si es necesario, pulverizá ligeramente con una bruma facial.

5. Con respecto a los ojos y a la boca, los tonos dorados o rosé son los que mejor acompañan esta opción de maquillaje nude. El look se termina con el rubor crema o bronzer. Hill advierte sobre el uso de polvos y aerosoles que contengan alcohol. Para lograr el look Yoga Skin en la mezcla de maquillaje deberás seguir estas proporciones "mágicas": "un 60-70 por ciento de base, un 15 por ciento de aceite facial, un 10 por ciento de iluminador líquido y, opcional, 5 por ciento de gotas de brillo", afirma Hill.

Alimentar la piel desde adentro:

Comer de forma saludable, controlar el consumo de alcohol y de café y evitar el tabaco son esenciales para la belleza de la piel.

Lo mejor que podemos hacer por ella es aumentar el consumo de frutas y verduras porque tienen efecto detox.

Incluí zanahorias, cítricos, nueces, atún, frutos rojos y yogur en tu dieta.

Recurrí a ensaladas multicolores con verduras de estación.

Tomá licuados de frutas, y frutas frescas como melón, sandía, ananá, frutillas, cerezas, duraznos, damascos, kiwi.

Consumí, en lo posible, cinco porciones al día de verduras y frutas. Ejemplo: Dos platos de ensaladas crudas y/o cocidas con cada comida principal. Dos frutas medianas en el día. Una porción de ensalada de frutas o 1 vaso de jugo exprimido o 1 licuado de fruta con agua o leche como colación.

Mantené una correcta hidratación durante todo el año. Son recomendables no menos de 2 – 3 litros diarios de agua.

Tips para una piel de yoga:

Para lograr los mejores resultados a la hora de lucir este make up nude y natural, la especialista escocesa asegura que es necesario cuidar nuestro cutis a diario: "Por supuesto, las imperfecciones se pueden enmascarar y disfrazar, pero la piel solo puede verse realmente increíble si está nutrida, sana y cuidada", asegura. Por eso, a continuación te damos algunos consejos para poner en práctica y lucir un rostro perfecto:

1. Exfoliá tu piel una vez por semana.

2. Luego, aplicate una máscara de acuerdo a tus necesidades para devolverle frescura y luminosidad.

3. Limpiá e hidratá tu piel, al menos dos veces al día.

4. Por las noches, aplicá serum antes de la crema hidratante, de acuerdo a las necesidades de tu piel. Puede ser de vitamina C y luego aplicar una hidratante de ácido hialurónico. ¡Un shock de vitalidad!

5. Siempre usá protector solar, en lo posible de más de 30 de factor de protección solar.

6. Tomá mucha agua y mantené una dieta sana, equilibrada y saludable.

7. Dormí, en lo posible, ocho horas por día.

8. Cada tanto evitá maquillarte, así dejás que tu piel respire y descanse de los productos. Hacé un "ayuno" de cosméticos.

9. Ante cuaqluier duda, consultá siempre con un profesional.

 

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios