lunes 20 de septiembre de 2021
SOCIEDAD | 19-05-2021 09:03

María Dueñas: El regreso de la costurera

La exitosa autora de El tiempo entre costuras, famosa por su adaptación a una serie, vuelve a traer a escena a la atrevida Sira, que pasa de ser modista a periodista y hasta se encuentra con Eva Perón. Un libro imperdible.

Pasó ya más de una década de la publicación del famoso bestseller El tiempo entre costuras de María Dueñas Vinuesa, que contaba la historia de una joven costurera convertida en espía.

Su nombre era Sira Quiroga y protagonizaba la novela que se convirtió en un fenómeno editorial y cuya adaptación televisiva de la mano de Antena 3 logró numerosos galardones y un espectacular éxito de audiencia. La actriz Adriana Ugarte, quien diera vida a Sira Quiroga en la serie, definió al personaje como “un animal valiente y sediento de amor” y entre el elenco desfilaron algunos de los rostros más conocidos de la televisión española.

Así como le pasaba a la costurera de la novela, que vivía un cambio rotundo en su vida, algo semejante le ocurrió a María Dueñas de 57 años, doctora en Filología Inglesa en la facultad de Letras de la Universidad de Murcia, que tras dos décadas dedicada a la vida académica, irrumpió en el mundo de la literatura con su famosa novela y continuó cautivando por igual a lectores y críticos con sus obras posteriores, Misión Olvido (2012), La Templanza (2015) y Las hijas del Capitán (2018).

Sira

Traducida a más de treinta y cinco lenguas y con millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, María Dueñas se ha convertido en una de las autoras más estimadas tanto en España como en América Latina. Sira es su quinta novela.

Su vida entre costuras:

Dueñas nació en Puertollano, España, en una familia numerosa de siete hermanos. Actualmente, reside en Cartagena, donde se trasladó por motivos laborales junto a su marido, Manuel Ballesteros, catedrático de latín, con quien tiene dos hijos: Jaime y Bárbara.

"Mi marido tiene gran flexibilidad y lleva muchas cosas de la vida familiar y la intendencia que yo no puedo. Siempre lo ha hecho, pues yo he tenido una vida laboral muy activa fuera de casa. Ni a él ni a mí nos gustan las tareas domésticas. Hago muchos equilibrios para que mi vida profesional trastoque lo mínimo posible la familia", contó hace unos años. La autora mantiene su vida personal apartada de la pública y guarda la intimidad familiar de los medios.

Sobre el nuevo libro:

"Sira y yo estábamos cansadas de estar juntas. En aquel momento, no tenía ni la fuerza ni la intención de volver con ella. Por eso decidí seguir escribiendo otras novelas y, con el tiempo, pude retomar la historia", dijo la autora en una entrevista con Télam. A Dueñas le llevó doce años encarar la segunda parte: la larga promoción del bestseller y la producción de la serie la habían agotado.

El año pasado, a punto de venir a Buenos Aires para el Festival Leer, tuvo que suspender el viaje por la pandemia y la cuarentena fue una buena excusa para sentarse a escribir sin interrupciones.

"Casi la mitad la formulé durante esa primera etapa de confinamiento. Pero también me di cuenta de que aquello de que uno rinde al 200 por ciento porque tiene más tiempo disponible no es del todo cierto porque la preocupación es permanente y eso hace que el estado de concentración no sea el mejor. Pero con los meses, la novela fue haciendo su camino, salió adelante", comentó.

Editorial Planeta
"Una novela maravillosa, con intriga, amor, misterio y ternura", definió Mario Vargas Llosa a la obra prima de Dueñas, El tiempo entre costuras. Hoy esa apasionada protagonista vuelve a la aventura en una Sira recargada.

Sira y Eva Perón:

Un dato llamativo de la nueva novela es que incluye a Eva Perón entre sus personajes. Según Dueñas, "Eva salió a mi encuentro porque 1947 fue el año de su visita a España, donde yo situaba la acción. Me convocó la Eva que se plantaba delante de Franco, un tipo que en ese momento mandaba gente al paredón, eran los años más crudos de la dictadura.

Ella llegó con su frescura y se plantó delante de Franco, de los obispos y de los militares con una osadía que me llamó mucho la atención. Nadie podía decirle nada porque en su espalda de alguna forma llevaba los cargamentos de trigo para una España hambreada" contó.

En cuanto al personaje de Sira, la define como una resiliente, una mujer con coraje. "Es una Sira en constante evolución y reconstrucción porque toca fondo y vuelve a emerger. En El tiempo entre costuras, Sira reaccionaba ante la coyuntura, ahora, en cambio, va tomando las decisiones. Creo que tiene la cabeza más fría", afirma su creadora y añade:

"Creo que Sira es mucho más parecida a como somos las mujeres hoy, haciendo equilibrio entre la familia y lo pronal, lo público y lo privado, en defensa de nuestras aspiraciones", relata.

Sira
Dueñas en la presentación de su libro.

Dueñas como lectora:

La autora cuenta que sigue leyendo con avidez y muy variado. "El último libro que me conmovió fue Feria de Ana Iris Simón. Habla de aquellos desencantados con la vida en la ciudad y que deciden mudarse a una casa medio deshecha en el medio de la nada. A veces los motivos son ligeros y a veces, no. Son muchos los que se están preguntando hasta qué punto nos han engañado para convencernos de vivir en ciudades donde evidentemente todo es más complejo", reflexiona la autora que ahora nos propone reencontrarnos con la apasionada Sira.

Sobre Sira:

Vuelve la protagonista de El tiempo entre costuras:

La Segunda Guerra Mundial llega a su fin y concluidas sus funciones como colaboradora de los Servicios Secretos británicos, Sira afronta el futuro con ansias de serenidad. No lo logrará, sin embargo. El destino le tendrá preparada una trágica desventura que la obligará a reinventarse, tomar sola las riendas de su vida y luchar con garra para encauzar el porvenir. Entre hechos históricos que marcarán una época, Jerusalén, Londres, Madrid y Tánger serán los escenarios por los que transite. En ellos afrontará desgarros y reencuentros, cometidos arriesgados y la experiencia de la maternidad.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios