sábado 23 de enero de 2021
SALUD | 30-11-2020 06:17

Sungazing: Con la vista al sol

La práctica no es más que mirar al sol directamente durante la franja de tiempo segura, en el amanecer y el atardecer. Según sus seguidores, se obtiene una salud perfecta para mente, cuerpo y espíritu.

A la mirada al sol con fines terapéuticos los antiguos hindúes la llamaban Surya Namaskar; los egipcios y los americanos la bautizaron helioterapia; los europeos, Terapia de Apolo y hoy se la conoce como sungazing, curación solar o sun yoga.

La idea de esta terapia alternativa es que al mirar al sol (solo durante el amanecer o el atardecer, si no sería dañino) el cuerpo recibe la energía del astro, suficiente para curar algunas enfermedades, proporcionar bienestar y ayudar a la persona a poner en orden su mente.

Estos beneficios están basados en el hecho constatado de que la exposición solar activa la glándula pineal y es imprescindible para mantener un buen nivel de vitamina D. Además, practicado con sentido común y mucha precaución, puede ayudarnos a mejorar la calidad de vida y ciertas carencias y dolencias, como los desarreglos hormonales, el estrés, el insomnio, la ansiedad o la depresión.

Sungazing: Con la vista al sol
Polo POSITIVO: Una vez que el cuerpo se haya convertido en un chip solar, entonces no es necesario seguir con el sungazing.

Sol, energía y alimento:

El gurú de esta terapia, Hira Ratan Manek, más conocido como HRM, nació en 1937 en India, y desde 1995, dice vivir exclusivamente de la energía solar y el agua, sin otro alimento, aunque varias fuentes lo desmienten.

"Los informes médicos están en mi web (solarhealing.com). Mi contribución a la humanidad es la de dar a conocer la ciencia de vivir de la luz solar. No como: me alimento del sol", ha declarado.

Según Manek, "los primeros rayos del sol de la mañana y los últimos de la tarde son más beneficiosos que la televisión y las computadoras. La franja segura no es peligrosa. Los ojos necesitan una buena luz para estar sanos. Nadie ha dañado sus ojos por mirar al sol en la franja de tiempo segura y durante unos segundos", asegura.

Sus beneficios:

Algunos de sus múltiples aportes para la salud son: la mente se llena de pensamientos positivos y se fortalece; aumenta el nivel de energía y disminuye el apetito; se obtiene salud y paz mental; reestablece los niveles normales de melatonina y la salud del sistema endócrino.

Según el investigador, todo esto se verá reflejado en el cuerpo físico, ya que con una mente en paz, el cuerpo sana y se cura a sí mismo, dejando ir alergias, desórdenes respiratorios y otro tipo de enfermedades.

"La raíz de todas las enfermedades es la debilidad física. Al debilitarse el cuerpo, deja de trabajar de manera óptima, con un sistema inmunológico débil. Recibiendo más luz solar, el cuerpo aumentará las defensas, mejorando su poder inmune y autosanador. Todos hemos disfrutado amaneceres y atardeceres por largos periodos sin sufrir daños. De la misma forma, si practicamos sungazing seguro durante las horas recomendadas, vamos a obtener buena salud mental, física y espiritual" afirma. 

La técnica puede ser practicada por la mayoría de las personas, excepto los no videntes, hipertensos, quienes padecen hemofilia, tengan microhemorragias retinianas o sean menores de 15 años.

Cómo se realiza:

La práctica requiere la contemplación del sol una vez al día, durante la primera hora al amanecer o antes del atardecer, horas en las que la radiación infrarroja y ultravioleta es nula o mínima, evitando así daños oculares o corporales.

La técnica es muy sencilla. Debe hacerse descalzo sobre el suelo, mirando fijamente el sol durante diez segundos, aumentando diez segundos cada día de práctica para que el ojo se acostumbre. Siguiendo estas reglas el ejercicio es seguro.

Cuando se lleve un mes observando el sol ya serán cinco minutos el tiempo que se pase haciéndolo, a los dos meses, serán 10, y así hasta alcanzar el máximo recomendado de 45 minutos, a los nueve meses.

Chip solar:

"La práctica que enseño se realiza solamente por un período de 270 días, de forma regular o irregular. Una vez que el cuerpo se haya convertido en un chip solar, entonces no es necesario seguir con el sungazing. No es una práctica que tenga que realizarse toda la vida. Si usted practica el sungazing durante 270 días (111 horas), ya habrá completado la práctica" comenta Manek.

El gurú habla con mucho respeto y admiración por el astro rey: “El Sol tiene alma, y si lo miramos con respeto y con intención vamos a sintonizar con él: nos cuidará y guiará. Incluso, si es usted dado a la astrología, puesto que el Sol rige a todos los planetas del sistema solar, si mantiene buenas relaciones con el Sol, él va a indicar a todos los planetas que sean favorables con usted”, asegura Manek.

Sungazing: Con la vista al sol
Luego del proceso de energizar el agua, se aconseja beberla durante el día

Energía solar para beber:

El Sungazing enseña también a energizar el agua con el sol. En India se acostumbra a beber de esta agua, usarla para el té o bien para darse baños. ¿Cómo se hace? Muy sencillo.

Manek aconseja colocar el recipiente con agua tapado durante todo el día al sol. Luego, dejarlo a la sombra y jamás colocarlo en la heladera.

“Esta agua se conserva energizada durante 24 horas, y tiene un efecto más potente y por descontado mucho más saludable que cualquier bebida energética que vaya a encontrar en el supermercado” afirma.

Andando sobre la tierra nos reconectamos con la tierra, bebiendo agua energizada por el sol nos reconectamos con el agua, mirando el Sol y estando bajo su luz, nos reconciliamos con el Sol”, asegura el gurú de la India..

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios