miércoles 21 de abril de 2021
SALUD | 27-11-2020 07:20

Anticonceptivos: Los mitos de la pastilla

Desde su aparición en la década del 60, las píldoras anticonceptivas se instalaron como el método más usado para la planificación familiar. Sin embargo, todavía existen varios mitos sobre sus efectos en el organismo.

Los métodos anticonceptivos han sido reiteradas veces puestos en debate. Efectos adversos, contraindicaciones o razones ideológicas, han creado dudas sobre su utilización y efectividad, por eso, es muy importante estar informada antes de iniciar cualquier método de cuidado. Como cada cuerpo tiene características únicas y particulares, es central consultar con un especialista y realizarse los chequeos correspondientes para evaluar a qué tratamiento recurrir.

Existen dos tipos de fármacos: las pastillas combinadas -estrógeno y progesterona- que impiden la ovulación y son similares a las hormonas producidas por el cuerpo, y aquellas que sólo contienen progestágenos (predominantemente progesterona).

Sin embargo, hay ciertos mitos que podemos descartar de antemano. “Además de ser útiles a la hora de evitar embarazos no deseados, las pastillas ayudan a regular el ciclo menstrual. Por ejemplo, en los casos de mujeres que sufren de endometriosis, las pastillas colaboran no sólo reduciendo sus ciclos, sino también los dolores característicos de esta enfermedad”, explica la Dra. Bárbara Lotti, ginecóloga y especialista en reproducción asistida del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Buenos Aires.

Anticonceptivos: Los mitos de la pastilla
Consultá: No tomes pastillas por tu cuenta. Andá a tu ginecólogo/a.

Verdadero y falso

1. “Las pastillas anticonceptivas ponen en riesgo la fertilidad”

Falso: Hasta el momento, ningún estudio ha comprobado que haya una relación directa entre la ingesta de pastillas anticonceptivas y la afección de la fertilidad. “Algunas mujeres relacionan las pastillas con inconvenientes al momento de buscar un embarazo. Sin embargo, esto se debe a que por la regulación de su ciclo menstrual se pueden pasar por alto patologías o anomalías que sí influyen en la fertilidad”, explica Lotti.

Antecedentes tales como tener un ciclo irregular -razón por la cual en muchos casos se recetan las pastillas anticonceptivas-, en cambio, sí pueden ser señales de estar portando alguna patología relacionada con la infertilidad.

2. "Hay que hacer un descanso"

Falso: “Las pastillas anticonceptivas que se usan actualmente no necesitan un periodo de descanso, así que las mujeres que eligen este método pueden utilizarlas durante todo el tiempo que deseen la anticoncepción”, señala la especialista de IVI Buenos Aires, y agrega que, cuando la persona desee quedar embarazada, “no es necesario que las suspenda con anticipación, porque no tienen un efecto residual”.

3. “Producen aumento de peso”

Falso: En otras épocas, en una etapa anterior del desarrollo tecnológico y farmacéutico, en la composición de las pastillas anticonceptivas se utilizaba una cantidad mucho mayor de hormonas, lo que generaba como efecto la retención de líquidos, dando una sensación de aumento de peso. “Lo cierto es que en la actualidad nada de esto ocurre. Los anticonceptivos no favorecen el aumento de peso, ni la ansiedad”, aclara Lotti.

4. "Se puede tomar la misma pastilla anticonceptiva de una amiga"

Falso: El uso de anticonceptivos orales es personalizado porque depende de las necesidades de cada mujer y de su tolerancia a las píldoras. Una mujer no debe tomar una sin consultar a un médico previamente. Lamentablemente, la automedicación es muy frecuente, sobre todo en jóvenes.

5. Los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de sufrir cáncer:

Falso: No hay ninguna evidencia, ni relación causa-efecto, sobre si los anticonceptivos combinados son causales de algún tipo de cáncer. En cambio, sí hay investigaciones que han demostrado que las píldoras anticonceptivas disminuyen el riesgo de padecer cáncer de ovario, de endometrio y de colon.

6. "Si el ginecólogo me recetó una pastilla anticonceptiva, la puedo tomar años"

Falso: Se recomienda un control a los dos primeros meses de empezar con las pastillas anticonceptivas, con el objetivo de ver la tolerancia de la paciente. Luego, si las tolera bien, se recomienda un control por lo menos una vez al año.

Anticonceptivos: Los mitos de la pastilla
Prevención: Además de las pastillas se debe usar preservativo para evitar las enfermedades de transmisión sexual.

Para tener en cuenta:

Este método alcanza su máximo grado de efectividad al mes de la toma de los anticonceptivos, que es del 90 % aproximadamente. Sin embargo, la mujer que utiliza este método debe tener en consideración algunas situaciones:

Usar preservativo: En primer lugar, por más que la píldora tenga un alto índice de efectividad; es importante usar también preservativo para evitar enfermedades de transmisión sexual.

Hay medicamentos que interfieren su absorción: Por ejemplo, los antibióticos y, por ende, disminuyen su eficiencia. Tenerlo en cuenta si estamos bajo tratamiento con estos medicamentos.

En caso de que la mujer se olvide de tomar la pastilla un día se deben tomar dos juntas al día siguiente. Sin embargo, si se la olvida de tomar durante los primeros diez días del ciclo, es mucho más probable que pueda quedar embarazada, por lo tanto, debe usar otro método anticonceptivo complementario.

Si se toman de modo irregular se aumenta la posibilidad de spotting, que es el sangrando intermenstrual escaso.

Si una mujer tiene vómitos, debe tomar otra pastilla una vez que se sienta mejor para asegurar su efecto

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios