miércoles 1 de diciembre de 2021
SALUD | 27-10-2021 11:49

Pintar para reparar las heridas

La exmodelo Ginette Reynal presentó Kintsuji, su muestra de arte en BADA. Es el fruto de su paso por la pandemia y también de su superación personal, luego de la lucha contra las adicciones.

Además de ser modelo, conductora y actriz, hace unos años que Ginette Reynal de 61 años también canaliza su creatividad con el arte. Se convirtió en una pintora con un estilo muy marcado y recientemente expuso su muestra, Kintsuji, en BADA (Buenos Aires Directo de Artista), que se llevó a cabo en La Rural.

En la inauguración de la feria, se la vio acompañada por su hija Mía Flores Pirán, y su hermana Madeleine Reynal, también fueron varios amigos. Y la visita más especial para ella, la de su nieto, Ramsés (hijo de Mía Flores Pirán y Luis Ortega).

Cambié mucho postpandemia. De hecho, en la pandemia me pude conectar con mi creatividad y utilizar las horas eternas para crear”, comentó Ginette. Además, dijo: “En esta ocasión estoy exponiendo lo que hice durante la pandemia y obras que realicé cuando pude empezar a viajar. Una mezcla entre California y Barcelona".

En relación al nombre de la muestra, expresó: "Llamé a esta serie Kintsuji porque es la técnica que repara fracturas o quiebres en la porcelana y cerámica con oro líquido hecho de barniz y polvo de oro", contó la artista, en alusión a esta filosofía japonesa que plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto, y que deben mostrarse, incorporarse y embellecerlo, poniendo de manifiesto su transformación e historia.

Pintar para reparar las heridas
KINTSUJI: "Llamé así a esta serie porque es la técnica que repara fracturas o quiebres en la porcelana y cerámica con oro líquido hecho de barniz y polvo de oro", contó la artista.

Sobre Ginette:

Nació en 1960 en Buenos Aires y fue criada en una familia de clase alta. Su nombre es Juana, pero su nana francesa que la crió de niña la rebautizó con el nombre de Ginette.

Inició su carrera en las pasarelas a los 15 años, en 1975, con la camada de modelos en las que estaban, entre otras, Anamá Ferreira, Mora Furtado, Carmen Yazalde, Teté Coustarot y Patricia Miccio. A los 17 viajó a París, Francia, donde desarrolló su carrera.

Su notable belleza la llevó a la pantalla chica tanto en su rol de actriz como el de conductora de varias tiras y ciclos de humor. Junto a Beatriz Salomón y Denise Dumas condujeron el popular programa humorístico Café fashion. Fue modelo exclusiva de primeros diseñadores como Elsa Serrano y Jorge Ibañez, y también trabajó en radio.

Ginette se casó en tres oportunidades. La primera con el polista Julio Zabaleta. Su segundo matrimonio fue con Manuel Flores Pirán, con quien tuvo a sus dos hijos Mía y Martín. Luego se casó en 1996 con el polista argentino Miguel Pando hasta la muerte del deportista a causa de un cáncer cerebral, el 24 de enero de 2011, a los 43 años. Fruto de este matrimonio tuvieron un hijo, Gerónimo.

Las drogas:

Este año, en el programa Seres Libres, conducido por Gastón Pauls, Ginette se prestó al juego de desandar su historia con distintas sustancias: “Empecé a sentir que perdía el control desde muy chica, a los 18 años. La primera vez que me puse en pedo fue cuando cumplí 15 años, con clericó. Si tenés una tendencia natural a la adicción, es una problemática que es muy difícil no patinar, porque es igual que la gente que tiene problemas con la comida: todo el mundo a nuestro alrededor chupa y por ahí hay gente que no te das cuenta de que se droga, pero anda por ahí cerca”, contó.

“El primer porro que yo me fumé en mi vida lo fumé con mis abuelos y mi padre. Tenía 16 o 17 años. En ese momento era el boom de todo eso, y en mi casa todo se hablaba", relató.  “Por eso, mi lucha contra las drogas empezó desde muy chica. Pude parar en muchos momentos, pero después de que se murió mi marido, fue la patinada final”, explicó.

Con respecto a cómo manejaba su adicción en los ámbitos laborales y sociales, indicó: “Desgraciadamente, para el afuera, manejaba mis adicciones muy hábilmente. He tenido y tengo, gracias a Dios, una excelente educación y puse mucho cuidado en enmascarar muy bien... Me jactaba de que no se daba cuenta nadie. En el momento en el cual yo sentía que por ahí me empezaba a poner más dura -lleva su mano a la mandíbula-, desaparecía. Me iba a mi casa a consumir sola”.

Siguiendo su relato, la actriz reflexionó: “La gente a la que se le nota más porque no tiene esa habilidad, por ahí puede resolver su problema antes si pide ayuda. Es un poco una suerte cuando vos sos tan evidente”. Entonces, contó cuál fue uno de los detonantes que la llevó a abandonar definitivamente el consumo: “A mí me agarraron mis hijos. Yo creía que ellos no se daban cuenta. Y un día me agarraron los mayores, me sentaron y me dijeron: ‘Mamá, basta’. ¡Me dio una vergüenza tremenda!”.

Luego empezó a ir a Narcóticos Anónimos: "Lo recomiendo. Escuchar esto de alguien que no te imaginás que le puede pasar, hace que recapacites", concluyó.

Sobre BADA:

Buenos Aires Directo de Artista (BADA) reunió 280 artistas consagrados y emergentes y se presenta como un espacio de encuentro, que tienen la oportunidad de conectarse directamente con una gran cantidad de público que está ávido por adquirir obras de arte de una manera fácil y directa.

El público tiene la oportunidad de conocer personalmente al artista, logrando de esta manera añadir valor a sus obras y comprar directamente sin intermediarios.

BADA ofrece soporte comercial a los artistas, con capacitaciones en marketing y comunicación, y una página para venta online (bada.com.ar).

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios