martes 4 de octubre de 2022
SALUD | 03-12-2021 15:40

Lunares: 5 aspectos que se deben controlar

Pueden ser congénitos o aparecer a lo largo de la vida. Se encuentran en cualquier parte del cuerpo y la mayoría son benignos. Sin embargo, requieren cuidado y observación.

Los lunares o nevos son manchas en la piel de distintas formas y colores. Para evitar inconvenientes, es necesario controlarlos periódicamente y detectar así aquellos que pueden resultar malignos.

¿Qué aspecto tiene un lunar común? Usualmente, tiene menos de 5 mm de ancho. Es redondo u ovalado, con una superficie lisa y un borde definido, y, frecuentemente, presenta forma de cúpula. Ordinariamente, un lunar común presenta un color rosado, tostado o castaño uniforme. Las personas de piel o de cabello oscuro tienden a presentar lunares más oscuros que las personas de piel clara o de cabello rubio.

Autoexamen:

Se deben examinar los lunares según la regla del ABCDE, que describe las características del melanoma (cáncer de piel) en una etapa inicial:

A. Asimetría: los lunares suelen ser redondos u ovalados. Si son notablemente asimétricos o no poseen una forma definida, se les deberá prestar especial atención.

B. Bordes: a diferencia de los nevos inofensivos, los atípicos no presentan un contorno definido, sino borroso, irregular o áspero. El pigmento puede extenderse a la piel del derredor.

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común y a su vez el que tiene más posibilidades de ser curado
SEÑALES: Si el lunar presenta cambios de color, forma, textura o altura, se vuelve duro o se siente con bultos y empieza a dar picazón, sangra o exuda, consultar.

C. Color: los más frecuentes son aquellos dentro de la gama de los marrones. Los benignos poseen una pigmentación homogénea, mientras que en los malignos o melanomas se puede encontrar más de un color o varios tonos del mismo. Tonos de negro, castaño y tostado pueden estar presentes. Pueden verse también zonas blancas, grises, rojas, rosadas o azules.

D. Diámetro: deben vigilarse aquellos lunares que superen los 6 mm de diámetro, y los que aumenten rápidamente de tamaño.

E. Evolución: cualquier cambio, especialmente si es brusco, debe ser advertido. La elevación de un lunar plano, el sangrado, la picazón o el dolor, también son mutaciones importantes.

Los melanomas pueden variar mucho en su apariencia. Muchos muestran todas las características de ABCDE. Sin embargo, algunos pueden mostrar solo una o dos de las características de ABCDE.

Preguntas y respuestas:

• ¿Hay pieles más propensas que otras a tener lunares?

Sí. Las de fototipo I: pieles blancas acompañadas por ojos claros.

• ¿Cada cuánto es conveniente realizar un control médico?

En personas sin antecedentes de cáncer de piel o melanomas, una vez al año. En caso de antecedentes familiares o de tener muchas lesiones, cada seis meses. Es aconsejable realizar un autoexamen diario al momento del baño.

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común y a su vez el que tiene más posibilidades de ser curado
Melanoma: Es un tipo de cáncer de piel potencialmente peligroso porque puede diseminarse a otras partes del cuerpo.

• ¿Cómo se procede una vez detectado un lunar posiblemente maligno?

Se realiza una biopsia. Se adormece la piel que rodea al lunar, se extrae el nevo y se analiza la muestra. Es un proceso rápido, sin dolor, y requiere un mínimo cuidado de la herida.

• ¿Se puede prevenir la formación de lunares?

Los congénitos no, ya que están genéticamente determinados. Los adquiridos pueden prevenirse cuidándose de la exposición al sol.

• ¿La cantidad de lunares debe considerarse una alarma?

No. Las personas con muchos lunares deben hacer un control más exhaustivo, con aparatología especial.

• En este contexto post pandémico ¿hay alguna recomendación sobre la protección solar?

En este nuevo contexto debemos reforzar aún más el uso de protector solar ya que la piel se volvió más vulnerable y sensible por el encierro. Volver a la exposición en el verano podría generar mayor riesgo de lesiones. La piel no tuvo tiempo para adaptarse y esto podría generar repercusiones a largo plazo de una mayor incidencia de cáncer de piel.

Los cuidados básicos:

Usar protección solar aprobada por la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos) de factor 15 o más, y aplicarla cada dos o tres horas.

Usar gorros y anteojos, y evitar la exposición al sol entre las 11 y las 16 h, especialmente hasta los 17 años, ya que las quemaduras solares tempranas predisponen al cáncer de piel.

También se debe evitar el uso de camas solares. Son salas de radiación y aumentan la predisposición a la malignización de las lesiones.

Campaña Salvá tu piel:

• Llevada a cabo por la firma cosmética La Roche-Posay, tiene el objetivo de concientizar sobre la importancia de la prevención del cáncer de piel, luego de un año de disminución de los chequeos dermatológicos por el contexto epidemiológico. La acción de carácter federal cuenta con chequeos de lunares presenciales y consultas online gratuitas con fines educativos en toda la Argentina.

• Durante esta campaña un tráiler móvil con tres consultorios brinda consultas de carácter gratuito junto a un equipo de dermatólogos. Los mismos revisan y controlan los lunares de la población brindando un diagnóstico personalizado junto con el asesoramiento del uso de protector solar acorde a las necesidades de la piel de cada uno para concientizar sobre la prevención del cáncer de piel.

• Para acceder a todas las fechas y puntos que recorrerá el camión acceder al siguiente link: pro.larocheposay.com.ar/chequeoLunares. html

 

 

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios