domingo 1 de agosto de 2021
SALUD | 22-04-2021 09:22

Cómo tratar las boqueras

Se trata de una lesión inflamatoria que aparece en la comisura de los labios, muy molesta y que puede estar provocada por múltiples causas. Te contamos cómo prevenirlas y curarlas.

Las boqueras o queilitis angular es una lesión que puede aparecer en la comisura de los labios y tiene distintas causas. Puede provocarla una lesión crónica que se agudiza en ciertos momentos debido a una infección o por un déficit de ciertos nutrientes en nuestra dieta.

Características:

La queilitis angular es un pequeño corte en la piel que suele estar recubierta de una membrana blanquecina en la comisura de los labios. En muchas ocasiones, las boqueras aparecen tras un mal cuidado de una simple lesión que se ha producido en la zona.

Quizá al comer o por un gesto brusco se produce un corte en la zona de las comisuras y, después, aparece la dolorosa y antiestética boquera, que puede aparecer porque en la herida ha proliferado un hongo o bacteria que hemos transmitido a la zona por tocarnos la herida de forma insistente.

Otra de las causas habituales es una mala alimentación. Esto deriva en una falta de nutrientes y minerales esenciales tales como el hierro, el fósforo o vitaminas como la B12. Las boqueras aparecen en personas con estas carencias, por ejemplo, en quienes presentan un cuadro de anemia. Ante esta situación, es importante mantener la zona seca y acudir al médico para que recomiende un tratamiento adecuado. En la mayoría de los casos se puede curar con la aplicación de una pomada antibiótica o antifúngica.

Recomendaciones:

Las boqueras pueden aparecer por una alimentación poco saludable, por un sistema inmunitario débil y por accidente.

Es importante cuidar la piel de la zona de los labios, mantenerla hidratada y elástica para que no se rompa con facilidad al bostezar o comer.

Mantener una alimentación saludable y variada nos ayudará a tener un aporte de minerales y vitaminas necesario para que las boqueras no aparezcan con facilidad. De esta manera combatiremos el déficit de vitaminas y de hierro.

Por último, si lo que sufrimos es de un sistema inmunológico débil, lo principal es visitar al médico de cabecera para saber su causa. En muchos casos, el estrés nos debilita y con el consumo de un suplemento vitamínico será suficiente para reponernos y no padecer esta molesta lesión.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios