domingo 18 de abril de 2021
SALUD | 30-03-2021 16:08

Cómo superar el miedo a conducir

Si al ponerte al volante te transpiran las manos o al subir a la autopista tu corazón se acelera, tu diagnóstico es amaxofobia, o miedo a manejar un vehículo. Claves para vencerlo

Es un temor inexplicable. Luego de realizado el curso de manejo, obtenido el registro y de haber logrado tener el auto, hay personas que no se atreven a conducir. ¿Cuál es el problema? Una fobia, la "amaxofobia", una palabra proveniente del griego (amaxa o amaxo, carruaje y fobia, miedo).

Algunos de los síntomas que padecen quienes la sufren son: sudor, ahogo, temblor, taquicardia, dolor de estómago, incluso hay personas que se ven obligadas a parar el auto ante la sensación de descontrol que las invade. Conducir un vehículo es una actividad psicomotriz compleja influenciada por las emociones, que exige conocer previamente la forma en que debemos reaccionar ante las diferentes situaciones que se presentan en el tránsito.

Entre las emociones, el miedo es definido como la sensación de angustia provocada por un peligro real o imaginario. Cuando el temor le impide a una persona controlar adecuadamente esas situaciones experimenta amaxofobia.

La franja etaria más afectada por esta fobia se ubica entre los 30 y 40 años y se desarrolla en forma paulatina: puede comenzar con miedo a conducir en la autopista, luego en algunas rutas, hasta llegar a presentar una imposibilidad casi completa de manejar.

Tres consejos básicos:

La amaxofobia es una enfermedad que se puede controlar o curar si se acude a un psicólogo o si se aprende a controlar el miedo y para ello se necesita comprender la causa que está provocando ese temor. Algunos puntos que se deben trabajar para enfrentar la amaxofobia son los siguientes:

1. Identificar las situaciones que provocan miedo a conducir: Ordenarlas de mayor a menor importancia, de acuerdo al nivel de angustia que provoquen.

2. Tratar de buscar ayuda para atacar el miedo: por ejemplo, conducir acompañado, escuchar música que tranquilice, manejar con las ventanas cerradas para lograr mayor concentración, manejar distancias pequeñas, evitar hacerlo durante la lluvia o de noche.

3. Buscar ayuda profesional para hacer desaparecer la angustia: Los especialistas indican una terapia específica, donde si bien los métodos varían, el objetivo es siempre el mismo: modificar creencias negativas que impiden enfrentarse adecuadamente al tránsito.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios