jueves 23 de septiembre de 2021
MODA Y BELLEZA | 09-06-2021 09:05

Estrías: Cremas y tratamientos

Aparecen por los cambios hormonales y los descensos bruscos de peso. Son rojas o blancas, según su antigüedad. ¿Cómo eliminarlas? Desde cremas y alimentación hasta tratamientos estéticos. Te contamos todo.

Sus lugares preferidos para aparecer son el vientre, el pecho, parte alta de los muslos, cadera y glúteos. Aunque no representan ningún
problema médico, son marcas que no nos gustan y deseamos eliminar.

Pero, ¿Qué son las estrías?

Son ni más ni menos que cicatrices o lesiones que se forman en la piel y aparecen como resultado de la ruptura de las fibras de colágeno y elastina de la dermis. Las de aparición reciente se caracterizan por ser elevadas, de color rojo o violáceas, y a veces pican. Con el tiempo, se aplanan y adquieren un tono blanco brillante o nacarado. Es en esta etapa cuando puede ser más difícil de tratar.

Estas marcas suelen aparecer durante la adolescencia, porque es el momento que con el rápido crecimiento y el trastorno hormonal, la piel se "estresa" y forma esas pequeñas líneas rojas, que se volverán de color blanco nacarado con el tiempo. También durante el embarazo y al adelgazar de forma brusca. 

Como toda imperfección cutánea, es más fácil prevenirlas que erradicarlas. Y para ello es fundamental llevar una dieta y una hidratación adecuada, mantener el peso bajo control y cuidar la piel.

autoria
Leé también
Puro diseño
Las cremas reducen las estrías, disminuyen su tamaña, igualan su color, suavizan su textura y mejoran la elasticidad de la piel.
Prevención: Aplicar las cremas o aceites antiestrías mañana y noche desde el principio del embarazo y tres veces al día el último mes. Después del parto, una vez al día.

En este último aspecto, es fundamental usar a diario cremas formuladas especialmente para tratarlas. Estos productos reducen visiblemente las estrías al disminuir su tamaño, igualar su color y suavizar su textura, al mismo tiempo que mejoran los niveles de hidratación, resistencia y elasticidad de la piel.

Principales causas:

Genéticas: ciertas pieles tienen menos elasticidad y son mucho más sensibles a la ruptura de las fibras elásticas.

Subir y bajar de peso en períodos breves: los cambios corporales no se producen paulatinamente y la piel, a pesar de tener capacidad elástica, se estira demasiado.

Cambios hormonales: cuando la mujer es joven, el cuerpo sufre más alteraciones hormonales. Si el cambio es brusco, se producirá una distensión de los tejidos. Lo mismo sucede durante la menopausia.

Embarazo: el desarrollo de estrías se debe al aumento de las dimensiones corporales y los cambios hormonales. Desde el segundo trimestre de gestación, el abdomen comienza una expansión más pronunciada, con lo cual las fibras de la piel se estiran y se rompen.

Trastorno de las glándulas endocrinas: pueden provocar estrías por aumento de la fabricación de corticoide. También pueden presentar estrías aquellas personas que realizan tratamientos con corticoides, ya sea por vía oral o con cremas que los contengan.

Realización de ejercicios en forma violenta: por ejemplo, pesas y estiramientos bruscos.

Otros hábitos de vida poco saludables como la sequedad de la piel causada por el sol, el tabaquismo y falta de utilización de productos humectantes.

Cremas antiestrías:

¿Qué ingredientes debe incluir una emulsión para tratar las estrías? Existen distintas sustancias que ofrecen buenos resultados. Desde vitaminas, aceites vegetales hasta nutrientes especiales para la piel son los aliados para combatirlas.

El empleo diario de una crema o emulsión con vitamina A, vitamina E y alantoína, contribuye a la prevención de estrías, mejorando su aspecto. La vitamina A brinda la elasticidad que la piel necesita, la vitamina E posee un marcado efecto antioxidante, y la alantoína estimula y acelera la proliferación celular.

Los aceites vegetales muy nutritivos (almendra, germen de trigo, germen de arroz, jojoba, etc.) son una gran fuente de ácidos grasos esenciales y vitaminas y, por lo tanto, una buena opción porque aportan elasticidad a la piel.

El aceite de rosa mosqueta es efectivo porque tiene un gran poder regenerador sobre los tejidos dañados.

Otros ingredientes efectivos son la centella asiática, el silicio, el colágeno, el ácido hialurónico y el retinol.

Tratamientos para eliminarlas:

El éxito en el tratamiento de estrías ya formadas dependerá de la ubicación, gravedad y antigüedad de las lesiones: si éstas lucen de color rosáceo, significa que todavía existen vasos sanguíneos y, por tanto, hay mayor posibilidad de que la zona se recupere. En este caso se pueden difuminar con técnicas como la microdermoabrasión (exfoliación a niveles profundos para favorecer la renovación celular).

En cambio, cuando lucen blancas quiere decir que la cicatrización ha concluido y que la posibilidad de reconstruir el tejido, valiéndose sólo de cosméticos, es muy difícil. En estos casos, se requieren otro tipo de terapias para removerlas como los tratamientos estéticos en gabinete. Si bien la estría no desaparece por completo, se puede mejorar hasta en un 70 u 80 por ciento el aspecto visible y la
calidad de la piel.

En el caso de las estrías blancas, al ser más maduras, hay que recurrir al láser. El proceso natural de curación elimina el tejido dañado y produce colágeno y elastina para crear nuevo tejido. El resultado es bueno, pero no inmediato. Se suelen realizar 4 sesiones (una por mes) y transcurrido ese tiempo hay que esperar otros 3 meses para ver el resultado definitivo. Es el tiempo que necesita el nuevo colágeno para formarse otra vez.

La doctora Johanna Furlan, médica cirujana MN 122975, nos cuenta más tratamientos para eliminar las estrías:

"El peeling (en domicilio o consultorio), el plasma rico en plaquetas, la aplicación de hidroxiapatita de calcio, que es un producto que se encuentra de forma natural en nuestro organismo", detalla. Al inyectarse este producto en la piel, se provoca la estimulación de las células encargadas de producir colágeno y elastina renovando la piel.

Todo lo que podemos hacer:

Existen medidas diarias que podemos adoptar para prevenir la aparición de las estrías y colaborar con la salud de la piel en general.

Mantener una buena hidratación: beber dos litros de agua diarios.

Llevar una dieta balanceada, incorporando alimentos con vitaminas A, C, B, E y minerales como el zinc, cobre y silicio, que estimulan la producción de colágeno. Estos nutrientes se encuentran en cereales de granos enteros, papas, calabaza, champiñones, hígado, riñones, mariscos, salmón, todas las legumbres, semillas de girasol, nueces, pasas, ciruelas secas, cítricos, aceites vegetales, levadura, pan integral, cacao.

Mantener un peso estable.

Hidratar la piel con cremas o emulsiones especialmente formuladas para combatir las estrías.

Al ducharte, disminuir gradualmente la temperatura del agua, pasando de caliente a fría, para activar la circulación y mantener la piel tonificada.

Si el objetivo es perder peso, hacerlo de forma gradual y controlada por un nutricionista. Buscar una dieta saludable y evitar los cambios bruscos de peso ya que causan estrías.

La crema o emulsión debe aplicarse todos los días en las zonas más propensas a su aparición, como el abdomen, mamas, muslos, caderas y zona lumbar.

Se recomienda colocarla luego del baño, ya que los poros están abiertos y absorben mejor los nutrientes de la crema, con movimientos circulares ascendentes que favorecen la circulación.

Realizar ejercicio físico moderado, sin peso excesivo ni alto impacto. Los más recomendados son natación, yoga, bicicleta, caminata, etc.

Controlar la exposición al sol: utilizar siempre protector solar y luego productos postsolares.

Usar corpiños adecuados y con correcto sostén.

Exfoliar la piel en el baño, con esponja vegetal en forma de masaje circular para renovar las células epidérmicas.

En lo posible, dejar de fumar.

Embarazadas: Cómo aplicar el aceite antiestrías

- Calentar el aceite en las manos y aplicarlo a través de un ligero masaje, efectuando movimientos circulares sobre el vientre.

- Poner el aceite suavemente de abajo hacia arriba sobre el pecho y repartirlo en toda la zona. Después, masajear el esternón con las yemas de los dedos en el sentido de las agujas del reloj.

- Repartir el aceite con movimientos circulares en glúteos y muslos. Masajear con la mano cerrada con movimientos firmes entre el sacro y los glúteos, unos minutos.

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

Comentarios